Opinión

Ely Núñez y Valdés, El ángel de la poesía

Por |

Mujer preparada, sus estudios académicos lo demuestran, egresada, con licenciaturas, maestrías, cursos, talleres en México y el extranjero.
Foto: Agencias

Ely es una de las imprescindibles poetas veracruzanas con más de cincuenta años de carrera artística, iniciando desde que era una niña.
Mujer preparada, sus estudios académicos lo demuestran, egresada, con licenciaturas, maestrías, cursos, talleres en México y el extranjero.
Su trayectoria lírica inicia con Poemas breves primer poemario que se instaló en el aire para viajar por los confines de la tierra y deleitarnos formando… Los sonidos del viento que es el nombre de su segundo libro, unos sonidos que son melodía para los sentidos, el amor, la añoranza y los recuerdos que se hacen presentes a lo largo de su lectura, deleitándonos con su poesía al grado que provoca… La sonrisa del Ángel que es nombre de su tercer poemario, un Ángel que la reconoce como una de los suyos y le otorga un título nobiliario que se quedará en su vida para siempre Ángel de la poesía como es conocida y reconocida la gran poeta.
A través de su recorrido por la vida llevando su lírica y la de otros afamados por todos los confines nuestro país y de muchos otros países como una digna representante de los poetas mexicanos, y para mostrarlo les diré que cuenta con más de mil recitales en su haber, con escenarios llenos. Mi amigo poeta que es el título de su cuarto libro, posteriormente vino una entrega m Algo parecido al amor.
Pero no solo al amor, a la vida, la naturaleza, la belleza y la verdad son tocados por la poeta, una parte importante de ella se encuentra en su cariño y amor a la niñez, valora su inocencia, la pureza de su ser, la franca sonrisa, recordando también su infancia, una poesía tan hermosa que todos los niños deberían conocer.
El primer poemario dedicado a los niños que tiene el nombre de El Ángel azul, hermoso título, al que le siguió Castillos de cristal.
Ahora lo hace nuevamente en esta entrega donde expone otra de sus virtudes, el compartir sus conocimientos, muchos lo guardarían como un sagrado tesoro, ella no, su pasión por las artes la lleva a divulgar parte de sus secretos, nos escribe los mejores consejos; nos brinda El arte de declamar, poseedora de un excelso dominio del escenario, esos conocimientos adquiridos y madurados con el tiempo, ahora los deja al alcance de nuestras manos.
Estoy convencido que el declamador es un educador que ofrece los grandes valores, que tanto se necesitan en estos tiempos, con la propuesta de este ensayo literario, nos pone sobre la mesa una cátedra para tomarla y llenarse de ella, de la riqueza de su contenido para los amantes a la poesía. Ely abre el corazón y con sabiduría comparte con un acertado método.
Un compendio muy completo y concreto ahí los lectores encontrarán reflexiones sobre la poesía, la declamación, sus orígenes, su arte como –vaya que lo es- basta con verla en un escenario para darse cuenta. Nos explica la importancia de la poesía como pilar fundamental del arte literario, y los conocimientos ofrecidos con los elementos más valiosos de la declamación se encuentran en estas páginas: la mímica, la dicción, las cualidades expresión corporal, oral, otros muchos secretos que nos regala en esta entrega, dignos de tener en casa, leerlos y releerlos para mejorar cada uno de nosotros. Para los que inician en el arte de la poesía será de un gran valor y para los que nos gusta escuchar y leerla entenderemos la importancia de todas las partes que forman este quehacer poético.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.