fbpx
viernes, agosto 14, 2020

Domingo Décimo Octavo

Crítica: HOST, la película que está causando horror

La cinta fue filmada en Zoom durante el confinamiento mundial y ha sido estrenada en línea. Ante nosotros tenemos la primera cinta de terror grabada...

DISEÑO DE IMAGEN: ¿Perfume, agua de colonia o agua de toilette?

Cuál utilizar para esa ocasión especial. Por: Yazmín Zúñiga/PR & Image Consultant El olfato es uno de los sentidos más importantes al momento de crear emociones,...

Karen Ulibarri García y Antonio Sánchez Molina rumbo al altar

Familiares de Antonio Sánchez Molina lo acompañaron para pedir en matrimonio a Karen Ulibarri García, quien estuvo acompañada por sus abuelos Carlos García Ortiz,...

Chochol Jarocho

¡Qué tal amigos CHOCHOLEROS! Estamos en agosto y las lluvias se han dejado sentir, aparte del COVID -19, está latente el DENGUE, tenga mucho...

SERIES DEL MOMENTO: Umbrella Academy 2

Bajo la fuerte crítica de incesto y ser tachada de antisemita (situaciones que ya fueron aclaradas), es como tenemos de regreso a los hermanos...

Mateo: 14:13-23

Nuevamente la Palabra de Dios es proclamada para nosotros y celebrada en la eucaristía. El Evangelio en este domingo dieciocho del Tiempo Ordinario y el primer domingo de este mes de agosto. Mateo, en el capítulo catorce, versículos del trece al veintitrés. Es muy sonado el milagro de la multiplicación de los panes en los primeros cristianos, tanto así que los cuatro evangelistas nos lo presentan. Es Jesús que ha venido para hacerse hombre, hacerse solidario con nosotros, semejante a nosotros, menos en el pecado; los discípulos son continuadores de la obra de Jesús.

Jesús enseña y los discípulos están preocupados porque hay mucha gente y ya está atardeciendo, el sol está en el ocaso. “Mándalos a que compren para comer”, pero Jesús quiere que los discípulos sean esa continuación de la solidaridad de El  con todos los hombres, es un mandato que el Señor nos da: “denles ustedes de comer”.

Es la Iglesia si, la que, con la Palabra de Dios, debe comprometerse en el mundo, en la historia de la humanidad. Ya el Papa Benedicto XVI, el Papa emérito, en su Exhortación Apostólica sobre la Palabra de Dios nos dice: “la Palabra divina ilumina la existencia humana y mueve a la conciencia a revisar la profundidad la propia vida, pues toda la historia de la humanidad está bajo el juicio de Dios.

En nuestro tiempo, con frecuencia, nos detenemos superficialmente ante el valor del instante que pasa como si fuera irrelevante para el mundo. La Palabra de Dios reclama la necesidad de nuestro compromiso en el mundo y de nuestra responsabilidad ante Cristo Señor de la historia. Al anunciar el Evangelio, démonos ánimo mutuamente para hacer el bien y comprometernos por la justicia, la reconciliación y la paz”. Si, a este ministerio, a este servicio la Iglesia le llama Pastoral Social, que es el fomento del amor social en el seno de la comunidad cristiana, de tal manera que toda la Iglesia, de manera especial la Iglesia del lugar, la Iglesia local, se sienta comprometida en la acción caritativa y del servicio cristiano. Es llevar a promover las obras de la justicia social, liberación como expresión de la caridad para con Dios y con los hermanos. Es infundir el espíritu de la caridad en los sistemas racionalizados de la existencia y el servicio social.

En nuestra diócesis de Veracruz, a principios de este año dos mil veinte, Monseñor Carlos Briseño, con el espíritu profético de un pastor, nos convocaba a eso, a que la pastoral social fuera una prioridad en nuestra Iglesia Diocesana y él hacía alusión a lo que el Catecismo de Doctrina Social de la Iglesia nos invita. “Cuando la Iglesia cumple su misión de anunciar el Evangelio, enseña al hombre en nombre de Cristo, su dignidad propia y su vocación a la comunión de las personas y le descubre las exigencias de la justicia y la de la paz, conforme a la Sabiduría Divina”. Y decía nuestro obispo que a partir de las prioridades pastorales teníamos que abocarnos, dedicarnos a la evangelización todos los grupos, movimientos parroquiales y agentes de pastoral hagan sus proyectos evangelizadores unidos a un compromiso social.

En la formación de agentes nos decía nuestro obispo, consistiría en ir haciendo conciencia que la Pastoral Social es una exigencia de nuestra fe ya que esta nos invita a reconocernos como hermanos, no solo en el ambiente familiar, sino también con los vecinos, en el trabajo y con la sociedad. La pastoral articulada en sus estructuras y métodos nos invitaba a crear Cáritas parroquiales, generar la conciencia social en todos los agentes, de manera que se vinculen con asociaciones de ayuda sociales, se haga estudio de las necesidades sociales de nuestras comunidades y Dios ha permitido que esto verdaderamente lo hiciéramos una realidad a través de esta epidemia.

Cuantas necesidades hoy constatamos como discípulos de Cristo ante nuestros hermanos, en nuestra Iglesia, en nuestra sociedad. Hay hambre, hay desempleo, hay necesidad de escuchar, hay necesidad de consolar, hay necesidad de animar, hay necesidad de levantar esa esperanza confiando plenamente en el Señor. Tu y yo podemos hacer mucho, no tan solo es dar porque ya me dan lástima, sino crecer en la virtud de la solidaridad; es una virtud cristiana que nos hace darle al hermano lo que le corresponde. Ya algunos santos dicen, “la creación nos ha dado todo, pero la avaricia de unos impide que no todos vivan y tengan dignamente lo que es de ellos”.

Tenemos la oportunidad de reflexionar, de encontrarnos con la palabra de Dios en este domingo y verdaderamente pedirle al Señor que mueva nuestro corazón para atender a nuestros hermanos. Recordemos las palabras de Cristo en Mateo veinticinco: “cuanto le hiciste a uno de estos insignificantes a mí me lo hiciste”. No nos hagamos sordos, ciegos a las necesidades de aquel que está tocando la puerta de nuestro corazón y quiere que lo atendamos, quiere que seamos solidarios con él, que le demos lo que le corresponde. Hagamos a un lado la avaricia, hagamos a un lado el egoísmo y dejemos que verdaderamente el mundo sea un mundo de paz, de fraternidad, porque vivimos el Evangelio testimoniándolo en la caridad, en el amor, en la justicia hacia todos los hermanos.

Bonita semana.

Lo más reciente

Contenido relacionado

GRANDES DEL TEATRO: La Dama de Negro

La obra de teatro “La Dama de Negro”, de Stephen Mallatratt, es una adaptación hecha en diciembre de 1987 del libro creado por Susan...

Karen Ulibarri García y Antonio Sánchez Molina rumbo al altar

Familiares de Antonio Sánchez Molina lo acompañaron para pedir en matrimonio a Karen Ulibarri García, quien estuvo acompañada por sus abuelos Carlos García Ortiz,...

DISEÑO DE IMAGEN: ¿Perfume, agua de colonia o agua de toilette?

Cuál utilizar para esa ocasión especial. Por: Yazmín Zúñiga/PR & Image Consultant El olfato es uno de los sentidos más importantes al momento de crear emociones,...