martes, abril 23, 2024
InicioHechos“Aún tengo mucho miedo”: Romina habla después de que su caso de...

“Aún tengo mucho miedo”: Romina habla después de que su caso de agresión se hiciera viral en redes

Publicado:

Dos semanas después de que Romina hiciera público en redes sociales el caso de agresión del que fue víctima y más de dos meses desde que puso su denuncia en la Fiscalía, sigue esperando respuesta  del proceso para que la situación no quede impune.

Romina, de 21 años, estudiante universitaria originaria de Orizaba, denunció el pasado 11 de diciembre en redes sociales a su expareja, Alejandro “N” de haberla agredido de manera psicológica, emocional y física.

Romina detalló que el peor de los sucesos ocurrió en Boca del Río, el 6 de octubre, cuando, por unos comentarios que no le agradaron a Alejandro “N” en la conversación privada de ella con su mejor amiga, fue insultada con comentarios hacia su persona, además de haberla y agredida con distintos tipos de golpes como bofetadas, patadas, puño cerrado y mano extendida en diferentes partes del cuerpo como la cara, los brazos y el abdomen,

No obstante, el acto brutal de ser ahorcada y estrellada contra la pared; fue lo que la instó a colocar una denuncia en la Fiscalía desde el 9 de octubre.

Acompañó la misma publicación con una serie de fotografías en las que se puede observar a Romina con moretones en los brazos y el rostro, y mencionó que mientras era agredida físicamente, Alejandro “N” la amenazó de muerte, que le prendería fuego, con mandar a que abusaran sexualmente de ella y difamarla con rumores sobre tener enfermedades de transmisión sexual para que nadie se le acercara.

La publicación escaló interacciones rápidamente y fue compartida por muchas personas, así como influencers y colectivos feministas, mientras que la sección de comentarios se llenó de muestras de apoyo y de menciones a la Fiscalía General del Estado de Veracruz para meter presión en el proceso.

“Las Brujas del Mar me dieron a compartir mi publicación en Instagram y Facebook, eso ayudó a que tuviera muchísima difusión e igual se sumaron Radioactiva y We R Women On Fire, además de otros colectivos que no recuerdo sus nombres pero que tuve su apoyo para que se difundiera”, contó Romina al equipo de redacción de El Dictamen sobre los colectivos que apoyaron su caso.

Romina y Alejandro “N” sostuvieron una relación de aproximadamente un año y vivieron juntos nueve meses, situación que no era del conocimiento de su familia, pero fue antes de eso, cuando él la iba a visitar los fines de semana que ella regresaba a Orizaba, cuando comenzaron los malos tratos.

“Mi mamá no sabía nada, ella sabía que yo salía con él anteriormente, nuestra relación duró un año y él antes no estudiaba en Veracruz. Él llegó en enero y ya fue cuando empezamos a frecuentarnos más, él es de Córdoba y yo soy de Orizaba, los meses anteriores yo venía fines de semana (a Orizaba) y él acudía a verme, luego cada quince días y mi mamá sí sabía que yo salía con él; cuando llega a Veracruz es cuando nos empezamos a ver más y en un principio se mostró atento e interesado por tener una convivencia de pareja y yo accedí a la propuesta de compartir nuestro espacio, empezó por unos días hasta que se convirtió de forma habitual de una manera permanente”.

Romina reveló que lo ocurrido el 6 de octubre, si bien la más grave, no fue la primera vez que sufrió violencia por parte de Alejandro “N”, pues constantemente era apuntada y ofendida con comentarios despectivos hacia su persona, además de haber sido golpeada físicamente en un par de ocasiones, situaciones que la joven orizabeña había justificado previamente en la influencia del alcohol o de otras sustancias.

“Cuando yo venía a mi ciudad y él me venía a ver, había veces que me decía: ‘te veo más panzona, te lo digo para que ya te dejes de mamadas y ya te pongas a hacer ejercicio’. Todo el tiempo siempre recalcó eso, también me insistía mucho que me maquillara porque me veía mal sin maquillaje y muchos otros comentarios hacia mi físico que me crearon una inseguridad muy fuerte”.

