Síguenos en:

Opinión

¿Y si alguien quiere revertir lo irreversible?

Quizás una de las características más consagradas y aceptadas de la democracia representativa consiste en la posibilidad siempre existente de la alternancia.

Publicado

en

Alejandra Zerecero

Quizás una de las características más consagradas y aceptadas de la democracia representativa consiste en la posibilidad siempre existente de la alternancia. No necesariamente de su consumación, desde luego: en Suecia y en la India, por ejemplo, un solo partido ejerció el poder durante decenios, pero nunca desapareció la posibilidad de que lo perdiera, como en efecto ocurrió. El corolario de la alternancia —lo contrario de un proceso revolucionario— reside por fuerza en la posibilidad de revertir las decisiones, las medidas, el programa de un gobierno, cuando los votantes eligen a otro. La opción de revertir por otro gobierno lo que un gobierno realizó con anterioridad constituye la esencia de la alternancia y de la democracia representativa.

A unos les pueden gustar las políticas públicas de Lula y del Partido de los Trabajadores en Brasil, o de Obama y los Demócratas en Estados Unidos. Sus gobiernos pueden intentar afianzarlas lo más posible dentro de la ley. Pero si los votantes eligen a un Bolsonaro o a un Trump, quienes claramente anunciaron que cancelarían las realizaciones de sus predecesores, ni modo: van para atrás. Lo único que no va para atrás es la revolución, o el socialismo del siglo veintiuno, o todo el poder a los soviets.

López Obrador anunció el domingo que necesita un año más para lograr que la llamada Cuarta Transformación se vuelva irreversible; para que nunca más México regrese al neoliberalismo, al racismo, a la corrupción, al elitismo, etc.  El problema es qué pasa si electores mexicanos —el pueblo sabio— se equivocan —se vuelve un pueblo tonto— y votan por adentrarse de nuevo en ese infierno que comenzó en 1982. En muchos países muchos pueblos se han equivocado, muchas veces. Tal vez no se dieron cuenta de inmediato, pero el dilema con celebrar elecciones es que un demagogo —Hitler, Trump, Chávez, Bolsonaro— puede venderle a distintos pueblos en distintos países, una gran cantidad de cuentas de vidrio. Y entonces, ¿qué hacemos?

Intentar imprimirle un sello irreversible a las llamadas transformaciones de AMLO delata un pensamiento a la vez revolucionario y autoritario. Revolucionario porque pretende hacer definitivo lo que debe ser pasajero: un programa contra la pobreza que puede o no funcionar; un sistema de salud o de educación funcional para un nivel de desarrollo, no para otro; un esquema electoral de transición; una reforma del Estado deseable para unos, detestable para otros. Autoritario porque se trata de evitar que se modifique lo hecho; ya se decidió una vez, y no hay motivo para cambiar de opinión.

Decía Javier Tello en La hora de opinar que la irreversibilidad no implica autoritarismo alguno, porque en seis años AMLO busca transformar al mexicano de tal suerte que ya no querrá volver hacia atrás. Es decir, el dilema es inexistente: no es necesaria la posibilidad de revertir la 4T porque los mexicanos también se transformarán al grado que esa opción resultará redundante. El mexicano nuevo no deseará regresar al neoliberalismo, y por lo tanto no requerirá de la oportunidad de hacerlo. Confieso que en mi antigua regla de cálculo no alcanzo a determinar cuantos años se necesitan para cambiar a un pueblo, o para crear un mexicano nuevo. Creo que más de un sexenio.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Opinión

La Costumbre del Poder: Santiago Nieto

Los símbolos son mágicos, por defectuosos o perfectos que sean; el hombre debe de actuar de acuerdo con los hechos, y no con sus deseos”: Aristóteles a Alejandro de Macedonia.

Publicado

en

El comentario de Ricardo Garibay acerca de los funcionarios públicos que embarnecen durante el encargo que desempeñan, fue siempre el mismo: ya comen con manteca.

