fbpx
jueves, abril 22, 2021

Con el corazón bien abierto

Por: Nena de la Reguera/Colaboradora

[email protected]

¿Recuerdan el país de Nunca Jamás, ahí donde vivía Peter Pan? Metafóricamente hablando, ese país es nuestro propio mundo interno; cuando somos niños nuestra capacidad sensible es altísima, pero cuando crecemos, ese país deja de existir y poco a poco vamos perdiendo esa capacidad de percibir el ánimo, el modo de ser o las circunstancias en las que nos encontramos nosotros y las personas que nos rodean.

Estamos tan absortos en nuestras inquietudes y preocupaciones que nos tornamos insensibles y nos cerramos hasta sentirnos vacíos, solitarios o que no encajamos, perdiéndonos sin fin de cosas que ocurren con nuestros seres queridos y privándolos de un gesto solidario, de unas palabras de aliento o incluso, de un silencio cómplice.

En cambio, cuando estamos abiertos a la sensibilidad, somos honestos, valientes y podemos ayudar tanto a los demás como a nosotros mismos, pues esta nos brinda la capacidad de ver en nuestro interior, por lo que nos proporciona herramientas para comenzar a construir aquella vida que queremos llevar.

Uno de los principales problemas con la sensibilidad, es que a la gente no le gusta mostrar sus emociones por temor a ser juzgados o juzgadas, pero si aprendemos a desarrollarla, nos llevará a lugares insospechados. Esta cualidad de la que les hablo, no se limita a lo personal o familiar, pues para resolver muchas de las problemáticas que enfrenta la sociedad como  las injusticias y la desigualdad, es indispensable una dosis de sensibilidad y empatía, quizá suene a viejo remedio, pero solamente entendiendo las necesidades, deseos y problemas de la gente, lograremos avanzar todos juntos como sociedad.

Para esto último, claro que necesitamos personas sensibles, pero sobre todo, líderes con el corazón bien abierto.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado