fbpx
jueves, octubre 29, 2020

DE MUJER A MUJER: Esfuérzate y sé valiente

JUVE

Por: Pepe Risk/Colaborador ¡Qué tal mis amigos JUVEniles de EL DICTAMEN! Espero que se encuentren de lo mejor;  después de un prolongado descanso, estamos...

Poder Virtuoso

En fechas recientes se llevó a cabo la presentación del brazalete “Poder Virtuoso” de la diseñadora Amanda Canela, en el marco del mes dedicado...

LA SOCIEDAD ORIZABEÑA

Recibe reconocimiento el Doctor Felipe Sánchez Ancira Por: Kathya Fadanelli/Colaboradora Recientemente se celebró el Día del Médico, por lo que la Universidad Anáhuac de Veracruz otorgó...

Chochol Jarocho

¡QUÉ tal amigos CHOCHOLEROS! El club deportivo ATLÉTICO VERACRUZ debutó en la cancha del Pirata con un empate 3 goles, jugó bastante bien y...

CRÍTICA: Rebeca

https://www.youtube.com/watch?v=Az2smSGv4UY Asegúrate de siempre amar a la persona correcta, de saber sus secretos antes de enamorarte, de tener la fuerza necesaria para luchar por lo...

Por: Emma Vera Cruz/Colaboradora

Hay ocasiones en nuestras vidas en que no sabemos qué camino elegir, estamos confundidos porque tenemos que tomar una decisión muy importante o porque las cosas no están saliendo como esperaríamos que salieran; nos sentimos ansiosos porque vemos como otras personas van encontrando su pareja y nosotros aún no, nos sentimos confundidos porque tenemos que tomar la decisión de si debemos renunciar a nuestra empresa o no, nos sentimos preocupados por buscar nuevas formas para que nuestro negocio pueda obtener mejores utilidades; en fin, constantemente estamos pensando en algo que nos preocupa.

El miedo nos aparta de un destino de gloria sin fin, el desánimo nos separa de la meta y del premio que viene con ella. El miedo es como un veneno que entra en nuestro corazón, nos hace sentir inferiores, nos hace sentir indignos de algo tan grande, nos hace preocuparnos por nuestro bienestar y pensar “¿Qué pasará si…?”; el miedo nos paraliza y poco a poco carcome nuestro corazón hasta vernos morir, alejándonos de aquello que Dios tiene para nosotros. No podemos dejar que el miedo entre a nuestro corazón ni tampoco el desánimo. El desánimo entra cuando dejamos que entren en nuestra mente pensamientos como “Ustedes no podrán hacerlo, son muy poca cosa, mira todo lo malo que has hecho ¿De verdad crees que puedes cambiar ahora?, siempre te has equivocado y no eres capaz de hacer nada bien, este proyecto morirá con el tiempo como todos los que alguna vez has intentado hacer, mira como los que te rodean piensan hacerte daño, mejor ríndete ahora antes que te hagan daño, mira todo el daño que te han hecho en tu vida, otros intentaron lo que tú estás intentando y no pudieron ¿Qué te hace diferente?”.

La Biblia nos habla acerca de alguien que estaba en nuestra misma situación; su nombre es Josué hijo de Nun. Moisés había muerto y Dios había llamado a Josué para que fuera quien llevara al pueblo de Israel a la conquista de la tierra prometida. En tiempos de Moisés el mar rojo se abrió en dos, una nube los guiaba de día y una columna de fuego de noche, brotaba agua de la peña y pasaban cosas extraordinarias; además, Moisés tuvo que liderar a un pueblo infiel que con mucha frecuencia olvidaba las maravillas de Dios y servía a otros dioses. Imaginen a Josué y a todo el peso de responsabilidad recayendo sobre él, imaginen tener que ser el reemplazante de un hombre como Moisés, imaginen tener que combatir pueblos de gigantes y tener que invadir ciudades amuralladas. ¡Josué estaba atemorizado e intranquilo! De hecho, cualquiera de nosotros en su lugar lo estaría. Es en este contexto en el cual Dios se presenta a este hombre, confundido y atemorizado, y le da una palabra de gran aliento en un momento de necesidad, esta palabra ha sido muy especial para mí y espero que la puedan guardar en su corazón, así cuando se sientan solos, confundidos, atemorizados o indecisos tendrán la seguridad que hay alguien más grande que está cuidando sus pasos:

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” Dios le dice a Josué tres veces “Esfuérzate y sé valiente” durante todo el pasaje. Esforzarnos es cobrar fuerzas de donde no tenemos, es dar lo mejor de nosotros mismos y no dejar decaer nuestro ánimo.  De igual manera nosotros debemos esforzarnos, aunque haya pensamientos que quieran hacernos renunciar no podemos darnos por vencidos, debemos seguir adelante y no rendirnos. La razón por la cual no debe existir temor ni desánimo en nuestro corazón por ninguna circunstancia es que DIOS ESTARÁ CON NOSOTROS DONDE QUIERA QUE VAYAMOS.

Y así me despido agradeciendo como siempre sus comentarios y espero todo esto le sea de utilidad para llevar una Vida plena, realicen ejercicio, piensen positivamente y disfruten de la vida que es maravillosa.

DIOS TE BENDIGA

Recibe las últimas noticias en tu correo:

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado

JUVE

Por: Pepe Risk/Colaborador ¡Qué tal mis amigos JUVEniles de EL DICTAMEN! Espero que se encuentren de lo mejor;  después de un prolongado descanso, estamos...

Poder Virtuoso

En fechas recientes se llevó a cabo la presentación del brazalete “Poder Virtuoso” de la diseñadora Amanda Canela, en el marco del mes dedicado...

LA SOCIEDAD ORIZABEÑA

Recibe reconocimiento el Doctor Felipe Sánchez Ancira Por: Kathya Fadanelli/Colaboradora Recientemente se celebró el Día del Médico, por lo que la Universidad Anáhuac de Veracruz otorgó...