miércoles, junio 16, 2021

Servando Molina creando Catrinas por tradición

La calavera garbancera creada por el caricaturista José Guadalupe Posadas fue una crítica al estilo de vida de las clases privilegiadas en México durante los gobiernos de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz, siendo renombrada como “La Catrina” por el pintor Diego Rivera, plasmándola por primera vez con vestido y estola de plumas. En esa época los hombres bien vestidos se les llamaban “Catrín”, por eso decidió incorporar el término “Catrina” a las damas elegantes. Por más de 100 años La Catrina ha formado parte de la cultura popular del país, llegando a ser considerada un icono de las festividades alusivas al día de muertos.

En Veracruz, La Catrina es recreada en manos de Servando Molina, quien en plática con El Dictamen dijo cómo surgió su gusto e inspiración por hacer estas obras: “No me considero artesano aunque tenga la habilidad para crear, respeto y admiro mucho a los verdaderos artesanos, porque su mente está en constante creación e imaginación. El gusto por las catrinas lo tengo desde que era un adolescente, disfrutaba mucho caminar entre los puestos de dulces del mercado donde crecí y fue en uno de ellos donde vi por primera vez una catrina de azúcar, y me desbarate para tenerla. Yo empiezo hacerlas cuando se da la muerte de mi padre, ese año puse una ofrenda y quise que todo fuera hecho por nosotros sus hijos, y decidí hacer una catrina, por eso desde hace 11 años siempre la hago como ofrenda a mi padre;  fue así como mis amigos empezaron a pedir las suyas, y sin querer he vendido a gente que ha visto mi trabajo.”

“El material que utilizo para hacerlas es cartón reciclado, periódico, botellas de refrescos, retazos de telas, encajes y flores de papel, procuro que todos los materiales sean resistentes, me gusta mucho suavizar sus facciones, que no se vean monstruosas, que se vean alegres, me gusta crearles una historia, de esa manera decido cómo irán vestidas, ya que tengo la impresión que ellas mismas deciden. La inspiración para los vestidos la sacó de estar viendo imágenes de época, veo todos los detalles que llevan y hago mi propia versión; todas las catrinas son diferentes, nunca he repetido un estilo de vestuario salvo las que llevan traje regional, y aun así, les doy un toque diferente en sus facciones o movimientos. Cuido mucho los detalles, procuro que no les falte nada, si las ven por debajo del vestido encuentran las enaguas, si las ven por atrás, verán sus moños, sus peinados, sus accesorios”.

Servando agregó: “Estoy agradecido con Dios, con la vida, porque puso un poco de creatividad en mis manos y lo hago con mucho cariño, es mi escape de la realidad, me relaja el poder trabajar en mi estudio”.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado