fbpx
Síguenos en:

Sociales

Galaxia

Publicado

en

UN LUGAR DONDE SE RECREAN LOS MISTERIOS Y LA FE

Siempre es un placer viajar, pero sobre todo volver a los lugares que lograron enraizarse en nuestro corazón y repetirán su magia cada vez que nosotros lo deseemos. Hoy conduciremos nuestro vagón del tiempo hacia un lugar donde se recrean los misterios y la fe de quienes sentimos muy dentro la presencia del Supremo Hacedor. En pleno verano 2019 viajamos cinco horas desde Toronto para llegar a Windsor separado de la ciudad estadounidense de Detroit por el río que lleva su nombre; era sábado, llegamos al atardecer y de inmediato nos dirigimos a la pequeña iglesia de San Simeon, católica melquita, del rito griego, para confirmar la veracidad de los comentarios…

DEL ICONO DE LA VIRGEN BROTABA AROMADO ACEITE

Señalaban que del Icono de la Virgen del Inagotable Cáliz brotaba aceite de un aroma floral nunca antes sentido. Con fervor nos dirigimos al altar donde se encontraba y sentimos como si entráramos a otra dimensión espiritual donde los dogmas cristianos cobran vida, queriendo confirmar nuestra sensación al día siguiente llegamos a oír una misa muy emotiva con los mensajes, ritual y salmos en árabe. Al terminar convivimos con algunos feligreses en el salón anexo y desde luego, con el apoyo de nuestro hijo Jean, escuchamos y comprendimos de viva voz del padre Gerard Abi Saab la historia.

Marcelita Cossio Yllana dio gracias al Supremo Hacedor por sus XV años en solemne misa que siguió por medio electrónico desde casa, ya que fue oficiada desde Sevilla por el R.P. Javier Molina quien fuera capellán del colegio donde ha estudiado la quinceañera. Foto Galaxia/El Dictamen

Al terminar la misa por sus XV años Marcelita Cossío Yllana con sus padres Alejandro Cossío, Marcela Yllana Lara de Cossío y sus hermanos María Alicia y Juan Pablo Cossío Yllana, quienes la acompañaron junto con su abuelita Alicia Lara Villar. Foto Galaxia/El Dictamen

TRAS MILAGROSA CURA, PINTOR UKRANIANO LA REALIZÓ

Yo había adquirido dos años atrás en Líbano, un ícono de madera de la Virgen del Inexhaustible (Inagotable) Cáliz (venerada en Rusia) que había sido realizado por un pintor ukraniano que le pidió lo ayudara a dejar el alcoholismo, y sintió su cura milagrosa; posteriormente se fue avivir  a Líbano  y ahí se dedica solo a pintar íconos.  Cuando vine a Canadá lo trajo conmigo pero tuve que guardarlo porque no tenía edificio parroquial y ya en esta pequeña iglesia decidimos sacarla y ponerla en el altar central. El 6 de agosto 2019 el padre Saab estaba en el jardín con un grupo de la juventud católica melquita cuando tuvo que ir al interior del templo y encontró el ícono con aceite derramado en todo su entorno y pensó que alguien había entrado y quería echar a perder el cuadro, no dijo nada, limpió perfectamente y volvió a la reunión, pero cuando regresó dos horas más tarde estaba otra vez igual, los chicos entraron, y a las diez de la noche ya había un gran número de personas preguntando y otras dando fe de lo que estaba sucediendo y percibían como un milagro porque toda la iglesia estaba envuelta en un hermoso aroma de flores, que desconocían.

MENSAJE DE LA VIRGEN DEL INAGOTABLE CALIZ

Dejó de derramar aceite hasta el día 14 y ha seguido en otras ocasiones. Ana y Katrina Jzrawi dijeron que es tal vez un mensaje que la Virgen quiere darnos, y otra chica que realiza estudios católicos en la Western University arribó con amigos muy emocionada, como cientos de peregrinos que todos los días llegan. Ministros de la Diócesis de Montreal arribaron a la iglesia de San Simeon para conocer todo lo relativo al acontecimiento e investigar para iniciar un proceso muy riguroso y hacer la declaratoria correcta. El Padre Saab está de acuerdo y dice que debemos esperar para conocer la verdad y no adelantar versiones, pero hay hechos que no tienen explicación sino un halo de luz, de esperanza y de fe.

El Padre Gerard Abi Saab y otro ministro católico en una ceremonia con el ícono de la Virgen del Inexhaustible (inagotable) cáliz del que empezó a brotar aceite. Foto Galaxia/El Dictamen

Este ícono de la Virgen del Inagotable Cáliz, de origen ruso y misericordia para quienes sufren adicciones, fue pintado en madera por un ukraniano que se curó del alcoholismo. De él lo adquirió el padre Saab y lo trajo a la iglesia católica Melquita San Simeón, ubicada en Windsor, Canadá. Foto Galaxia/El Dictamen

En el viaje que hicimos el verano 2019 a la capital canadiense para el festejo del Día de Canadá, nos tocó estar en la catedral de San Pedro y San Pablo. Foto Galaxia/El Dictamen