fbpx
viernes, mayo 7, 2021

CRÍTICA: La esperanza, esa cosa con plumas

La esperanza es ese motor que nos mantiene vivos aun cuando hayamos experimentado una pérdida, la traición de quienes consideremos nuestros amigos o cuando las cosas pueden ir mal en lo emocional; esos son precisamente los tres detonantes que pueden dar un giro inesperado a tu existir, pero la nobleza y fuerza, además de tu familia y los amigos verdaderos, son quienes finalmente te podrán brindar ese optimismo y cobijo que tanto necesitas.

Quiero advertir que toda la secuencia final de “La esperanza, esa cosa con plumas” me ganó enormemente la emoción, porque es inevitable no sentir un cariño muy especial por su protagonista, Amber Appleton, una joven con gran energía, pese a que su vida personal es un auténtico desastre. La estudiante tiene un talento musical nato, así como el gran sueño de poder entrar a la universidad Carnegie Mellon. Ella siempre trata de ocultar sus problemas (el alcoholismo de su madre) y conflictos emocionales (la falta de su padre) con una enorme sonrisa. Participa en actividades altruistas, convive con todos y se lleva bien con quienes la tienen cerca, pero cuando sus aspiraciones y sueños se ven amenazados, necesitará de la gente a su alrededor para poder afrontar los problemas.

Pedir ayuda y saber recibirla, eso muchas personas es a lo que llaman “difícil de tomar” por la forma de ser y por no preocupar a quienes están a su alrededor, pero tarde o temprano, es algo que necesitaremos para ajustar las cosas que están descompuestas; tomar esa ayuda no es un fracaso, sino recibir el agradecimiento de lo que hemos sembrado.

La película dirigida por Brett Haley, es un trabajo totalmente enfocado al público juvenil, pero también es uno de esos dramas adolescentes modernos basado en la novela “Sorta Like a Rockstar” de Matthew Quick, y hoy está en Netflix como un enorme regalo, ya que pese a tener la misma fórmula de trabajos como “Bajo la misma Estrella” y “Love Simon” (aquí son los mismos productores), contiene elementos que la hacen efectiva y con un toque distinto al darle un giro aún más emotivo que sin duda tomará por sorpresa a todos.

Ella, interpretada por una extraordinaria Auli’i Cravalho, esconde un secreto, y deberá aprender de las nuevas tragedias que la vida le tiene preparadas, por lo que aceptar ayuda será necesario, todo esto representado con un enorme grado de sensibilidad, amistad y altruismo, adecuados para estos tiempos tan complejos que vivimos y que, con urgencia, necesita nuestra sociedad para ser mejor.

No podemos negar lo bien que nos sentimos haciendo lo correcto, tratando de ayudar a los demás sin necesidad de esperar algo a cambio, solo para sentir la satisfacción de que aportamos un poco al darles un consejo, una mano o simplemente un abrazo o mensaje esperanzador en algún momento de su vida.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado