viernes, julio 23, 2021

Diseño de Imagen: Un vestuario profesional

Por: Yazmín Zúñiga/PR & Image Consultant

La vicepresidenta de EU, Kamala Harris, arribó a México y fue recibida por el presidente, Andrés Manuel López Obrador. Llamó mi atención que varios tabloides y personajes públicos se centraron en hablar de la imagen que proyectaba el mandatario, desatando en redes sociales puntos de vista  a favor y en contra de su apariencia. Debo compartirles que el hablar de política me resulta difícil, lo considero un tema apasionante pero divisorio, sin embargo, creo firmemente que hay ciertos aspectos que no se pueden negociar, como el vestir a la altura de las circunstancias cuando se trata de un acto diplomático. Su importancia se incrementa si eres el anfitrión de la situación y representante de toda una nación. No me malinterpreten, la intención no es criticar, es invitar a reflexionar sobre la proyección que tenemos como individuos, especialmente si se trata de nuestro ámbito profesional, tampoco se trata de comprar y usar cosas de grandes casas de diseño o de derrochar millones en un atuendo. Hay puntos que se pueden mejorar sin necesidad de todo lo mencionado, pero sí se tiene un presupuesto destinado para ello, lo mejor es hacer una inversión inteligente. Aquí comparto aspectos a considerar cuando tenemos un evento de gran importancia:

1. Sé sincero con tu silueta y elige la talla indicada para ella. Ni tan ceñido que parezca que no aceptas tu cuerpo y te aferras a un pasado o un estereotipo, ni tan holgado que des el mensaje de esconderte o minimizarte. Somos seres en constante evolución y la vida nos va llevando por diferentes etapas. Eres más que una talla, así que lo importante es cuidar el ajuste de las prendas.

2. Pon atención en el largo de tus pantalones. Estos no deberán tocar el piso y la parte inferior sólo deberá doblarse con un pliegue al frente  al momento de tocar tus zapatos. Hoy en día es correcto llevar los de corte slim fit con un largo que ni siquiera toque tu calzado (incluso asomando tus calcetines). Regla general: demasiados pliegues es equivalente a que existe mucha tela. 

3. Zapatos limpios, boleados y lustrados. Uno de los detalles más importantes, si usas tacones, cuida que no estén rayados. En caso de que así sea, procede a buscar una solución, cambia tus cordones por unos que no estén desgastados. Nunca salgas de casa sin limpiarlos. 

4. Tus manos, una ventana más a tu cuidado personal. Mantén su pulcritud, hidrátalas con alguna crema o aceite especial. Ahora, después del uso del gel antibacterial, ellas te lo agradecerán. Manicure al menos una vez al mes, puedes hacerlo desde casa o con un especialista. 

5. Y como no todo es ropa: sé atento en el uso de tus palabras. A todos se nos puede olvidar un nombre pero la preparación será clave, eso hablará de la responsabilidad y seriedad con que tomas las cosas. Evita abrazar, mantén tu sana distancia y usa cubrebocas. Aplica la escucha activa y no quieras tener siempre la razón. 

Y recuerda, cuidar tu aspecto no es sinónimo de ser vanidoso o superficial, implica mostrar respeto hacia las personas que estarán acompañándote, y lo más importante, es un reflejo de amor propio. 

¡Nos vemos el próximo viernes! 

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado