miércoles, octubre 5, 2022
InicioSocialesCrítica: BUENA SUERTE, LEO GRANDE

Crítica: BUENA SUERTE, LEO GRANDE

¡Qué buena película! Estamos en una habitación de un hotel, solo tenemos ante nosotros a dos personajes con vidas distintas, donde a ella la curiosidad y el deseo por satisfacer lo que por años no pudo con su ahora fallecido marido, la lleva a contratar con temor a un joven que le brindará ese servicio y que de paso cambiará la vida de ambos para siempre. Esta es una película irresistiblemente sensual, un viaje bellamente íntimo gracias al trabajo y la complicidad entre Emma Thompson y Daryl McCormack, donde nos sentiremos ruborizados no por los cuerpos desnudos, sino por la satisfacción de saber que nunca es tarde para descubrir dónde está nuestra verdadera felicidad.

“Buena Suerte, Leo Grande” sigue a Nancy Stokes, una maestra religiosa de escuela jubilada y viuda, que anhela una aventura, una conexión humana y algo de buen sexo. Si bien su esposo, Robert, le proporcionó un hogar, una familia con hijos, algo parecido a una vida perfecta, nunca le ofreció aquello que la hiciera sentir plena como mujer. Pero él se ha ido ahora y Nancy tiene un plan: encontrará aventuras con un trabajador sexual llamada “Leo Grande”, un enigmático joven que logra la confianza que ella tanto necesitaba.

En una habitación de hotel fuera de la ciudad, Nancy saluda a Leo. Se ve tan bien como en su foto, pero lo que Nancy no esperaba era además de buscar cumplir sus fantasías, obtendría respuesta a esa conversación que surge entre ambos para lograr vencer sus demonios del pasado. Leo tiene una visión de todo, la respuesta ideal para hacer sentir bien a sus clientas (por más extrañas que puedan ser), y aunque no siempre diga la verdad para mantener su verdadera identidad oculta, Nancy descubre que le agrada, y para sorpresa, a él le gusta ella también.

Durante la película tendremos el transcurso de tres encuentros, donde conoceremos a fondo a los personajes de manera pausada pero no por esto cae en lo aburrido, por el contrario, nos invita a experimentar junto a ellos sus charlas, y de paso la cinta se permite cuidar cada una de las escenas sexuales que se presentan durante la creciente confianza entre ambos, donde Nancy comienza a relajarse y esto va desarrollando de buena forma la dinámica de poder cumplir su sueño, aprender a quererse viéndose al espejo y ayudando, gracias a su don de investigación nocturna como buena maestra, a un joven con un futuro difícil que al final de cuentas también encuentra en su trabajo una luz de esperanza para saber que es alguien que también tiene la oportunidad de perdonar y ser feliz, aun cuando si madre se haya decepcionado de él por una cuestión meramente juvenil.

Esta tragicomedia británica nos invita a la reflexión, a despertar nuestro placer interior sin sentir pena alguna, a no prestarle atención a la edad, con una Emma Thompson tan sensual como nunca la habíamos visto, donde nunca es tarde para conquistar tu cuerpo, quererlo, atenderlo y seguir adelante después de un duelo, y la urgencia desesperada que un joven necesitaba de aceptación.

Ultimas noticias