fbpx
viernes, septiembre 18, 2020

Domingo Décimo Noveno Ordinario 

Chochol Jarocho

¡Qué tal amigos CHOCHOLEROS! Hoy estamos cumpliendo 122 años de estar en el gusto de los veracruzanos informado verás y objetivamente, EL DICTAMEN, decano...

CRÍTICA: La isla de la fantasía

Existen películas que por más que uno trate de salvarlas para encontrarles algo interesante, es totalmente imposible, y ésta es una de ellas... Si...

Viviendo Veracruz

Los recuerdos están presentes en las gráficas de Rodolfo González Moreno para El Dictamen. Neto Levet con su mami Maricarmen Ferreira de Levet. Foto Rodolfo...

Galaxia en el Vagón del Tiempo

OTRO ANIVERSARIO DE QUE INICIAMOS LA INDEPENDENCIA Estamos ante un aniversario más del inicio de nuestra independencia el 16 de septiembre de 1810, aunque realmente...

Mosaico Dominical

¡Qué tal amigos CHOCHOLEROS! Los negocios ya están abiertos, la economía se está reactivando; cumplamos con las medidas de seguridad e higiene, SANA DISTANCIA,...

Mateo: 14:22-33

Pues ya hermanos, estamos en este domingo nueve de agosto, que para la Iglesia es el domingo diecinueve del tiempo ordinario. El evangelio Mateo, en el capítulo catorce, versículos del veintidós al treinta y tres. Me hace recordar cuando era niño, en algunos días por la tarde pues nos íbamos a la playa. Estaba la playa de Costa Azul, de Villa del Mar, etc. Bien, y la gente nos decía a los que íbamos como niños, era Andrés, Héctor, Arturo, el negro, otros también íbamos al mar y había algunas personas adultas que al entrar y bajar nos decían por la rampa: “cuidado niños, el mar es traicionero, con él hay que estar muy atentos”. Y efectivamente, la bravura de repente del mar, pues una corriente que llega y uno distraído, pues te arrastra. Y también en aquel entonces, pues se decía que, los tiburones andaban por ahí rondando si se iba uno un poquito más allá.

Bien, pues hoy, el evangelio Mateo nos pone a los discípulosen la barca y en el mar de Galilea. Ese hermoso mar, eselago que por su inmensidad le llaman también Mar de Galilea. Bueno, pues ahí los discípulos van mar adentro y de repente parce que el mar se enoja y vienen vientos contrarios y tienen miedo los discípulos y todavía más,porque de repente ven algo que viene hacía ellos y creen que es un fantasma. Y Jesús, su presencia siempre, cuando está la revuelca, cuando vienen mares contrarios en nuestra vida, Él está ahí presente, pero necesitamos una fe muy firme, una fe puesta totalmente en el Señor, es decir, una confianza en Dios. Viene hacia ellos y se da a conocer como lo que es: “¡ánimo! No teman, soy Yo”.

También nosotros, muchas veces hemos tenido miedo o tenemos miedo en la vida y el miedo nos paraliza y el miedo nos hace confundirnos con nosotros mismos y con lo que está a nuestro alrededor y empezamos a crear con la imaginación cosas porque el miedo nos frena. Bien pues los discípulos creen que Jesús es un fantasma, sin embargo, el Señor los invita a la confianza.

Nosotros, hoy en día en esta epidemia tenemos miedo, tenemos miedo a contagiarnos, tenemos miedo a que un ser querido se contagie o que algo suceda en nuestra vida familiar, en nuestra vida de cercanos, verdad, se dan muchos síndromes en este momento de esta epidemia en que estamos encerrados y la imaginación maquina cosas.

Tenemos que volver al Señor, saber que el Señor es nuestro Dios, que en Él tenemos que confiar plenamente como decimos en el salmo responsorial del día de hoy: “cuando el Señor nos muestre su bondad, nuestra tierra producirá su fruto”. Sí, confiemos en el Señor, no temamos y como Pedro en medio de la inseguridad de nuestra vida, gritémosle a Jesús en la oración: ¡sálvame Señor!, ¡ayúdame Señor! Y el Señor está pronto a socorrernos, pronto a escucharnos, porque Él camina con nosotros como peregrino. Desde que se ha hecho hombre, ha asumido Él, nuestra condición, nuestros sufrimientos, nuestros dolores y los ha hecho suyos y los ha llevado a la cruz para ofrecérselo al Padre en sacrificio por nuestros pecados.

No tengamos miedo, confiemos porque el Señor está con nosotros. Él en su Palabra nos dice: “Yos estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”. Está en su Palabra, está en la eucaristía y está en medio de nosotros, donde dos o más nos reunimos ahí está el Señor. Por eso, no nos salgamos de la barca, de la vida comunitaria, porque el Señor se manifiesta en medio de nosotros.

Bonita semana.

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado

Chochol Jarocho

¡Qué tal amigos CHOCHOLEROS! Hoy estamos cumpliendo 122 años de estar en el gusto de los veracruzanos informado verás y objetivamente, EL DICTAMEN, decano...

CRÍTICA: La isla de la fantasía

Existen películas que por más que uno trate de salvarlas para encontrarles algo interesante, es totalmente imposible, y ésta es una de ellas... Si...

Viviendo Veracruz

Los recuerdos están presentes en las gráficas de Rodolfo González Moreno para El Dictamen. Neto Levet con su mami Maricarmen Ferreira de Levet. Foto Rodolfo...