“Él ya me había pegado antes de lo que pasó el 6 de octubre, pero yo quería justificarlo en que estaba bajo los efectos del alcohol o de otras sustancias ilícitas, me supo manipular mucho y mis sentimientos y el amor que le tenía hicieron que no fuera tan fácil dejarlo, yo quería creer que no lo iba a volver hacer; fueron dos veces anteriores las que me cacheteó y me decía que era una puta, una fácil y le abría las piernas a todos, lo de los comentarios era diario, pero las agresiones sólo eran cuando estaba bajo los efectos de sustancias, entonces yo lo trataba de justificar”.

“Duré un año y viví nueve meses con él, yo no podía salir cuando estábamos en Veracruz viviendo juntos; él sí podía salir, pero yo no porque se enojaba y me decía que iba a estar de puta, la primera vez que me golpeó fue por las fechas del carnaval y ya después a finales de agosto, hasta lo que sucedió el 6 de octubre que fue cuando estaba en todos sus sentidos y llegó a ese nivel de agresión”.

“En los 9 meses que estuvimos, me hizo sentir que yo estaba muy sola y que no tenía el apoyo de nadie, yo estaba allá (en Veracruz) de foránea y me hizo sentir que era la única persona que estaba conmigo y que sólo él que se interesaba por mí, y le creí”.

El 7 de octubre, Alejandro “N” obligó a Romina, de acuerdo a la publicación, a bloquear a todas sus amigas de redes sociales, entregarle todas sus contraseñas y activar ubicación de forma indefinida para que él supiera su localización en todo momento. De la misma forma, le prohibió salir y la tuvo encerrada en su casa, pues le indicó que su único papel sería mantener la casa limpia y hacerle de comer.

Romina cuenta que su madre notó su ausencia y fue insistente en hacer una videollamada, pero no la podía tomar en donde se encontraba dado que su familia desconocía que su hija vivía con su entonces pareja, única razón por la que Alejandro “N” le permitió salir a su casa para realizar la llamada.

En el trayecto, Romina contactó a una amiga para que la apoyara, pues se encontraba en mal estado físico y psicológico, y fue ella quien la ayudó a huir, desactivar la ubicación y bloquear a su agresor de redes sociales, al igual que contarle a su madre todo lo que estaba pasando, pues en ese momento no lograba hacerlo por cuenta propia.

“A mi mamá le impactó muchísimo la noticia, yo no pude hacerlo, fue mi amiga la que me ayudó a decirle. Esa amiga llegó a mi casa porque en el circuito en el que yo iba me sentía muy mal emocionalmente y tenía un dolor de cabeza y cuerpo que no se me quitaba por los golpes”.

“Llegó mi amiga para darme su apoyo y llevarme comida, porque en todo el día que estuve encerrada no comí. Me ayudó a informarle a mi familia y la primera impresión de mi mamá fue de sorpresa por ser mi amiga la que le marcara con mi celular y no yo. Para mi mamá fue muy impactante saber que había sufrido de violencia física por parte de la persona que era mi pareja, pero no dudó ni un segundo en ir por mí para ayudarme en realizar la denuncia y apoyarme emocionalmente, pues es mi mamá y siempre va a estar para mí”, confesó Romina.

Romina destacó que la publicación compartida en Instagram y Facebook ha sido importante para meter presión en la Fiscalía y que al poco tiempo fue citada para procesos de completar la carpeta, pero que el caso sigue en espera de que Alejandro “N otorgue su declaración, pues no se puede avanzar sin esa parte y él no ha acudido a los citatorios correspondientes. Además, en Fiscalía le comentan que hace falta el documento del médico fiscal, aun cuando ella entregó el diagnóstico que le brindaron en el Hospital General cuando fue internada.

“Estuve el día de la denuncia en la fiscalía y por un largo tiempo no tuve ninguna respuesta, hace poco me citaron con el argumento de acomplejar la carpeta pero sigo en espera”.

“Puse en el post todas las cosas como fueron; por parte de las autoridades, me estuvieron citando varios días porque me pedían ir con la psicóloga, con el médico fiscal y con trabajo social, estuve varios días allí pero ahora solamente argumentaron que necesitaban completar la carpeta”.

“La última vez que me presenté me comentaron que aún no estaba el documento del médico fiscal, pero de la misma Fiscalía me mandaron al Hospital General y fue allí donde yo estuve internada, entonces el diagnóstico fue el que yo llevé a Fiscalía cuando salí, es eso y que él no se ha presentado a los citatorios para completar la carpeta de investigación, porque es importante que dé su declaración”.