Era su manera de referirse al origen de los que llegan, y dejar caer la sospecha de corrupción. Puede decirse que Santiago Nieto, desde su paso por el Consejo de la Judicatura Federal, a la sombra de Mariano Azuela Güitrón y Jaime Manuel Marroquín Zaleta, ha embarnecido. Lo conocí muy delgado, esmirriado, con los puños de la camisa luidos y los zapatos mal boleados.

Hoy opera a la sombra del presidente constitucional de México, y sí, es posible que después de su defenestración de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales haya incrementado su peso, su orgullo y su soberbia. Tan es así que se necesitó que Alejandro Gertz Manero, Fiscal de la República, le parara los tacos, para que AMLO respondiera por él, ofreciera poner atención y dejara en claro que opera estrictamente bajo sus órdenes. Es su mastín, pues. Como Arturo “El Negro” Durazo lo fue de José López Portillo.

El caso Odebrecht hizo agua en la Fepade, porque el fiscal abrió la boca, y hoy sucede lo mismo. Desde la Unidad de Investigación Financiera, se habla alegremente de inicio de investigaciones, de las que están en curso y de las solicitudes de apoyo a instituciones bancarias y a agencias de seguridad extranjeras, pero de los éxitos esperados imposible decir esta boca es mía.

Hace públicos decomisos, congelación de cuentas, órdenes de aprehensión, solicitud a Interpol para que emita fichas rojas, abre carpetas de investigación, amedrenta, pero nada concreta. Para asegurarse de que infunde temor también amenaza a las familias de los investigados, y lo mismo ha de ampararse Lozoya Austin, que su hermana, su madre.

¿Alguien sabe de alguna sentencia a un pez gordo? La noticia de éxito habla de inhabilitación para trabajar en el gobierno. Vaya castigo.

Todo indica que el señor Nieto y el Presidente de la República conocen el poder del miedo, y en él sustentan un modelo intimidatorio, para los opositores y los que merezcan castigo, pero olvidan las palabras que se consignan en la historia de la relación entre Aristóteles y Alejandro de Macedonia: “… los servicios del transgresor siempre deben compararse con sus delitos, y sólo si éstos son mayores que los primeros, debe castigársele.

“Sabía que todos los símbolos son mágicos, por defectuosos o perfectos que sean, y que el hombre debe de actuar de acuerdo con los hechos, y no con sus deseos”.

Gertz Manero ya avisó. Parece estar a favor del Estado de Derecho, aunque después de la presentación de la supuesta reforma judicial, quién lo sabe. Pero la imagen que me he formado de su personalidad y carácter es correcta, la próxima vez no avisará, presentará su renuncia, pues a su edad y con su trayectoria, hace mucho dejó de jugar a policías y ladrones.

www.gregorioortega.blog                                          @OrtegaGregorio

continuar leyendo

Buenos Días

En la opinión de Buenos Días!

Vino a mi mente tal decir de aquel inolvidable personaje de mi adolescencia y temprana juventud al ver las reacciones que hay respecto a los dislates que incuestionablemente se avienta cada vez más duro el señor Presidente AMLO.

Publicado

en

EL ACABOSE DE AQUEL “EMPEZOSE”
El anterior título viene de un chiste de Quino, puesto en boca de Mafalda, cuando al ir pasando por un parque la precoz niña, escucha la expresión de unos viejitos sentados en la banca del parque al ver pasar a un joven vestido con los atuendos de la estrafalaria época de los 70´s del siglo pasado: “¡Esto es el acabose!”. Y Mafalda, ni tarda ni perezosa le dice al par de ancianos: “Ese es el acabose de su “empezose”.

