Al margen del café

En lo personal creo que lo mejor que te puede pasar es el error, ya que después de él, viene siempre un reacomodo necesario. Sin errores en el trabajo, por ejemplo, jamás nos daríamos cuenta que debíamos haberlo hecho diferente. Sin errores en nuestra vida, jamás nos hubiéramos percatado de donde estábamos estancados.

La gran ventaja del error

Por: Katya Ortiz

El mundo está lleno de fallas o por lo menos así hemos decidido llamarle a los sucesos que no salen de la manera en que esperamos. Llamamos por ejemplo fallas a las placas tectónicas que a cada segundo se mueven y causan sismos. Llamamos fallas a las erupciones volcánicas. Llamamos fallas al hecho de que cada día que pase estamos más cercano a que falle el sol en su limitada vida incandescente. Nos hemos acostumbrado a ver una falla como un suceso/evento último tan trascendental que lo mejor es evitarlo cuando en la realidad, son inevitables.

En nuestra vida cotidiana llamamos errores a nuestras fallas. Vivimos a diario tratando de estar al margen del error, pues tenerlo, caer o provocarlo, causa en nuestro sentir una hecatombe tan estruendosa que provoca que incluso una vida quede marcada. Pero no solo tenemos a quienes tratan de vivir al margen del error, también tenemos a los sabelotodo cuya única intención es decirte cual fue el error, porque fue tu culpa y cómo debiste evitarlo. Ésta es la posición más cómoda e hipócrita que alguien puede adquirir; cómoda porque es muy fácil opinar qué debiste haber hecho durante la lluvia desde la comodidad de un lugar resguardado, con una taza de café en la mano. Inclusive un consejo de alguien así sería peor aún tomarlo en cuenta que cualquier decisión que hayas tomado. Hipócrita, porque al parecer estas personas tienen una calidad moral tan alta, una experiencia tan grande que su palabra tallo la base de todos los libros de auto superación.

No quiero decir con esto que debas ser alguien que no pueda ser aconsejado, solo quiero decir que debes encontrar a esa persona que te ayude y que no siempre, por más que nos duela, está en la familia. Hay personas muy capacitadas, psicólogos o inclusive personas que respetes mucho que te podrían ayudar a dimensionar la realidad de un error.

En lo personal creo que lo mejor que te puede pasar es el error, ya que después de él, viene siempre un reacomodo necesario. Sin errores en el trabajo, por ejemplo, jamás nos daríamos cuenta que debíamos haberlo hecho diferente. Sin errores en nuestra vida, jamás nos hubiéramos percatado de donde estábamos estancados.

La preocupación no debe estar en si vamos a ser felices, exitosos o no, nuestra preocupación debe estar enfocada en identificar nuestras equivocaciones. Los cimientos sobre los cuales se funda una persona, después de una situación complicada, son mucho más fuertes que los de una persona que no pasó nunca. Yo he aprendido a disfrutar y aprender de mis errores, con conciencia e introspección puedo decir que son parte fundamental de mi vida.

Facebook: Katya Ortiz

Instagram: soykatyaortiz

Twitter: imkatyaortiz