fbpx
sábado, marzo 6, 2021

DE MUJER A MUJER: Recurrir a Dios en busca de ayuda, ¿por qué no?

Por: Emma Vera Cruz/Colaboradora

Cuando sientes que ya no puedes más… cuando sientes que los problemas te rebasan y abrumada y cansada dices “Dios me abandona”, “ya no creo en él”… nuestro padre bueno te susurra al oído… “yo sí creo en ti”. Y así es, aun en las peores tormentas siempre existe alguien que nos toma en sus brazos justo cuando sentimos desfallecernos. ¡Dios mío, lo he perdido todo! Hay momentos en los que sentimos haberlo perdido todo, nos atormentamos con el sufrimiento, nos llenamos de pesar… y es lógico y válido sentirnos así, pues no es fácil superar lo que hemos perdido. Pero en eso radica la grandeza de Dios, porque nos va llenando el alma de fortaleza, amor y paz con la que puede convertir cada lágrima en una sonrisa.

Dios nos ha dado la vida, y a pesar de lo malo que ahora podamos estar pasando, también nos llenó la vida de bellos recuerdos. Y ahora es cuando necesitamos recurrir a ellos: si la muerte se llevó a un ser querido, llegan sueños que nos traen la faz del ser amado que perdimos; es ahí donde les abrazamos, besamos, y nos llenamos de amor y tranquilidad, para que al despertar nuestro ser entero esté lleno de fuerzas para continuar solas. Por muy mal que estén las cosas, el trabajo, las relaciones, la economía o lo que sea, en nuestro descanso podemos recordar mejores recuerdos; no para añorar lo que ya pasó sino para darnos cuenta de que no toda la vida es mala, no siempre es sufrir. Dios puede traer paz y esperanza a nuestra alma, a veces de una forma tan sutil como un susurro del viento que nos envuelve la piel, alborota el cabello y nos llena los pulmones de vida… Se hace presente la magnificencia de quien todo lo puede y todo lo da por amor; quien parece decirnos a cada instante cuánto nos ama…

Hay que tener fe, es bueno tener fe, una inmensa fe que nos haga levantarnos cada mañana y decir “¡Gracias Señor por un día más” y “gracias por el regalo de respirar…” No pienses en lo malo, sino en lo bueno: ¡Las dolencias no inspiran! Inspira, el arte de saber levantarse cuando estás caído, inspira esa fuerza interna que te hace decir “¡Yo puedo!, ¡yo creo!, ¡Yo soy!” Cuando el dolor es grande, nos llena el alma de tristeza, incertidumbre y sentimientos feos… El dolor nos hace caer en lo profundo del pesar, pero también tenemos y debemos pensar que a nuestro alrededor hay personas que nos aman, que nos tienen en estima, y que son personas a las que les hacemos falta. Y aunque ante los ojos de Dios apenas somos un granito de arena en el inmenso mar, el amor tan grande que nos tiene nos hace grandes ¡y únicos! Si en estos momentos te sientes sola, recuerda que en algún lugar del mundo existe alguien que te quiere, que piensa en ti, que le haces falta.

 Somos seres humanos llenos de errores y defectos, pero también somos seres humanos hechos con amor, con algunas virtudes, que por mínimas que sean, nos hacen adorables ante los ojos de quienes nos aman. Así que, dejemos salir a flote la belleza interna de nuestro ser… ¡esa es la belleza que perdura! Que nuestras virtudes superen a nuestros defectos y seamos siempre quien regale una sonrisa auténtica y sincera… caminando con fe y esperanza de saber que nos espera un día lleno de sorpresas y alegrías cobijadas bajo el amor de nuestro Padre Bueno.

Dios Te Bendiga

Recibe las últimas noticias en tu correo:

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado

Raya y el Último Dragón

https://www.youtube.com/watch?v=qHkHKfc-B0Q * Raya y el Último Dragón es la 59ª película animada de Disney, la cual estaba planeada para ser estrenada el 25 de noviembre...

Diseño de Imagen: Lecciones que nos han dejado los Golden Globes

Por: Yazmín Zúñiga/PR & Image Consultant Cada evento o situación que se presenta en TV, sobre todo al tratarse de Hollywood, marcará una pauta para...

Brindis de apertura

La diseñadora de joyas Gamary Reyes inauguró establecimiento  en conocido centro comercial de Boca del Río, contando con la presencia de familiares y un...