Opinión

Las relaciones públicas

Por |

Las relaciones públicas

Fue mi amiga Anel Viveros quien me sugirió escribir sobre este tema que en lo personal me apasiona, así que trataré de transmitirles mi gusto y las bondades que veo en esto.

La palabra relación se refiere, entre varias definiciones, a una conexión o a la correspondencia que hay entre una cosa y otra de manera simultánea. Por su lado, la palabra ‘pública’ hace sentido a que es algo sabido, visto o conocido por todos. De tal suerte que la conjunción de ambas palabras podría derivar en ‘conexiones o vínculos sabidos por todos’ es decir, que no hay nada que esconder.

Las relaciones siempre son complicadas pues implican un ingrediente difícil de mantener que es la fidelidad. Sí, ya no en cualquier lugar –ni con cualquier persona– nos sentimos confiados de que el trato que damos es igual al que recibiremos. Viaja por el ambiente [en todo momento] la sensación de traición, desconfianza o al menos reservas.

Pero volvamos al punto original que es el saber para qué nos sirven las relaciones públicas.

De entre varias opciones puedo asegurar que sirven de mucho: para hacer amistades, negocios, obras sociales, el bien o el mal, dependiendo de cuál sea el objetivo de esa asociación.

Ha llegado a ser tan especializada la manufactura de relaciones públicas que hay miles de despachos de asesores que coadyuvan a crear vínculos entre diversos entes para hacer algo. Busca en Google y compruébalo.

Si tú quieres lograr un acercamiento, cita, trato, negocio, favor o cualquier otra cosa que se te ocurra con alguien a quien no conoces de manera directa y personal, puedes acudir a una tercera persona que te vincule con tu contraparte y sirva de ‘puente’. Tal vez esa persona haga la conexión por amistad o probablemente por negocio, por un interés específico. Incluso hay quienes cobran por hacer citas.

A lo que me refiero es que el poder de las relaciones públicas es muy amplio. Conocer a la gente correcta te puede elevar a un nivel en el que actualmente no te encuentras. Puedes ir de viaje, vivir experiencias novedosas y rozarte con miembros de la sociedad que actualmente están fuera de tu alcance. Piénsalo detenidamente.

No tener relación con las personas de tu entorno te aísla, te debilita, te deprime y te empobrece. No vas a eventos, nadie te convoca a reuniones, no tienes información y te sientes desconectado de todo. A ese grado.

Mi reflexión para ti en este día es esta: teje lazos por todos lados, no te pelees con nadie, muestra tu educación en todo momento y procura aprenderte de memoria quién es quién, para que cuando tengas una necesidad en específico sepas a qué persona acudir y tengas la capacidad de resolver la situación a la que te enfrentas. En resumidas cuentas, haz política en todo momento.

¿Qué tal, coincides conmigo?

Facebook: CarlosRobles
Twitter: @carlosroblesmx

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.