“No se ha completado la carpeta por parte de él, entonces falta eso, igual la última vez que me presenté no tenían mi reporte del médico fiscal”.

Romina sintió pena por mucho tiempo sobre la situación y fue esa la razón por la que mantuvo en privado los abusos que sufrió, al mismo tiempo que se pensaba sola y que sólo Alejandro “N” estaba para ella, por lo que no quería perder esa relación.

“A mí me daba mucha pena contarlo, es un tema muy complicado y me daba pena contarle a mis amigas, como amiga tratas de entender y apoyar, pero a veces para una es muy difícil porque te ganan los sentimientos y más cuando estás siendo manipulada por esa persona, y reflexionas: ‘si yo le digo a mis amigas ¿qué van a pensar? ¿Cómo me dejo y por qué le hago caso?’. Yo no lo hacía porque me daba miedo perderlo, me hacía sentir muy sola y quería seguir con él porque sentía que era la única persona que me comprendía y que le importaba que yo estuviera bien”.

Romina develó que el apoyo de su familia y amigos ha sido muy importante en su proceso de recuperación y que los lazos con sus familiares se han fortalecido, pues ha sido muy difícil para ella como para sus seres queridos llevar el proceso de sanación.

“Es muy difícil para mí, no es muy fácil alejarte de una persona y menos cuando hay sentimientos de persona; después de hacerlo público y enterarme que no fui la única niña a la que agredió físicamente y verbalmente, sino que hay otras cuatro y quizá hay otras que no lo quieren hablar por pena o miedo, me hubiera gustado saber esa información antes, pero no pasó y estoy agradecida seguir acá. Estuve internada por los golpes y pude haber perdido la vida en un mal impacto o si su enojo hubiera incrementado más, estoy agradecida de estar aquí para contarlo”.

“Muchas mujeres más me escribieron que estaban pasando por una situación similar, me pedían un consejo para tener el valor de salir de allí y poner una denuncia o platicarlo con alguien, es un tema muy difícil y la mayoría de veces lo guardamos por pena o por miedo, además de la dependencia emocional que tenemos hacia la otra persona. Me he sentido un poco más tranquila, es un proceso muy difícil para mí, pero me he sentido un poco mejor gracias al apoyo de mi familia y amigas”.

“Ya pasó un tiempo y he analizado las cosas de manera diferente a como lo hice en esa fecha, todavía por ese entonces yo quería tener alguna comunicación con él, cuando me estuvo mandando los mensajes (enviados por Alejandro N en intención de convencerla de no huir, después de que Romina escapara) me aguanté muchísimo para no contestar, yo estaba a lado de una de mis amigas, que fue la que también me ayudó a informar a mi familia de la situación; es un proceso muy difícil, pero estoy agradecida de que estoy saliendo adelante poco a poco”.

Además, Romina ha tenido que batallar en recuperación física después de lo que dejaron los golpes. Estos le provocaron una probable hernia diafragmática y un esguince de cervical de primer grado, lo que obligó a que estuviera internada en el hospital. Romina mencionó que aún duele al presionar en las zonas afectadas, pero que la evolución va de buena manera. También comentó haberse tomado las fotos a escondidas para no levantar sospechas, pues aún se encontraba retenida en casa de Alejandro N.

“Por los golpes en mi brazo y abdomen, me espanté porque me empecé a sentir una bolita dura adentró, me revisó mi médico familiar y sólo me dijo que eran coágulos, de la misma sangre por los golpes, me comentó se iban a desaparecer con los meses, pero la verdad es que todavía si me llego a tocar aún me duele. Afortunadamente, no llegó a una situación más grave y no tuve réplicas”.

“Aún tengo mucho miedo”: Romina habla después de que su caso de agresión se hiciera viral en redes

“Algunas imágenes son del 6 de octubre y otras son del 9, yo tenía mucho miedo así que me tomé las fotos y las escondí para que no las viera, porque si no me iba a preguntar. Después me tomé la de los golpes de los brazos”.

