lunes, junio 14, 2021

Crítica: “CRUELLA”… Emma Stone es oro para Disney

Ser normal es el insulto más cruel, ¿para qué ser igual a los demás dentro de un mundo que nos ofrece la posibilidad de ser diferentes? Que hablen y digan lo que quieran, total, la persona que eres tú es aquella a la que debes a aceptar y querer, claro, nada más que la sed de venganza no te supere… Una brillante diseñadora, una mente genial, mala y algo loca… “Cruella” ha llegado y el tan esperado Live Action es hoy un triunfo para Disney gracias al sofisticadado, estilizado y perfecto resultado que nos han entregado.

La película protagonizada por una enormemente encantadora Emma Stone (no me defraudó en lo absoluto), y por una temible villana en la piel de una imponente Emma Thompson, explora los rebeldes comienzos de una de las villanas más conocidas y queridas del cine, famosa por su elegancia, es decir, Cruella de Vil (aquí conocemos de dónde viene su apellido). Ambientada en el Londres de los 70’s, en plena revolución del punk rock, muestra a una joven estafadora llamada Estella con un muy desafortunado inicio en su vida, así como la serie de acontecimientos que la llevan a asumir su lado malvado y a convertirse en la vengativa Cruella.

Son demasiados los elementos a calificar como positivos en la película dirigida por Craig Gillespie, quien además de tener en su reparto a dos titánicas mujeres que obtienen lo mejor de sus personajes, incluye también un reparto interesante entre los que se encuentran Joel Fry y Paul Walter Hauser como Horace y Jasper, los maravillosos, simpáticos y a veces torpes secuaces de nuestra protagonista; Kirby Howell-Baptiste como la tierna Anita, Kayvan Novak el atolondrado Roger, además de nuevos personajes interpretados por John McCrea y Mark Strong, entre otros, y créanme, es imposible no querer a cada uno de ellos, quienes en su caracterización lucen ideales, sumándose a ello el drama, las aventuras y la comedia muy bien colocada en el instante ideal.

Es imposible no maravillarnos con el diseño de producción, pero especial atención se llevan cada uno de los atuendos que viste y los peinados de la chica de cabello teñido mitad blanco y mitad negro, que en sus inicios era una niña frágil que aun sabiéndose diferente, tomaba la fuerza para no dejarse de los demás y no prestarle atención a la crítica que recibía, y que de joven, ladrona insignificante junto a sus dos secuaces aficionados, se convertirá en un ser temible; mención especial se lleva la moda que porta Thompson, sencillamente alucinante.

La película narra los orígenes varios años antes de los eventos que ocurren en el clásico “101 dálmatas” de 1961 y ese es otro de los elementos que agradecemos porque el guión está detallado a forma de que sintamos familiaridad con los personajes y entendamos varias de las situaciones que en aquella animación vimos de pequeños, llevándonos a descubrir cómo se volvió tan fría y retorcida, al igual que su obsesión por las pieles, sumando con ello su deseo de convertirse en diseñadora de moda, habiendo sido dotada de talento, innovación y ambición, aun cuando la vida parece decidida a asegurarse de que sus sueños nunca serán realidad.

Parte importante es el exquisito soundtrack que incluye clásicos de Doris Day, Queen, Blondie, The Rolling Stones, Nancy Sinatra y cerrando con la versión actual de la famosa canción en la voz de Florence + The Machine, resultando una exposición musical en todo el sentido de la palabra, viviendo así una película que nos remueve todo sentir al ver el precio que Estella está dispuesta a pagar por lograr sus ahora temibles objetivos: derrotar a una poderosa mujer con la que tiene, sin sospecharlo, una conexión muy especial cual reflejo de un pasado fracturado.

Y para cerrar con broche de oro, nos regalan una escena post créditos que nos permite saber cómo fue la llegada de dos entrañables personajes perrunos de la animación: Pongo y Perdita.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado