domingo, septiembre 19, 2021

UZBEKISTÁN PAÍS DEL AÑO, THE ECONOMIST

The Economist, es un semanario con sede en Londres (Reino Unido), que se publica desde septiembre de 1843, que sigue una línea editorial liberal apoyando el libre comercio, la globalización, la inmigración, y el liberalismo cultural, y que se define como un producto del liberalismo de Adam Smith y David Hume. Su público objetivo es de clase alta y es reconocido por el rigor y la excelencia de sus artículos, que no suelen ir firmados, pues su consejo editorial se hace responsable colectivamente de la información publicada.

Con esas credenciales, las opiniones de The Economist son de tomar en cuenta, de allí que los uzbekos deben estar orgullosos de que escogió como “País del año 2019” a Uzbekistán por sus avances hacia la democracia, alabando el trabajo del Presidente Mirziyobeb que llegó al poder en 2016, tras 26 años de mandato de Islam Karimov.

Por coincidencia, el Financial Times, periódico también británico, fundado en 1888, publicó en estos días, un artículo sobre los famosos melones de invierno de ese país, que se cosechan en otoño y se guardan para su venta en invierno, cuando están en plenitud de dulzura. Por un euro la unidad, pueden adquirirse en los puestos en la carretera entre Samarkanda y Tashkent, pero muchos son enviados, por la ruta de la seda hasta China. Y es que Uzbekistán está en medio de la ruta de la seda. Fundado como parte de la república soviética a mediados de los años veinte del siglo pasado con la fusión de varios emiratos como los de Samarcanda, Jiba y Bujara, que fueron sometidos por los imperialistas rusos a finales del XIX, obtuvo la independencia en 1991 con la disolución de la URSS.

Hoy es el país más poblado de la región, con treinta millones de habitantes y suficientes recursos naturales como minería y gas que le permiten sustituir los ingresos de la decadente venta del algodón, cuyo cultivo secó el mar de Aral. Su capital Tashkent es una típica ciudad ruso-soviética en la que habitan más rusos de lo que dicen las estadísticas (5% en todo el país). Pero Lufhansa, Turkish, Aeroflot y Alitatalia descubrieron antes que The Economist y del Financial Times a los uzbecos, cuando decidieron establecer vuelos regulares.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado