miércoles, diciembre 8, 2021
InicioSocialesCrítica: LOS CAZAFANTASMAS EL LEGADO

Crítica: LOS CAZAFANTASMAS EL LEGADO

La nostalgia está de regreso con la que es considerada la tercera parte oficial de los clásicos de 1984 y 1989.

Si te gusta el cine, un grato recuerdo que siempre tendrás son aquellas películas de los 80’s que hasta hoy en día siguen vigentes gracias a la nostalgia que provoca recordarlas debido al carisma de sus protagonistas y los personajes populares que representaban.

Entre ellos estaban “Los Cazafantasmas” y sus dos entregas, de 1984 y 1989, que lograron gran éxito (hasta en su versión animada para TV) y de la que se desprendió una muy polémica tercera entrega en 2016, protagonizada ahora por mujeres, la cual oficialmente ha quedado en el olvido (pese a ser buena) para hacer de “Los cazafantasmas: El Legado” la continuación directa de los dos primeros clásicos que hace su arribo en las carteleras.

Los hermanos Trevor y Phoebe se han mudado de casa porque, sospechan, su madre está en bancarrota. Ahora han llegado a habitar la vieja granja que heredaron de su abuelo. Aunque el pueblo parece de lo más aburrido, extrañas criaturas han comenzado a aparecer, al mismo tiempo que pequeños sismos han hecho cimbrar la tierra diariamente. Gracias a la ayuda de un profesor Phoebe, La joven Phoebe, antisocial, muy inteligente y quien ha encontrado un nuevo mejor amigo, podrán resolver el misterio que se esconde bajo la granja y salvar a la humanidad de un terrible destino.

Dirigida por Jason Reitman, su atractivo cae en los jóvenes Finn Wolfhard y Mckenna Grace, siendo especialmente esta segunda la que brille junto a “Podcast”, su nuevo amigo, por su personalidad dentro de la aventura completamente nueva a manera de regalo para las nuevas generaciones, pero que más allá de sus intenciones reales, de lograr estar a la altura de las originales, el intento se queda a medias y se siente un poco insípida, por no decir aburrida, durante su primera hora, desarrollando de forma poco entretenida los descubrimientos que se hacen dentro de aquel tétrico lugar hasta el tiempo en que todo se sale de control y los espectros hacen su aparición (teniendo de regreso a uno de los más temidos de la primera parte).

Lamentablemente, y aún cuando las expectativas han sido muy altas, esto ha resultado una verdadera decepción debido a su historia forzada, la nula química entre su cast juvenil y adulto, la falta de familiarización con ellos y la comedia fría, pero que se rescata solamente por sus últimos minutos que nos llevan a la nostalgia y a ese aire ochentero que se respira en sus efectos visuales acartonados, además de la aparición de tres de los cazafantasmas originales Bill Murray, Dan Aykroyd y Ernie Hudson, quienes rinden homenaje al fallecido Harold Ramis, haciendo referencias a las cintas de antaño y contando con la presencia fugaz de Sigourney Weaver.

Ultimas noticias

Contenido relacionado