Síguenos en:

Opinión

¿Y si alguien quiere revertir lo irreversible?

Quizás una de las características más consagradas y aceptadas de la democracia representativa consiste en la posibilidad siempre existente de la alternancia.

Publicado

en

Alejandra Zerecero

Quizás una de las características más consagradas y aceptadas de la democracia representativa consiste en la posibilidad siempre existente de la alternancia. No necesariamente de su consumación, desde luego: en Suecia y en la India, por ejemplo, un solo partido ejerció el poder durante decenios, pero nunca desapareció la posibilidad de que lo perdiera, como en efecto ocurrió. El corolario de la alternancia —lo contrario de un proceso revolucionario— reside por fuerza en la posibilidad de revertir las decisiones, las medidas, el programa de un gobierno, cuando los votantes eligen a otro. La opción de revertir por otro gobierno lo que un gobierno realizó con anterioridad constituye la esencia de la alternancia y de la democracia representativa.

A unos les pueden gustar las políticas públicas de Lula y del Partido de los Trabajadores en Brasil, o de Obama y los Demócratas en Estados Unidos. Sus gobiernos pueden intentar afianzarlas lo más posible dentro de la ley. Pero si los votantes eligen a un Bolsonaro o a un Trump, quienes claramente anunciaron que cancelarían las realizaciones de sus predecesores, ni modo: van para atrás. Lo único que no va para atrás es la revolución, o el socialismo del siglo veintiuno, o todo el poder a los soviets.

López Obrador anunció el domingo que necesita un año más para lograr que la llamada Cuarta Transformación se vuelva irreversible; para que nunca más México regrese al neoliberalismo, al racismo, a la corrupción, al elitismo, etc.  El problema es qué pasa si electores mexicanos —el pueblo sabio— se equivocan —se vuelve un pueblo tonto— y votan por adentrarse de nuevo en ese infierno que comenzó en 1982. En muchos países muchos pueblos se han equivocado, muchas veces. Tal vez no se dieron cuenta de inmediato, pero el dilema con celebrar elecciones es que un demagogo —Hitler, Trump, Chávez, Bolsonaro— puede venderle a distintos pueblos en distintos países, una gran cantidad de cuentas de vidrio. Y entonces, ¿qué hacemos?

Intentar imprimirle un sello irreversible a las llamadas transformaciones de AMLO delata un pensamiento a la vez revolucionario y autoritario. Revolucionario porque pretende hacer definitivo lo que debe ser pasajero: un programa contra la pobreza que puede o no funcionar; un sistema de salud o de educación funcional para un nivel de desarrollo, no para otro; un esquema electoral de transición; una reforma del Estado deseable para unos, detestable para otros. Autoritario porque se trata de evitar que se modifique lo hecho; ya se decidió una vez, y no hay motivo para cambiar de opinión.

Decía Javier Tello en La hora de opinar que la irreversibilidad no implica autoritarismo alguno, porque en seis años AMLO busca transformar al mexicano de tal suerte que ya no querrá volver hacia atrás. Es decir, el dilema es inexistente: no es necesaria la posibilidad de revertir la 4T porque los mexicanos también se transformarán al grado que esa opción resultará redundante. El mexicano nuevo no deseará regresar al neoliberalismo, y por lo tanto no requerirá de la oportunidad de hacerlo. Confieso que en mi antigua regla de cálculo no alcanzo a determinar cuantos años se necesitan para cambiar a un pueblo, o para crear un mexicano nuevo. Creo que más de un sexenio.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Buenos Días

En la opinión de Buenos Días!

Después de la masacre de la familia LeBarón, que volvió a poner ante la conciencia pública la dimensión del horror y la tragedia del país, ya solo hay tiempo para encararla con una política de Estado.

Publicado

en

LO DIJO J. SICILIA, EN SU DISCURSO ANTIER EN EL ZÓCALO DE C. DE MÉXICO
“Tú nos pides más tiempo para buscar la seguridad, pero no hablas de verdad ni de justicia. Después de la masacre de la familia LeBarón, que volvió a poner ante la conciencia pública la dimensión del horror y la tragedia del país, ya solo hay tiempo para encararla con una política de Estado que, dada la tragedia del país, ya solo hay tiempo para encararla con una política de Estado que, dadas las redes de complicidad enquistadas en el Estado, se base en mecanismos extraordinarios de verdad y justicia, una verdad que debe tejer, en función de esos mecanismos, al as instituciones creadas para enfrentarla; una verdad que debe pasar también por el respeto a las autonomías indígenas, a los migrantes y el fortalecimiento de los municipios”.
Concluyó su discurso en el zócalo expresando: “Ya es tiempo, presidente, de poner un verdadero alto a tanto dolor, a tanta muerte, a tanta humillación, a tanta mentira; tiempo de unir las fracturas ensangrentadas de la patria y de hacer con todo la verdad, la justicia y la paz que tanto necesitamos. Es tiempo de poner el vino nuevo en odres nuevas. Tú decides, presidente, hacia qué lado de la historia quieres caminar”.

¿EN QUE PAÍS VIVÍA AMLO?
AMLO respondió ayer lunes que respetaba a los integrantes de la Marcha por la Paz, pero no en los que no habían dicho nada en el pasado ¿¿¿¿???? Un integrante de la familia LeBarón, Adrián, que encabezaba la marcha (Javier Sicilia era el otro que dirigente), apenas en noviembre le acribillaron a una hija y a cuatro nietos. Y a Sicilia, que le mataron a su hijo en Morelos en marzo del 2011, no ha dejado de realizar marchas de protesta por la paz, tanto con Calderón, como con Peña Nieto y a ambos les dijo que no combatían la violencia en el país. a Calderón le dijo incluso que no servía su estrategia contra el narco, incluso, en abril del 2011 pidió se pactara con los criminales para que ya no hubiese más muertes en el país, pues en los EUA, por un lado reciben la droga y por el otro metían armas ilegalmente al país. En una de esas juntas, en que estaba presente Genaro García Luna ¡Hasta dijo en plena junta que debía de renunciar el Secretario de Seguridad Pública! Salvo que quiten el video de Internet, hoy lunes que estoy escribiendo este espacio, ahí aparece Sicilia, respetuoso, pero eso sí ¡Aguerrido! Ayer por la tarde Adrián LeBarón aclaró que en el pasado ya se había reunido dos veces con AMLO 2 y que prefería ya no hacerlo más. Por lo tanto ¿Quién miente?

¡CONSTE! YO NO SOY FIFÍ, APENAS LLEGO A “FIRULAIS”.
Según recuerdo, una de las muchas promesas de campaña de AMLO, fue la de acabar con la violencia que padecemos en el país ¡Y es la hora en que los mexicanos de quinta no vemos claro! Y como decía los de la Marcha por la Paz: “¡Vivimos con miedo!”. Incluso, hace como diez días Jorge Ramos, el periodista México-americano, cuestionó a AMLO en una mañanera sobre que podía decir de que el 2019 había sido el año más violento en México, a lo que el aludido, desde el atril dijo: “Eso calienta”. Y de ahí divagó y divagó, pero jamás respondió objetivamente al periodista a pesar de que éste le insistía en la pregunta; si mal no recuerdo el periodista le dijo que solo se concretaba a culpar a las pasadas administraciones.

EN INJUSTO CRESCENDO EL NÚMERO DE FIFÍS Y CONSERVADORES
Por lo tanto, la inseguridad seguirá y tal vez, ahora los afectados de una u otra forma por la violencia, así como Calderón incriminó o llamó a los muertos “daños colaterales”, Peña Nieto únicamente se hizo guaje, ahora tal vez se les llame “Fifís” o “conservadores” a quienes se atrevan a clamar justicia y apoyo para esclarecer la muerte o la desaparición de sus familiares. Por lo pronto, ahí está la ley de extinción de dominio ¡Toda una espada de Damocles!

¡“CHIDA” LA CUARTA TRANSFORMACIÓN!
O sea, ahí la llevamos entonces con otro sexenio que se perfila a ser “pior” que los anteriores, en el cual solo se ha legislado para incriminar y castigar al pueblo de México, para llegado el momento necesario ¡Aplicarles tales leyes injustas a las víctimas o a quienes se atrevan a criticar al poseedor de la verdad!

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

continuar leyendo

Ahora y Aquí

KINTSUGI O LA CREATIVIDAD CONVERTIDA EN LUJO

Sellar las cicatrices con oro es de buen gusto

Publicado

en

El reciclaje creativo se abre paso como una fórmula magistral de convertida en filosofía de vida, que sostiene que un objeto puede ser más bello después de romperse y sellar sus cicatrices con oro, le añade valor. La idea es que las cosas que se rompen se pueden arreglar, o reutilizar, para darle un uso diferente, funcional o artístico. Le llama suprarreciclaje o upcycling y es una alternativa contra las tendencias modernas al hiperconsumo y la obsolescencia programada, que apoya el consumo responsable, el reciclaje y la necesidad de reducir al máximo la generación de residuos.

No es nada nuevo, pues hace cinco siglos los japoneses acuñaron un término: kintsugi, literalmente “parche de oro”, y es una apreciada técnica artesanal que consiste en recomponer los pedazos rotos de un objeto de cerámica y cubrir las “costuras” con polvo de oro o plata. El objeto se enriquece, y como una pieza kintsugi puede ser más valioso y apreciado que antes de romperse. Las cicatrices de la pieza, lejos de esconderse, disimularse u ocultarse, se exhiben realzadas y transforman su esencia estética resaltando el valor de la imperfección: la historia deja huella en un objeto, y esa huella lo enriquece, lo convierte en único.

