fbpx
jueves, abril 22, 2021

Terapia nutricional en pacientes post Covid-19

Por: MNA Donají Delgado

La terapia nutricional en pacientes post covid-19 es vital para su recuperación; ya que la ingesta alimentaria (lo que comemos) puede verse alterada según los síntomas que se presenten.

Un paciente infectado sin síntomas podría no presentar cambios en los patrones de alimentación; enfermos estables con síntomas, pueden presentar poco apetito; en enfermos críticos, los patrones de alimentación se ven afectados disminuyendo significativamente el apetito y en el paciente recuperado post episodio crítico, se observan patrones de poca ingesta alimentaria sobre todo por la presencia de disnea (ahogo o dificultad para respirar).

Resulta fundamental la terapia nutricional en pacientes post covid-19 ya que se debe mantener la masa musculoesquelética y evitar alteraciones metabólicas.

Algunos de los objetivos que se persiguen son mejorar el estado de funcionalidad, mantener o mejorar el estado nutricional, así como la masa libre de grasa/masa muscular, monitorear el bienestar, apoyar la disminución/mejora de los síntomas y apoyar en la mejora o mantenimiento de la calidad de vida.

Se debe fomentar la reconstrucción muscular

Para fomentar la reconstrucción muscular es importante llevar a cabo un aporte adecuado de calorías y alimentos ricos en proteínas. Se recomienda el consumo de 25 a 35 gramos de proteína en cada una de las tres comidas principales, los cuales se traducen en carne de res 120 – 165 g, pollo 140 – 203 g, requesón 12 cucharadas, queso panela 120 – 165 g, y de igual forma se recomienda el consumo de 10 a 20 gramos de proteína en cada colación que se realice en el día, sugiriendo un consumo de dos a tres por día.

Te puede interesar:

México supera las 200 mil muertes por Covid-19

Brasil registra 100 mil nuevos contagios por covid-19 en 24 horas

Se recomienda el consumo de carnes de 3 a 4 veces a la semana tomando en cuenta: 1 vez por semana carne roja -ternera, cordero o cerdo-; pescado de 2 a 3 veces a la semana; huevos 3 a 4 veces a la semana y quesos en el marco de una alimentación saludable, dando preferencia a aquellos con menos grasa como panela o cotagge. Elegir preferentemente carnes de aves como pollo, pavo, etc.

Son recomendaciones para pacientes sin antecedentes patológicos

Cabe destacar que estas recomendaciones generales se sugieren en pacientes sin ningún antecedente patológico, en caso de presentar alguna enfermedad preexistente es importante que la persona consulte a un nutriólogo para que elabore un plan de alimentación acorde a sus necesidades.

La proteína muscular se estimula de mejor manera si el consumo de alimentos proteicos se realiza a lo largo del día, es decir, distribuida en los diferentes tiempos de comida desayuno, comida y cena, a que si se realiza la ingesta en un solo tiempo.

La combinación de una alimentación adecuada con aporte proteico suficiente y llevar a cabo ejercicio físico mejorará la fuerza. De hecho, se sugiere consumir un “snack de recuperación” que incluya proteína para ser ingerido después de la fisioterapia/ entrenamiento diario para tener un impulso adicional en la ganancia muscular por medio de ejercicios de fortalecimiento así como cardiovascular.

La alimentación adecuada es importante

Por último, es importante mantener una alimentación adecuada durante el proceso de recuperación de los pacientes post covid-19, estas son las recomendaciones emitidas por la Academia Española de Nutrición y Dietética y el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas:

  • Mantener una buena hidratación, se debe consumir al menos 1.8 L de agua simple, evitando productos como refrescos, jugos industrializados, jugos naturales, bebidas lácteas con elevado contenido de azúcares, entre otros.
  • Consumir por lo menos 5 raciones entre frutas y verduras al día, garantizar un consumo de por lo menos 3 raciones de frutas y 2 de verduras al día. Dar preferencia a las presentaciones frescas y sin procesar y a las de temporada.
  • Elegir el consumo de productos integrales, se recomienda elegir cereales integrales procedentes de grano entero, por ejemplo, pan integral, arroz y pasta integrales. Se debe evitar así el consumo de cereales refinados que incorporan en su preparación azúcares y grasas, como pastelería y bollería.
  • Elegir productos lácteos preferentemente bajos en grasa, evitar productos lácteos con variantes saborizadas o aromatizadas por la cantidad de azúcar añadidos que tienen.
  • Elegir consumo de semillas y aceite de oliva, utilizar el aceite de oliva preferentemente en crudo para aprovechar sus propiedades. De igual forma, consumir oleaginosas como lo son las almendras, cacahuates, pistaches, nueces, entre otros, siempre que sean naturales o tostados evitando los frutos secos fritos, endulzados y salados
  • Evitar alimentos precocinados y comida rápida, debido a su elevado contenido en grasas, azúcares y/o sodio, ya que estos pueden llegar a aumentar el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad, así como patologías asociadas.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Y también en Instagram: @ElDictamen
Más noticias: AQUÍ.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado