miércoles, mayo 25, 2022
InicioSocialesCrítica: HERIDA

Crítica: HERIDA

Colmada de éxito cual guerrera incansable que en cada pelea daba lo mejor de sí para demostrar lo fuerte que podía ser y que le permitía superar situaciones difíciles de su pasado (abusos sexuales de amantes de su madre alcohólica), son parte de las situaciones que conocemos conforme avanza la historia de “Herida”, la cinta disponible en Netflix que cuenta con la excelente actuación de Halle Berry y de paso también es la responsable de dirigir este drama sobre una mujer que perdió todo, que permitió ser minimizada por un hombre y que ahora, con la nueva oportunidad que le brinda la vida, debe tomar las riendas y alejarse por completo del alcoholismo para ver por su hijo.

Jackie Justice (Halle Berry) es una luchadora de MMA caída en desgracia que ha fracasado en lo único que se le ha dado bien en la vida: pelear sobre el ring. Cuando su hijo Manny (un maravilloso Danny Boyd Jr. en cuanto a su interpretación) regresa a su vida, un niño de 6 años que abandonó cuando aún era un bebé, Jackie se verá obligada a vencer a sus propios demonios, además de enfrentarse a una de las rivales más temibles del mundo del MMA. Para ello primero tendrá que luchar para convertirse en la madre que su hijo realmente merece y poco a poco recuperar su condición para lograr el triunfo que tanto desea: superación interior y el perdón.

Este estilo de películas por lo regular tienen como protagonistas a hombres, es por ello que se recibe como bocanada de aire fresco tener a una mujer al frente, lo que le da el toque interesante al abordar desde su perspectiva los típicos problemas familiares, de relaciones amorosas y principalmente esa batalla de aquello que no le ha permitido ser la persona que debería por culpa de las malas influencias, del señalamiento de la gente que aún la ataca por su fracaso y de ese mal amor con el que vive, un hombre dominante y tóxico que la maltrata a un grado de violencia inimaginable de forma física y moral, motivo que la lleva a no recibir de la mejor manera la responsabilidad del cuidado a su pequeño hijo.

La película contiene la dosis perfecta en cuestión de adrenalina, desde la preparación de la mujer hasta el tiempo en que está arriba en el ring con la ayuda de una entrenadora con la que más adelante mantiene una relación, funciona también la química de la actriz con el pequeño Manny, el cual prácticamente permanece en silencio, pero sus expresiones ayudan bastante para generar en el espectador emotividad; los personajes secundarios aportan a la historia y en general apuesta por demostrar que es más importante obtener el triunfo interno, que lograr un cinturón que te haga ser la campeona del mundo, porque el reconocimiento público a tu esfuerzo vale más que el dinero.

Ultimas noticias

Contenido relacionado