viernes, septiembre 30, 2022
InicioSocialesCrítica: LECCIONES PARA CANALLAS

Crítica: LECCIONES PARA CANALLAS

Me atrevo a decir que no le tenía mucha fe a esta película mexicana dirigida por Gustavo Moheno, pero “Lecciones para canallas” es una de esas comedias que te dejan con un muy buen sabor de boca ya que además de contar con muy buenas actuaciones por parte de Joaquín Cosío (que es sinónimo de garantía), Danae Reynaud y Diana Bovio, se permite explorar los lazos familiares entre una hija y un padre que se acaban de reencontrar, ella viviendo el duelo por la pérdida de su madre y él un hombre que no tiene la mejor profesión y que jamás hizo algo por buscar a su hija.

Tras la repentina muerte de su madre, y después de experimentar un extraño robo express, Jenny busca a su padre y descubre que se trata de Barry “El Sucio”, un estafador de poca monta que vive con Marisela, su joven pareja. Intentando acercarse más, Jenny le pide a Barry que le enseñe sus trucos para engatusar a la gente, al tiempo que este la va incorporando en pequeñas estafas. En busca de dar un gran golpe, Barry, Jenny y Marisela viajan a Puerto Vallarta, pero las cosas no salen de acuerdo a lo planeado. La relación de Barry y Jenny se desmorona de la noche a la mañana y quizá sólo una canallada más podrá reunirlos de nuevo.

La película destaca por su buena producción, por permitirnos desde el inicio tener una buena conexión con sus personajes y por desarrollarlos a cada uno de forma en que podemos entender y aceptar por lo que están pasando, dos de ellos habitando en cuestiones incorrectas, pero es sin duda la química entre padre e hija el que hace que el desarrollo y las vivencias se sientan más reales, ella necesitando cariño y comprensión en su camino por recibir explicaciones, mientras que él necesitado de dinero para pagar una serie de deudas que ha generado por apuestas, compartiendo la profesión de engaño y robo junto a su actual novia, una joven que se considera la mejor actriz de todas para obtener el dinero necesario y darse una buena vida, sin amar y ser del todo sincera.

Este cine mexicano es el que se agradece principalmente por resultar una historia fresca en el que el destino hace que estos personajes se unan para aprender varias lecciones que además de permitirles salir a flote en el día a día, al final de cuentas les servirá para unirse y entender que entre familia lo más importante es no dañar al de junto, sino aprender, y por qué no, de paso robar para vivir y experimentar una gran estafa.

Ultimas noticias