sábado, junio 19, 2021

Clásicos infantiles: La Bella y la Bestia

La película rompió records de taquilla en 1991 y recibió varios reconocimientos

Ahora viajamos a 1991, cuando llegó “La Bella y la Bestia”, la nueva apuesta de Disney. Con ocho años de edad y mi gusto por el cine, tocó el turno de mi tía (fanática del cine también), de llevarme al ahora desaparecido Plaza Cinema que se encontraba en el centro del puerto de Veracruz, y la magia comenzó con la aparición de una joven que amaba leer libros y cuidaba a su padre; un príncipe, que por un rechazo que hace a una mendiga, recibe un hechizo y éste solamente se podría romper con amor verdadero, esto antes de caer el último pétalo de una rosa; con ellos vendrían los sirvientes de aquel castillo que fueron transformados en objetos domésticos, dando así inicio al color, los momentos musicales inolvidables como el de la cena donde suena “Nuestro huésped”, y Gastón, el vanidoso villano. Aquí aprendimos que la belleza y la fealdad van de la mano, y que en esta fábula ancestral puede existir más que una amistad, porque algo ahí cambió, en el corazón de esta historia ideal de mágico final.

* Según Mark Henn, el animador principal de la película, Bella fue diseñada para que pareciera una mujer de veintitantos años, por lo que tomaron como inspiración los cuerpos de las actrices más exitosas del momento: Jennie Garth y Alyssa Milano que también había servido como modelo para Ariel, la sirenita.

* Aunque ahora es parte de su identidad, hubo un tiempo en el que el icónico vestido amarillo de Bella fue rosa. El director de arte Brian McEntee, contó que el departamento de marketing del estudio insistía con que todo lo que Bella usara fuera en ese tono porque sus ejecutivos suponían que eran los colores favoritos de las niñas. Sin embargo, el departamento creativo ganó la batalla y así nació el dorado sello de la protagonista.

* “La bella y la bestia” fue el primer film de animación en ser nominado a un Oscar en la categoría de mejor película. Y aunque no lo ganó, fue el único film de su género en recibir ese honor hasta que “Up” de Pixar, lo empató 18 años después. Eso sí, se quedó con las estatuillas a mejor banda de sonido y canción original.

* Aunque los fanáticos de la película suelen referirse a la Bestia como el príncipe Adam, lo cierto es que en ningún momento se dice su nombre. Adam fue tomado de algunas de las continuaciones del film hechas directamente para video.

* Walt Disney intentó adaptar, sin éxito, el cuento de hadas francés en los años 30, y una vez más en los años 50. Mucho tiempo después, en 1987, los artistas del estudio volvieron a emprender el proyecto, sin embargo, Jeffrey Katzenberg, entonces presidente de la compañía, los hizo descartar todo para volver a empezar siguiendo el estilo de gran musical de “La sirenita”.

* En una primera versión de la película, la escena final del villano Gastón, implicaba su violenta muerte a causa de una jauría de lobos. Cuando finalmente se decidió no utilizar la secuencia, el estudio la “recicló” para la muerte de Scar en El rey león.

* Impresionados por el talento del actor infantil Bradley Michael Pierce, convocado para grabar una línea correspondiente a una cajita musical viviente del castillo de la bestia, los productores decidieron descartar ese personaje y crearon para él a “Chip”, el tierno hijo de la señora Potts.

* Además de las nominaciones, rompió otra barrera: Fue la primera película animada en alcanzar una taquilla superior a los 100 millones de dólares. Y en 2002 la Biblioteca del Congreso de los EU la seleccionó para sumarla a las películas que se preservan para la posteridad en el registro nacional del film de ese país.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado