fbpx
jueves, marzo 4, 2021

CRÍTICA: Efectos colaterales del amor

Solemos pensar que las cicatrices, físicas y del corazón, son feas e imperfectas, como cosas que queremos esconder y olvidar, pero nunca se van; las cicatrices no son recuerdos de lo que se ha roto, sino de lo que se ha creado… “Chemical Hearts” o “Efectos colaterales del amor” como es conocida en Latinoamérica, se trata de una adaptación literaria juvenil que rompe por completo con el estándar de lo “bonito” que siempre se suele ver en este género, algo a lo que ya nos vienen acostumbrando de unos años para acá al tratar temas emocionales con mayor intensidad y quebrando por completo el corazón de quienes sufren por las pérdidas, la familia, los amigos y el tan complicado amor.

Henry Page es un estudiante adolescente que se considera un romántico empedernido, pero nunca se ha enamorado. El joven aspira a ser editor del periódico del instituto y vive feliz centrado en sus estudios para entrar en una buena universidad… hasta que la joven Grace Town entra en su clase. Su nueva compañera no es precisamente la chica de sus sueños, pero poco a poco se enamora de ella cuando los dos son elegidos para editar el periódico del instituto.

La química entre ellos nace desde el momento en que él la ve a ella, esa chica silenciosa, con una discapacidad física debido a un accidente que en el pasado sufre y donde pierde al amor de su vida, su novio, un chico con el que creció y al que llora, extraña y por el que se siente culpable al grado de no querer ser feliz por ese golpe que siente cuando mira a alguien más; una chica que vive un duelo, que en el camino comienza a tener mayor acercamiento con ese joven que desea ser escritor, que no puede dejar de pensar en ella, pero a quien ella en realidad no quiere.

La dirección a cargo de Richard Tanne resulta efectiva principalmente por las buenas piezas musicales que acomoda dentro de este drama que está disponible en la plataforma Amazon Prime Video y que nos da dos muy buenas interpretaciones por parte de Austin Abrams y Lili Reinhart (de quien debido a la mediocre serie Riverdale no ha podido demostrar su talento como se debe).

Ambos tienen magia, pero su luz está momentáneamente apagada debido a los problemas emocionales por los que atraviesan: ella prácticamente se ha olvidado de vivir, y no se fija el daño que está causando a los seres que la quieren y que están a su alrededor, mientras él, teniendo el ejemplo de amor tan grande de sus padres, es lo que lo hace desear algunas cosas a la perfección, cuando en realidad su misión es guiar un alma perdida en duelo antes de que sea demasiado tarde, sea de paso con la ayuda y consejos de su hermana, quien al final de cuentas ha pasado por lo mismo.

 

A veces pensamos, cuando conocemos a alguien que estamos hechos el uno para el otro; cuando esto no ocurre nos derrumbamos, pero entendamos algo, si el destino es que no estemos juntos eso no debe ser un problema y mucho menos debemos caer en el olvido; esa persona de alguna manera ya forma parte de nuestra vida, por lo cual debemos decir gracias por lo vivido, por lo sentido y por lo aprendido.

Recibe las últimas noticias en tu correo:

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado

Brindis de apertura

La diseñadora de joyas Gamary Reyes inauguró establecimiento  en conocido centro comercial de Boca del Río, contando con la presencia de familiares y un...

Películas en casa: MIRA, LA CHICA DEL TREN

https://www.youtube.com/watch?v=6cexr3ZPJVc Es muy difícil, por no decir imposible, que una película que lograra tener mucho éxito a nivel mundial, obtenga nuevamente aceptación al realizársele una...

Chochol Jarocho

¡QUÉ tal amigos CHOCHOLEROS! EL CANELO en solo tres rounds noqueó a su contrincante que era más bien un costal de papa ante más...