La escritora francesa Céline Santini en su libro, “Kintsugi. El arte de la resiliencia”, dice que es una proyección de esta filosofía oriental a la vida personal, que la belleza de las heridas, de las grietas, son una metáfora del valor de la huella que deja el paso del tiempo, como esencia de la vida misma. El kintsugi tiene mucho de superación frente a una adversidad, de necesidad de reutilizar, de no consumir y tirar. También del gusto por los trabajos caseros de bricolaje o artesanía del DIY (do it youself), que permite dar un toque personal a las cosas y brindarles una nueva vida, o simplemente repararlas y seguir utilizándolas, en vez de sustituirlas.

Y ya que de arte y de recuerdos se trata, no hace mucho en nuestro país se acostumbraban las colchas de retazos, las macetas hechas de pedazos de cerámica de tazas y jarras rotas, o patios enteros cubiertos con mosaicos de diferentes colores.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

continuar leyendo

Opinión

Perdimos la privacidad

Los seres humanos siempre nos deleitamos con las historias de los otros, quizá por que de alguna forma nos vemos reflejados en ellas, eso es parte del éxito de las redes sociales.

Publicado

en

Los seres humanos siempre nos deleitamos con las historias de los otros, quizá por que de alguna forma nos vemos reflejados en ellas, eso es parte del éxito de las redes sociales, también lo hacen las grandes empresas de Internet de forma indiscriminada afectando nuestra privacidad sin damos cuenta, para ellos somos mercancía, hacen estudios de mercado, experimentos sociales en empresas, inducen y manipulan nuestra información y gustos, la venden, la utilizan para fines que no conocemos.

La autora del libro “La era del capitalismo de vigilancia” Shoshana Zubof, nos pone en claro muchas cosas que para la mayoría pasan desapercibidas, como la regulación del contenido que se encuentra en Internet, las grandes compañías al igual que los usuarios se oponen con firmeza a que se den estas regulaciones con el argumento de que limitarían la capacidad de información libre que circula hoy de forma casi inmediata a lo largo y ancho del planeta, pero al abrigo de esa posición con más de veinte años de este gran invento que se masificó de forma impresionante, las grandes compañías se volvieron poderosas con una capacidad ilimitada para conocernos completamente, somos rehenes de ellos por gusto y afición, el Internet se convirtió en el espacio sin gobierno más grande del mundo, basta mencionar que un registro a una aplicación se convierte en miles de datos nuestros que engrosan sus archivos y a partir de ahí nos volvemos vulnerables, presas de la vigilancia, pasamos del caos de datos iniciales que fue tomando forma y ahora no son de los gobiernos, se apoderaron de ellos haciéndolos de su propiedad el capital privado.

Pero los servicios gratuitos que se ofrecen para la búsqueda de información inmediata como Google o Facebook, que se volvieron nuestro asistente personal en el bolsillo, y nuestra forma para comunicarnos, parecería que lo buscamos para resolver cualquier pregunta, duda o poner una fotografía de lo que desayunamos hoy, en realidad los consorcios nos buscan, intentan guiarnos por los caminos que le interesan, sabiendo de nuestros gustos y aficiones a partir de lo que frecuentamos, esta información la vende a los grandes anunciantes y de ahí se desatan una serie de incómodos anuncios de los que ahora está plagada toda o la mayoría de las páginas que visitamos, los periódicos, revistas y otros sitios concurridos también reciben un beneficio económico por permitir que inunden sus páginas con basura, el único vulnerable de la cadena es el usuario final.

Facebook conoce toda la información de los usuarios que tiene guardada y clasificada, pudiéndola vender sin restricción alguna, el número telefónico, la dirección, los gustos, la familia, el reconocimiento facial. La compañía Delta Air Lines quien puso a prueba su uso en Atlanta con los pasajeros frecuentes, a partir del argumento de hacer más eficiente el abordaje, es un ejemplo de vulnerabilidad, ahora saben todo de sus usuarios frecuentes.

El Financial Times hizo público que Microsoft realizó lo que llamaron “un entrenamiento” y tomaron 10 millones de imágenes de la cara tomadas de Internet, sin el consentimiento de los usuarios con el argumento de que servirían para una investigación académica, sea para estos fines u otros es una muestra de que nuestra información la usan como quieren.

Somos tan vulnerables y necesitados de las redes que pagaríamos para que no nos excluyeran de ellas, aún sabiendo que hacen mal uso de nuestros datos personales. ¿Usted qué opina?
[email protected]

Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores (REVECO)

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

continuar leyendo

Tendencias