fbpx
lunes, marzo 8, 2021

Fernando Acevedo Jiménez presenta “Itzcuintlán” y “Flores Inservibles”

Paralelo a la contemporaneidad de nuestras tradiciones y sus raíces, resulta que Petatearse es mucho más complejo que solo ser envueltos en un petate al morir. Y es que en nuestra cultura Mexica se tenía muy claro que debíamos preparar en vida al espíritu para la última larga y peligrosa travesía en el Mictlán al atravesar sus nueve niveles en el Inframundo antes de trascender al descanso eterno.

“Itzcuintlán”, título de la obra creada por el artista plástico Fernando Acevedo Jiménez, indica el inicio después del fin, ya que el primer nivel del Inframundo adopta este nombre: “Es pintada sobre un petate de palma, con el propósito de representar brevísimamente esta parte de la creencia popular, ya que más allá de la muerte, personalmente encuentro una reflexión sobre las consecuencias que surgen por nuestras acciones y decisiones”.

Es así que un gran Xoloitzcuintle, cubierto de filosas obsidianas con sus distintas tonalidades, protagoniza a la obra sobre la parte derecha: “Su papel juega un lugar imprescindible en la travesía, pues nuestra calidad humana es expuesta y solo si se es digno y generoso, sobre su lomo habríamos de cruzar un cauteloso río hacia la orilla del Tepetli Monamictlan, segundo nivel plasmado en su pecho entreabierto representando los cerros que cruzará el difunto corriendo sobre la nieve eterna para llegar hacia el Itzehecáyan”. El río abarca desde la entrada al Mictlán y la llegada al lugar de las obsidianas del Itztépetl, cuarto inframundo, que desgarraran la piel de las almas. En las entrañas del Xolotzcuintle, del agua, emergen los restos de sus mismas costillas, haciendo alusión al Pancuecuetlacáyan, un desierto compuesto por ocho paramos; aquí el viento podría congelar y cortar el  cadáver de los muertos en puntas de Pedernal.

Enseguida, al costado izquierdo, resurge algo similar a un reloj de arena desde un corazón. Sus arterias protegen al cristal que almacena en su interior los tres últimos niveles del Inframundo. El jaguar cabeza abajo (parte de un dibujo prehispánico), da hincapié al Tecoyocuayoan, nivel donde las fieras devoran los corazones de las almas que atraviesan.

En orden de abajo hacia arriba se aprecia la abrupta neblina y obscuridad del Izmitlan Apochcalocan, amenazando con cegar a las almas, quienes podrían caer a nueve profundos ríos de no resistir. Entre la penumbra, la llama representa una luz de esperanza e indica el camino al sexto y doloroso nivel donde observamos un par de dibujos prehispánicos dentro de la parte superior del reloj que representan las montañas del Temiminaloyan, indicando el sendero tortuoso plagado por manos invisibles que hieren a los muertos lanzándoles las flechas perdidas en guerras pasadas para presentarse honrosamente ante Mictlantecuhtli, señora de la Muerte y dualidad del Señor Mictlán de quién podemos apreciar otro nivel del Inframundo, brotando de sus entrañas una gran lagartija devorando un cuerpo, tal como en el Teyollocualóyan y si bien las bestias no lograron devorar el corazón de los muertos, las almas no caerán al agua y no penarán vagando confundidos eternamente. Finalmente, inspirado por una estatuilla original prehispánica que lo representa, Mictlantecihuatl aguarda plasmado en el lado izquierdo de la obras, sobre lo que serían las negras aguas del Chicunamictlan, noveno y último nivel ilustrado con una pirámide alusiva de la majestuosa Mitla (Oaxaca), compuesta por 9 escalones, uno por cada nivel que atravesaron los difuntos. En la punta de la pirámide observamos el símbolo del Sol pues en este mundo libre de puertas y ventanas, los muertos jamás volverán a soportar la obscuridad.

Según la creencia, después de soportar aquellos 4 años en  el inframundo, el espíritu gozará plenamente su descanso y siendo digno de aquel paraíso, plumas cubrirán sus heridas naciendo así un bello colibrí.

Referencia (Niveles del Inframundo en Orden):

  1. Itzcuintlán, lugar donde habita el perro.
  2. Tepectli Monamictlán, lugar donde se juntan los cerros.
  3. Itztepetl, lugar de cerros de cuchillos de obsidiana.
  4. Itzehecayan, lugar donde del soplo del viento de navajas
  5. Pancuecuetlacayan, lugar donde se flota como bandera
  6. Temiminaloyan, lugar donde te flechan.
  7. Tecoyocualloan, lugar de las fieras que devoran corazones.
  8. Izmitlan Apochcaloca, lugar de la niebla que enceguece.
  9. Chicunamictlán, Recinto de la Muerte y Quietud Eterna.

Finalmente, en relación a la obra “Flores Inservibles”, en técnica Óleo sobre Lienzo: “El año pasado, observaba a la más pequeña de mis alumnos, mientras hurtaba algunas flores de Cempasúchil del Altar de Muertos resguardándolos en el fondo de su mochila. Los días transcurrieron y los pétalos comenzaron a manchar sus libretas. Después de negarse rotundamente a desecharlas, le pregunté el motivo que la orilla a conservar la prueba de aquel inocente delito. A su manera me explicó que esas flores naranjas se ponían en las ofrendas para que sus seres amados encuentren el camino y puedan volver… Pero creo que estas flores no sirven, porque mi mamá aún no regresa. Concluyó”.

Para conocer más creaciones del artista puedes contactarlo en Facebook “Acevedo al Óleo” o al celular: 2294980351

Recibe las últimas noticias en tu correo:

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado

Galaxia: Desde el Vagón del Tiempo

Richmond Hill, Ontario, Canadá ITALIA, ARGENTINA, CANADÁ, MÉXICO Y USA EN DÍA DE LA MUJER Abordamos el Vagón del Tiempo hoy, Día Internacional de la Mujer,...

La Sociedad Orizabeña

RESCATE DEL EX -CONVENTO DE SAN JOSÉ DE GRACIA Kathya Fadanelli/Colaboradora El Ex – Convento de San José de Gracia data del año 1803, de estilo...

Mosaico Dominical

¡QUÉ tal amigos CHOCHOLEROS! El BARCELONA, con la ayuda del VAR y el arbitraje, está en la final de la copa del rey en...