SERÍA UN TERRIBLE RETROCESO
Vino a mi mente tal decir de aquel inolvidable personaje de mi adolescencia y temprana juventud al ver las reacciones que hay respecto a los dislates que incuestionablemente se avienta cada vez más duro el señor Presidente AMLO. Claro de que no es ya admisible a estas alturas del tiempo y del partido echarle la culpa de los fracasos del actual sexenio a lo sucedido en el pasado, pues es tiempo ya de haber alguna reacción con respecto a todo el daño que se ocasionó al país. Pero no, ahí la llevamos con un gobierno de ocurrencias y dislates. Reiterando que estoy en todo mi derecho a decirlo, no solo porque soy un ciudadano mexicanos, sino además porque voté por AMLO.

NO SE VEÍA NADA EN EL GUANTE
Porque en principio, no había de donde echar mano: ¿Anaya? No era garantía alguna, después de los fracasos garrafales de Fox y Calderón, tanto en el combate a las tepocatas y víboras negras; como incuestionablemente esa contra el “guerra” narco, la cual nunca existió pero sí se afectó arteramente al pueblo de México.
¿Meade? ¡Más de lo mismo! Las mismas torpezas y boberías de Peña Nieto.
¿El Bronco? Miren toda la basura que está saliendo de su “administración”; a ese no lo soportan los neoleoneses ni al cabrito, salvo, la familia ¡EL nepotismo al grado sumo!
De no haber renunciado a la contienda electoral la esposa de Calderón, la señora Margarita Zavala ¿Cómo estaríamos si ella hubiese ganado? ¡Sin palabras!

¡CLARO QUE SE ESTÁ PASATREANDO (decir tabasqueño)!
Por eso, antes de que sea aprobado todo es cúmulo de reformas llamado “Reforma al sistema de justicia”, que más parece la re institución de la Santa Inquisición, aprovecho para echarme mis gorgoritos, pues más tarde, por no escribir que AMLO es lo mejor que le pudo pasar a México vaya yo a parar con mis huesos al bote ¡Sin juicio y porque así lo dispuso el Huey Tlatoani! Porque dentro de la “Reforma”, esta revivir en el código penal federal a la calumnia como delito.

Nada más comenzando por esto último, se puede uno dar cuenta de a como viene la “intención”. O sea, al ciudadano más corriente que común, el bote, tan solo por la mera sospecha de que “Alguien dijo que tú dijiste” o “porque al parecer no pagaste bien tus impuestos”. Entonces sí, no importa que se atasquen las cárceles con “Juan Pueblo” o que se empleen los estadios como penales, como se hiciera en las dictaduras argentinas y chilena en el siglo XX. Para estos contrarios al régimen si habrá “fresco bote”, para todos los demás, abrazos y no balazos, o se les acusará con sus papás o abuelitos.

LA CORRUPCIÓN MÁS VIGENTE QUE NUNCA
Para muestra al combate a la corrupción, queda Rosario Robles, de ahí en fuera ¡Todos los demás mega saqueadores: exonerados! Pues la corrupción, no obstante ya se terminó por mero decreto o decir de AMLO, sigue rampante y sin freno. Por lo que vale aplicar en este hecho aquella frase de Don Juan Tenorio: “Los muertos que vos matáis, gozan de cabal salud”.

SOMOS EL PUEBLO DE LOS SíSIFOS SEXENALES
Regresando al “acabose”, habría sido un avance muy alentador si a estas alturas del tiempo ya se hubiese comenzado a erigir en realidad alguna de las promesas de campaña. Pero, no, se ha preferido optar por el confort, en lugar de cumplir con el deber histórico que todos dicen cumplirán, pero que desde Echeverría no dan una.
En fin, esperemos que el temor que los dirigentes tienen a la historia, haga recapacitar a quienes deban hacerlo, porque México ya no está para experimentos y caprichos. La misma URSS, de cuyo régimen al parecer se están sacando ideas “contemporáneas” para gobernar México, tiene 38 años de haber desaparecido. Y cayó precisamente por la corrupción y la obsolescencia manifiesta.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

continuar leyendo

Opinión

Verse bien y sentirse mejor (Segunda parte)

Como ya lo mencionamos en la primera parte de este tema, ahora conozcamos como ayudan estos alimentos “quemagrasa”.

