fbpx
Síguenos en:

Opinión

Vasconcelos

El legado de Vasconcelos ha servido para la formación de miles de docentes, enhorabuena por la educación.

Publicado

en

Vasconcelos

Leticia Perlasca Núñez

Fue un 30 de junio de 1959 cuando muere José Vasconcelos, quien fue escritor, político, intelectual, educador, y el primer Secretario de Educación Pública de México.

Fue el gran impulsor de la educación y aportó a la Universidad Nacional su escudo y el lema “Por mi raza hablará el espíritu”.

En 1921 fue nombrado por el presidente Obregón Secretario de Educación y durante tres años, hasta su enfrentamiento con él y su posterior exilio a Estados Unidos, llevó a cabo una verdadera cruzada nacional en favor de la educación popular.

Una de sus tantas aportaciones, sin duda, fue la publicación en 1925 de La Raza Cósmica, uno de sus libros más influyentes, en el que expone algunas de sus reflexiones sobre el indigenismo.

José María Albino Vasconcelos Calderón, impulsó la educación indígena, la rural, la técnica y la urbana; creó redes de bibliotecas, misiones culturales, escuelas normales y Casas de Pueblo que convirtió en centros educativos básicos.

Importante resaltar que la pintura mural mexicana obtuvo importancia universal gracias a que José Vasconcelos apoyó la obra de los primeros muralistas, entre los que destacan Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, entre otros; ofreciéndoles los muros de los edificios de la nación para que plasmarán sus obras.

Concluyo con un extraordinario párrafo del libro La raza cósmica “El blanco ha puesto al mundo en situación de que todos los tipos y todas las culturas puedan fundirse. La civilización conquistada por los blancos, organizada por nuestra época, ha puesto las bases materiales y morales para la unión de todos los hombres en una quinta raza universal, fruto de las anteriores y superación de todo lo pasado” José Vasconcelos.

El legado de Vasconcelos ha servido para la formación de miles de docentes, enhorabuena por la educación.

@PerlascaLety

FB Leticia Perlasca

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.