fbpx
miércoles, agosto 12, 2020

TANATOLOGÍA Y VIDA

SERIES DEL MOMENTO: Umbrella Academy 2

Bajo la fuerte crítica de incesto y ser tachada de antisemita (situaciones que ya fueron aclaradas), es como tenemos de regreso a los hermanos...

Viviendo Veracruz

Los recuerdos inolvidables están presentes en las gráficas de Rodolfo González Moreno para el Decano de la Prensa Nacional. Michelle Ramírez en el Decano de...

La Sociedad Orizabeña

Por: Kathya Fadanelli/Colaboradora Las Socias de la Mesa Redonda Panamericana de Orizaba se reunieron a través de una videoconferencia titulada “El Origen de los Pingüinos”...

Galaxia

Desde el Vagón del Tiempo TENEMOS REVOLUCIÓN NO SOLO INDUSTRIAL SINO HUMANA No cabe duda que estamos viviendo una revolución no solo industrial, sino humana, en...

Lucio González, esfuerzo y dedicación musical

“Dame pa acá” es el título de su primer sencillo que la próxima semana estará disponible en todas las plataformas digitales. Originario de la cuidad...

Nada muere, todo se transforma

Por: Mariana Osorio

Cuando esa persona que es nuestro todo se muere, su ausencia trastoca todo nuestro ser, nos hace vibrar hasta lo más profundo, se va viviendo lento y todo lo que significa su ausencia nos hace darnos cuenta de lo que en realidad somos y que hay cosas de las que no estábamos consientes pero que aparecen en medida que vamos viviendo “esa falta”.

Ante la muerte, lo único que se tiene es la vida que no termina, pues nada muere, todo se transforma.

Del libro de Thich Nhat Hanh: Las enseñanzas de Buda. -Cuando Anathapindika, el discípulo de Buda estaba a punto de morir y sufría, el venerable Sariputra le dio unas enseñanzas para ayudarle a abandonar las ideas sobre sí mismo y la duración de la vida.

Buda le dijo: Amigo mío, te ruego que así medites. “Yo no soy estos ojos”, “yo no soy esta nariz”, “yo no estoy atrapado en esta nariz”.

Lo fue enumerando pasando por ojos, nariz, boca, lengua, el cuerpo, la mente. Luego la forma el sonido el olor, el sabor, el tacto y los objetos de la mente y después de la conciencia visual a la conciencia mental.

Yo no soy todas estas cosas. No tengo por qué quedar atrapado en ellas “NUNCA HE NACIDO Y NUNCA MORIRÉ”. Anathapindika, se sintió agradecido y aliviado porque entendió.-

Nadie puede ver el mundo igual que nadie, nadie siente igual que nadie, por eso los duelos son tan personales, pues cada quien se desenvuelve de manera diferente ante la máxima pérdida, todo depende de la concepción que tengamos de la muerte, hoy por hoy para mi la muerte es: lo que termina con mi realidad compartida y el único camino a la verdadera transformación.

He aprendido en esta transformación que para entender qué es muerte, primero tengo que saber qué es la vida, dicen por ahí “Cuando comprendes una gota de agua, comienzas a conocer el secreto del mar”.

Escríbanme [email protected] y síganme  en instagram @marianatantologa.

Lo más reciente

Contenido relacionado

GRANDES DEL TEATRO: La Dama de Negro

La obra de teatro “La Dama de Negro”, de Stephen Mallatratt, es una adaptación hecha en diciembre de 1987 del libro creado por Susan...

Con Lo Mejor

Las gráficas del momento están presentes en la columna Con Lo Mejor para el Decano de la Prensa Nacional. Rebeca Arévalo Reva celebrando su cumpleaños....

Domingo Décimo Noveno Ordinario 

Mateo: 14:22-33 Pues ya hermanos, estamos en este domingo nueve de agosto, que para la Iglesia es el domingo diecinueve del tiempo ordinario. El evangelio...