fbpx
miércoles, enero 20, 2021

Nuestro señor Jesucristo rey del universo

MATEO

Pues estamos ya en este domingo veintidós de noviembre. En primer lugar quisiera dar un saludo a todos los músicos. Santa Cecilia la patrona de los maestros de la música, Dios les bendiga verdaderamente.

La Iglesia celebra nada menos que a Jesucristo Rey del universo. El año litúrgico termina con la gran descripción del juicio final, Cristo aparece en el Evangelio como Rey de la humanidad, sentado en el trono de su gloria, si, Jesús vino a inaugurar un reino y nos invitó a la conversión para participar en él. Es un llamado universal a participar.

Todos los hombres están llamados a entrar en el reino, anunciado en primer lugar a los hijos de Israel. Este reino mesiánico está destinado a acoger a los hombres de todas las naciones, para entrar en él es necesario acoger, aceptar la palabra de Jesús, pero este reino pertenece a los pobres, a los pequeños, es decir a los que acogen con un corazón humilde.

Jesús fue enviado para anunciar la Buena Nueva a los pobres, los declara bienaventurados porque de ellos es el reino de los cielos. A los pequeños, a los pobres es a quienes el Padre se ha dignado dar a conocer las cosas que ha ocultado a los sabios y prudentes. Jesús desde el pesebre hasta la cruz comparte la vida con los pobres, conoce el hambre, la sed, la privación; aún más, se identifica con los pobres, con los pobres de manera especial. El amor activo hacia ellos, es la condición para entrar al reino de Dios. Escuchemos claramente el Evangelio, es lo que san Juan de la Cruz nos dice: <<Al atardecer de tu vida, te van a juzgar a cerca del amor>>.

Hermanos, en este tiempo de pandemia ¿Qué hemos hecho con el hermano? con el hermano que nos necesita, con el hermano que sufre, con el hermano que quiere que le tendamos la mano porque en justicia tenemos que darle lo que a él le corresponde, como ha dicho un santo padre. Este reino de Dios que hoy aclamamos a Jesús como nuestro Rey, el prefacio nos dice que el reino de Dios es un reino de la verdad y de la vida, un reino de la santidad y de la gracia, un reino de la justicia, del amor y de la paz.

Participemos de este reino, en primer lugar con una verdadera conversión, hagámonos súbditos de este reino de Dios, se hicieron súbditos de manera especial los niños y los pobres. Aquel día que Él entró a Jerusalén fueron los niños y los pobres que lo aclamaron como los ángeles, lo anunciaron a los pastores.

Dejemos pues que Jesús nos haga esa invitación a nosotros a participar en el Banquete del Reino de Dios. <<No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores>> Nos invita a la conversión sin la cual no se puede entrar en el reino, pero les muestra Jesús la Palabra, y con hechos la misericordia que no tiene límites y que es el rostro de su Padre hacia los pobres, hacia aquellos que lo acogen. <<Hay alegría en el cielo por un solo pecador que se arrepiente>>. Tú y yo, estamos invitados a eso, a convertirnos, a adherirnos a Cristo que es nuestro Rey, es nuestro Señor, pero sobre todo, a poner en práctica a sus enseñanzas porque solo así haremos presente el reino de Dios entre nosotros.

 Bonita semana para todos.

Recibe las últimas noticias en tu correo:

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado

Viviendo Veracruz

Los recorridos sociales presentes en El Dictamen con gráficas de Rodolfo González Moreno.

Películas en casa: CIELO DE MEDIANOCHE

https://www.youtube.com/watch?v=_wfb8pVoYzw La soledad es el golpe más duro por el que pasan las personas, y esto viene debido a encontrarnos alejados de nuestra familia o...

Galaxia: Desde el Vagón del Tiempo

Richmond Hill, Ontario, Canadá VIENTOS DE TRAGEDIA Y ESPERANZA El tiempo sigue corriendo y cruzamos en este vagón, a veces, por sitios hermosos, donde brilla el...