Publicado

en

Como ya lo mencionamos en la primera parte de este tema, ahora conozcamos como ayudan estos alimentos “quemagrasa”.
Frutas. Deben incluirse siempre pues proporcionan fibra, vitaminas y ayudan a la buena digestión, principalmente las que contengan vitamina C: fresas, naranjas, manzanas, limones, duraznos, kiwi, etcétera.

Vegetales verdes. Excelente fuente hierro y antioxidantes, con alto efecto térmico, sus nutrientes ayudan a que el intestino absorba menos grasa: brócoli, col, lechuga, acelga, espinaca, espárragos.
Productos lácteos descremados o bajos en grasa. Por su alto contenido de calcio que ayuda a romper las células grasas: yogurt, leche, quesos.
Frutas con alto contenido de potasio. Regulan los niveles de sodio evitando problemas de inflamación ocasionado por la retención de líquidos y así se eliminará el agua sobrante junto con la grasa y las toxinas: melón, plátano.

Nueces y almendras. Debido a su alto contenido de omega 3 ayudan a reducir los niveles de cortisol que se genera con el estrés, por su índice glicémico permiten controlar la cantidad de azúcar en la sangre, favorecen el metabolismo, son ricas en proteína, calcio y fibra.
Arándanos, moras, frambuesas y frutillas. Con alta cantidad de agua y fibra y pocas calorías, contiene flavonoides que ayudan a regular los niveles de sodio, y antocianinas que inhiben la asimilación de grasa y azúcar.

Avena. Aporta fibra y nutrientes, mantiene activo el metabolismo haciendo que la grasa se desprenda, activando mecanismos destructores de lípidos.
Salmón. Alto aportador de omega 3, con proteínas formadoras de colesterol bueno (HDL), activando el metabolismo que favorece la quema de grasa abdominal; sus ácidos grasos detienen la formación de más grasa en el organismo.
Aceite de oliva. Rico en grasas no saturadas, favorece la absorción de nutrientes, disminuye los niveles de colesterol; es importante consumirlo crudo para que no pierda sus propiedades.
Té verde. Estimula el metabolismo, regula los niveles de glucosa, reduce la presión arterial, con polifenoles responsables de controlar las hormonas que causan el estrés, inhibe la conversión de grasas a azúcares, estimula el intestino facilitando la absorción de los nutrientes.

Todos estos alimentos darán el resultado esperado sólo si se incluyen en un plan de alimentación balanceada completado con ejercicio físico, y una visita al médico para que mediante un chequeo diseñe uno adecuado a las condiciones de cada organismo.
Existen rutinas específicas para ayudar a reducir la grasa en el abdomen, que además ayudan a deshacerse de los molestos “rollitos” que se forman en la espalda y en los costados. Enlistamos sólo cuatro pero efectivos ejercicios para lograrlo:

• Sentadillas: son los más efectivos, haciéndolos con peso o sin él son ideales para quemar velozmente la grasa al moverse gran parte de los músculos simultáneamente.
• Flexiones espartanas: conocidas como “lagartijas”, aquí se trabajan los pectorales y principalmente la zona abdominal.
• Jumping jacks: (saltos de tijera) es una rutina de entrenamiento cardiovascular para trabajar a la vez una gran cantidad de músculos, es utilizada en sesiones de aerobics y zumba. Es importante hacer estiramientos antes de empezar para evitar lesiones.
• Burpee: son rutinas pesadas pero efectivas donde se combinan, flexiones, sentadillas y saltos en una secuencia rápida, aquì se usan prácticamente todos los músculos del cuerpo, estos ejercicios son un gran quemador de calorías.
Ahora ya tenemos toda la información necesaria para vernos bien y sentirnos mejor.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

continuar leyendo

Tendencias