fbpx
domingo, enero 17, 2021

Crítica: WONDER WOMAN 1984

Ya no quiero tener miedo, ni sentirme impotente, ni estar solo… Siempre imaginamos un mundo en el que seríamos amados, vistos, no solamente criticados y juzgados, pero desgraciadamente, por culpa del mismo ser humano, esto no es una realidad.

DC siempre ha sido criticado por el resultado de sus proyectos, pero sus personajes forman parte del corazón de miles de fanáticos que con el paso del tiempo los han hecho suyos de distintas maneras; fue así cuando 2017 trajo una gran sorpresa, que además de representar un éxito en taquilla, la crítica alabó el resultado por ser totalmente efectivo y poner a su heroína en el ojo  de las nuevas generaciones; “Wonder Woman”, dirigida por Patty Jenkins, fue un triunfo indiscutible, ya que además de ser una mujer al frente del proyecto, le dio un toque muy especial a la presentación oficial del personaje, su historia de origen y lo que representa su empoderamiento.

Fue así como conocimos a esa amazona que tiene esperanza de que la humanidad sea buena, pero desde que existe la avaricia y las ansias de poder esto ha sido imposible por muchos años. Si a eso sumamos la debilidad y el fanatismo por minimizar, estas, al toparse con un poco de seguridad interna, tienden a cambiar a las personas, algunas para un mejor camino en agradecimiento a lo logrado, mientras que otras en favor de hacer algún mal por el rencor que guardan consigo, caso principal en la trama de la nueva aventura que en este 2020 llegó primeramente a los cines de México y que el 25 de diciembre fue estrenada por HBO MAX.

“Wonder Woman 1984” nos lleva a un futuro muy distinto, en el que Diana Prince (la increíble Gal Gadot) extraña a sus compañeros del pasado. En este nuevo capítulo, la princesa de Themyscira entablará amistad con Barbara Ann Minerva (una muy bien lograda Kristen Wiig), una arqueóloga que trabaja para Max Lord (un desafiante Pedro Pascal), megalómano empeñado en recopilar artefactos antiguos con la creencia de que estos le harán tan poderosos como un Dios. Cuando de forma inesperada Steve Trevor vuelve a la vida, (quien es interpretado por Chris Pine y de quien su personaje sorprende con su regreso dentro de la historia), Diana deberá hacer frente a Minerva, que se ha convertido en la peligrosa Cheetah tras vender su alma a una poderosa deidad.

Todo parte del amor, de ahí es donde puede existir esperanza para que este sea un mejor mundo, pero ese amor, además de doler, nos lleva a ser fuertes, a tener las agallas para lograr de manera interna explotar nuestro potencial y, con ello obtener esa fortaleza necesaria para poder estar expuestos sin que nada nos detenga, pero debemos tener cuidado con los deseos, porque estos nos pueden destruir y nada bueno nace de una mentira, solo resulta una pérdida de tiempo.

¿Vale la pena este gran estreno de fin de año? La respuesta es sí. Patty Jenkins lo vuelve a hacer y dota de un valor emocional a sus personajes, quienes además de estar bien interpretados, se suman a una serie de situaciones que nos van llevando a una explosión de aventuras, con muchas escenas de acción bien coreografiadas, además de una ambientación en la que los vestuarios ochenteros hacen gala en pantalla; cuenta con varios momentos cómicos que son frescos y se respiran naturales, y los efectos visuales son de la calidad necesaria para sentir emoción en cada aparición de esta heroína y sus enemigos, además de la aparición de su eterno amor, aquel que causó gran polémica entre los fans, pero que aquí se da una explicación adecuada para estar nuevamente compartiendo escena con Diana, ahora con su brillante e imponente armadura dorada, aquella que siempre lo amará y a quien no ha podido superar, experimentando el desprendimiento del apego.

Bien dicen que la verdad duele, pero esa es la que nos permite ser fuertes, superar y perdonar, nos ayuda a poder seguir en este camino al que llamamos vida, aquí reflejado en una mujer que si de algo peca, es de tratar de hacer entender a la gente que la bondad les brindará el mejor tesoro que puedan obtener, lejos de matar o dañar a aquellos que optan por querer atacarla; los villanos no son malos, permanecían enojados por el mismo rechazo de la sociedad y ella los hace entrar en razón.

Y para los amantes de las escenas post créditos, tenemos un regalo muy especial con la aparición de Lynda Carter.

Recibe las últimas noticias en tu correo:

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado

Mosaico Dominical

¡QUÉ tal amigos CHOCHOLEROS Está haciendo frío muy inusual, hay que mantenerse abrigado, las enfermedades están a la orden del día, y también hay...

Expresiones Veracruzanas: Lilí Flores

Una vida en el arte Desde nuestro inicio, de alguna manera buscamos expresar lo que sentimos y es ahí donde descubrimos alguna cualidad que tenemos,...

DE MUJER A MUJER: Estoy sufriendo

Por: Emma Vera Cruz/Colaboradora ¿Acaso es algo tan raro? Parece que la gente que sufre da miedo. Parece que las cosas que le pasan a...