fbpx
Síguenos en:
.

Boca-Ver

Violencia: La otra cara del Carnaval de Veracruz

En internet circulan fotos y vídeos de la algarabía veracruzana, lo bonito y lo chusco de las fiestas del Rey Momo, pero también los peores actos vistos durante el desarrollo de los desfiles.

Publicado

en

Violencia: Carnaval de Veracruz.- Cada año miles de jarochos esperan con ansias el Carnaval de Veracruz, evento que con meses de anticipación concentra toda la atención de sus organizadores para lograr que la fiesta se lleve a cabo con todas las medidas de seguridad y en un medio de un ambiente que resulte familiar y agradable para quienes arriban desde otros lugares de México.

El Carnaval de Veracruz tiene dos caras: por un lado la fiesta y el sabor jarocho, por el otro la decadencia de una sociedad que aprovecha estos días para vivir ‘la carne’ a su máximo esplendor.

Entregan 5 mil 500 condones durante Carnaval de Veracruz

PC reporta saldo blanco en desfiles y masivos del Carnaval de Veracruz 2020

Es una cara que no se muestra en televisión, de la que no se escucha en la radio y que no se escribe en la prensa.

La usanza de redes sociales y dispositivos móviles revolucionó la forma de ver las fiestas carnestolendas.

En internet circulan fotos y vídeos de la algarabía veracruzana, lo bonito y lo chusco de las fiestas del Rey Momo, pero también los peores actos vistos durante el desarrollo de los desfiles.

Violencia: Carnaval de Veracruz

El ingenio veracruzano se deja sentir con sus bromas, como la de dos jarochos disfrazados de musulmanes que fingen aventar una bomba a un grupo de personas reunidas al término de los paseos. Por supuesto, ante la idea de ser atacados correr es la mejor opción y las risas no pueden esperar.

Y qué decir del conductor de una camioneta atorada entre una avalancha de personas, que la empujan y la mecen… del jarocho que sube a su techo y cual discoteca empieza a bailar mientras la bulla no para.

Violencia: La otra cara del Carnaval de Veracruz

También hay quien gusta de hacer el ridículo, hombres y mujeres alcoholizados que se besan entre ellos, que “perrean” hasta abajo y poco a poco se quitan la ropa hasta quedar en paños menores ante la mirada del público que no desaprovecha la oportunidad para grabar los momentos que sólo el Carnaval de Veracruz puede generar.

No pueden faltar las riñas entre grupos e incluso entre mujeres sin que nadie los pare. Así es la otra cara del carnaval, la que pocos ven, la que no se muestra y la que no se quiere hablar.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.