Durante los momentos de la agresión, Romina recibió amenazas muy fuertes por parte de Alejandro N y aunque declara que a la fecha no ha vuelto a saber nada de él, admite que todavía vive con miedo de que le vaya a hacer algo de forma directa o indirecta.

“No me volvió a buscar después de ese día que apagué mi ubicación y me salí de su casa, no sé cómo lo haya tomado, pero estoy seguro que vio la publicación. No se presentó a los citatorios que le mandaron y aún tengo mucho miedo; me siento un poco protegida por el apoyo de mi familia, pero aún tengo miedo. Me hizo amenazas muy feas y me dijo cosas muy fuertes, entonces aún tengo miedo de que pueda hacerme algo o que vaya a mandar a hacerme algo”.

“Si llegó a ese grado de agredirme y amenazarme, no sé cómo haya reaccionado ahora que se hizo público y que mucha gente me ayudó a compartirlo, se sumaron muchas personas que tienen mucha influencia como La Jarocha y otras influencers. Llegó a mucha gente y no sé cómo vaya a reaccionar ni donde se encuentre ahorita, solamente me queda estar al pendiente, si llego a ver algo raro ya sé que debo marcar al 911”.

“Me llegaron mensajes en Instagram comentándome que sus amigos sabían, pero que no decían nada; también otros que su familia y conocidos igualmente reaccionan de una forma violenta y que tuviera cuidado, por eso lo compartí en historias, porque tengo miedo”.

Romina perdió un semestre universitario por lo sucedido y confiesa que ha sido muy complicado para ella lo vivido en los últimos meses, pues todos en la institución donde ella estudia se enteraron y afirma que a veces el hecho de sentir pena es un factor para no denunciar sobre los abusos, pero que no se puede tomar a la ligera algo afecta de maneras tan graves. Para concluir, sigue en búsqueda de que el proceso se realice de la forma adecuada y que la publicación no quede en el olvido; también, reafirma que no quiere ningún contacto con Alejandro N ni con nadie de su familia, pues todavía carga con el miedo que le provocaron sus amenazas y agresiones.

“Agradezco que hayan difundido y compartido mi publicación, porque al parecer no fui la única víctima, claramente es una persona que puede poner en riesgo a más mujeres tanto en la institución donde estudia como cualquier otra mujer que haya conocido. No es fácil, en mi universidad todos se terminaron enterando y a veces la pena te gana, pero es necesario para intentar meter presión a las autoridades porque no es un tema que deba tomarse a la ligera”.

“No quiero que esto quede en que fue una publicación de hace unas semanas, porque así pasa con muchísimos casos, en el primer momento tiene un gran alcance pero después se trata como algo que ya pasó”.

“No quiero que se me acerque a mí, ni él ni nadie de su familia, porque tengo miedo; no quiero ningún contacto con él, más que por el medio legal. Ni con él, ni con nadie de sus conocidos, porque aún tengo mucho miedo. Sus amenazas no solamente me impactaron en el momento de la agresión, hasta la fecha y no sé hasta cuándo voy a dejar de tener miedo por cómo pueda reaccionar después de esto”.

Por: Carlos Gutiérrez de Velasco

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Y también en Instagram: @ElDictamen

Más noticias: AQUÍ

Lo más reciente

América y Pachuca empatan a un gol en el juego de ida de las semifinales de la Concachampions

América y Pachuca empataron a un gol en un gran e intenso partido de...

El Águila cae en el inicio de la serie en Puebla

Con un ataque tempranero en la primera y segunda entrada, Pericos de Puebla venció...

Hombre muere atropellado en la autopista Veracruz- Cardel

Un hombre fue atropellado y perdió la vida la noche de este martes, cuando...

Le roban camioneta a repartidor de paquetes en Veracruz

Un empleado de entrega de paquetes fue despojado de su camioneta de forma violenta...

Relacionados

Hombre muere atropellado en la autopista Veracruz- Cardel

Un hombre fue atropellado y perdió la vida la noche de este martes, cuando...

Le roban camioneta a repartidor de paquetes en Veracruz

Un empleado de entrega de paquetes fue despojado de su camioneta de forma violenta...

Conductor pierde el control y se estrella contra pipa frente al parque Los Pinitos

Una situación de enfermedad provocó que el conductor de un vehículo particular se estrellara contra el eje de un auto tanque que se encontraba