miércoles, mayo 18, 2022
InicioSocialesCrítica: VENOM: CARNAGE LIBERADO

Crítica: VENOM: CARNAGE LIBERADO

Si no mal recuerdo, la primera entrega de “Venom” de 2018 tuvo críticas encontradas, pero lo cierto es que los efectos especiales fueron muy buenos, aun cuando la película como tal no logró el éxito esperado. Un desafío siempre es continuar, y es como toca el turno de una segunda parte titulada “Venom: Carnage Liberado”, que trae de vuelta a todo el elenco y goza (no lo puedo negar) de una dosis cómica bien lograda de inicio a fin (en especial la relación de “pareja” que llevan Eddie y Venom), además se agradece, en parte, la velocidad de la historia, la cual va directo a las escenas de acción, contando con aventuras y peleas acompañadas por un estridente sonido, junto a varios momentos de reflexión en las que el propio protagonista se avienta un diálogo de aceptación, amor propio y crítica hacia el señalamiento de aquello que la sociedad juzga por ser diferente (viniendo del simbionte en una fiesta/antro llena de color y personajes estrafalarios).

Situada dieciocho meses después de los eventos de la primera película, el periodista desaliñado Eddie Brock debe adaptarse a su nueva vida como el huésped del simbionte alienígena Venom, quien ahora le está ofreciendo las habilidades necesarias para actuar como un justiciero letal. Con intensión de reavivar su carrera, Brock acepta a entrevistar al asesino en serie Cletus Kasady, quien está condenado a muerte. Sin embargo, en un descuido durante su ejecución, el hombre termina convirtiéndose en el anfitrión del simbionte Carnage y escapa de la prisión, desatando una nueva amenaza en la ciudad de Nueva York.

La película cumple su objetivo, entretener en altas dosis y nos actualiza en la situación de sus personajes, incluidos los nuevos, de los que conocemos la raíz de su enojo hacia el mundo debido al rechazo del que siempre fueron objeto. Dirigida Andy Serkis y protagonizada por Tom Hardy (ya muy cómodo con su personaje), se suma un extraordinario Woody Harrelson como villano (aunque no inolvidable), Michelle Williams quien tiene importante participación y ahora ya está casada después de lo vivido con Eddie, agregándose Naomie Harris como la dueña del corazón del villano.

Aún con esto, sentimos que algo le hizo falta y la culpa está en la misma velocidad que lleva la trama, lo que provoca la poca profundidad en sus personajes; su final es emocionante pero muy “sencillo” por decirlo de alguna manera, además la película en general se siente como una especie de comodín previo a la llegada de la muy esperada nueva cinta de Spiderman, ya que este forma parte de la escena post créditos a la que Marvel nos tiene muy acostumbrados, junto a una peculiar escena de una telenovela, en donde parecería que el multiverso nos confirmara la presencia de David Zepeda para próximas entregas dentro de estas historias, pero no, es solo la presencia de “Acorralada” que es la favorita de Venom.

Ultimas noticias

Contenido relacionado