fbpx
Síguenos en:
.

Boca-Ver

Cultura del plástico persiste en Veracruz

Publicado

en

Cultura del plástico persiste. Pese a que en mayo de 2018 Veracruz se convirtió en el primer estado en aprobar una reforma para disminuir el uso de popotes y plásticos, el manejo de bolsas de un solo uso sigue practicándose.

Aunque la Procuraduría Estatal de Medio Ambiente instó a los ayuntamientos a crear un reglamento para regular a pequeños generadores, como comerciantes establecidos en mercados, pocos gobiernos hicieron lo propio.

La PMA se dedicó a supervisar únicamente a las cadenas comerciales más grandes, algunos ya desde hace semanas dejaron de empacar en bolsas de plástico, situación por la que los clientes optaron por usar las de tela que el mismo supermercado les vender.

En el puerto de Veracruz, comerciantes que se dedican exclusivamente a la venta de bolsas y otros productos de plástico, no recibieron hasta el momento ninguna notificación por parte de las autoridades locales.

Sólo se informan a través de la televisión, ya que la prohibición de las bolsas de plástico de un sólo uso a partir del 1 de enero fue el tema más recurrente en los últimos días.

Cultura del plástico persiste en Veracruz

Establecimientos de la zona de mercados no han recibido instrucción por parte del gobierno municipal para erradicar el uso de plásticos de un solo uso / Foto: El Dictamen

Los comerciantes de plásticos no sólo desconocen la reforma a la ley de reducción de residuos, sino también se enfrentan a un problema económico, debido a que la gente ya no va a comprar bolsas por miedo a recibir una multa.

Además, con esto las oportunidades de renovar su mercancía por material biodegradable son pocas y se niegan a la idea de desechar el producto que ya tienen.

Cero incidentes durante el regreso a clases en Veracruz
Guía básica para sobrevivir a las noches frías en Veracruz

“Yo creo que esto lleva tiempo, no es sólo de cambiar las cosas de un año para otro, tú sabes que el producto está almacenado y tiene que llevar un tiempo para poder salir, ni modo que se tire”, comentó Jacinto Cabrera Ruiz.

De las ventas diarias que ascendías hasta cinco mil pesos aún en 2019, el año nuevo les tomó por sorpresa, ya que el comercio de las bolsas de plástico disminuyó, según los propios mercaderes, un 30 por ciento.

Ante la posibilidad de ser multados con cantidades estratosféricas, también existe otra: el cierre de establecimientos y la pérdida de empleos.

Las alternativas para los comercios son vender bolsas biodegradables, sin embargo, no todos los proveedores cuentan con ellas.

En el caso de los contenedores y vasos de unicel, se empezó a sustituir estos productos por materiales más ecológicos, pese a ello el precio es mucho mayor y la gente no los compra al no contar con la solvencia económica.

Cultura del plástico persiste en Veracruz

Veracruz fue el primer estado en reformar una ley para reducir el uso de popotes y plásticos / Foto: El Dictamen

“Hay ciertos platos que subieron un 300 por ciento su precio, que ya vienen así como de cartón, su precio se incrementó bastante, entonces la gente no lo está comprando, yo sigo comprando con mis mayoristas, me ha afectado la venta”, expresó Julio César Albino.

Aunque aún existen comercios pequeños de la zona de mercados que siguen entregando sus productos en bolsas de plástico, los ciudadanos ya acuden preparados a hacer sus compras.

Algunos llevan bolsas hechas de tela o de costalilla como una opción para cuidar el medio ambiente, pero principalmente ante el temor de no tener con qué llevar los productos que compran.

Cultura del plástico persiste en Veracruz

No obstante, vendedoras como Consuelo Blanco continúan dando las bolsas pese a saber de la ley, ya que como muchos de sus compañeros del mercado aún cuenta con una reserva.

“Sería una pérdida para nosotros, yo creo que para todo el comercio, hay gente que dice que tiene en existencia en bodega todavía”, dijo.

Cultura del plástico persiste en Veracruz

Cultura del plástico persiste en Veracruz. / Foto: El Dictamen

Para muchos comerciantes queda la duda de qué harán cuando al eliminarse por completo las bolsas de plástico requieran empacar productos perecederos como la carne y el pollo, y algunas semillas.

Sin embargo, el temor a las multas puede más, por lo que poco a poco empiezan a utilizar otras opciones.

“Imagínese que las multas dicen que son de 180 mil pesos ¿de dónde va uno a sacar?”, cuestionó.

Mientras en la Ciudad de México la ley entró en vigor a partir del 1 de enero en Veracruz las autoridades actúan aún con tibieza frente a una cultura sumamente arraigada y complicada de erradicar.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.