jueves, septiembre 16, 2021

Representando la identidad mexicana desde el cacao

Por: Andrés de Jesús Palacios Sarabia

Sabemos que el cacao es nativo de México y de otras zonas de Centroamérica, ¿pero puedes pensar en alguna marca de chocolates en barra que no sea extranjera? ¿Por qué los mayores referentes del chocolate vienen de empresas foráneas?

Sello índigo es una chocolatería de experiencias que surge en 2015 en el Estado de México. Juan Carlos García es el fundador, quien durante 15 años fue apasionado de la chocolatería. Juan Carlos conoció al cacao mexicano a raíz de la inquietud de empezar a producir sus propios chocolates; por esto se dio cuenta de que el cacao mexicano es de mucha calidad y tiene una extensa carga cultural, pero esta misma relevancia no es muy conocida por la población general.

En sus inicios solo hacían chocolates que se veían bonitos y sabían bien; pero luego, Sello Índigo pasó a convertirse en una chocolatería de experiencias porque sus chocolates son únicos desde su sabor. Por ejemplo, si una semilla conserva el olor a la selva porque estuvo en contacto con moras; en el tostado buscan recuperar ese sabor a moras. Esto es posible, ya que la semilla del cacao tiene memorias de su procedencia.

También es una experiencia para los consumidores porque logran conocer al cacao mexicano a través de servicios de catas y maridajes. En estos eventos, la gente tiene la oportunidad de desmenuzar el chocolate hasta su origen cultural.

Representando la identidad mexicana desde el cacao

Existe una leyenda maya que nos cuenta que el cacao proviene de los dioses; y fue un mono el que lo robó para traerlo a nuestro mundo. Además, el color índigo es utilizado para representar al mundo maya. Estos elementos se combinaron para crear la marca Sello índigo y así contar la historia del cacao mexicano desde su identidad visual hasta el sabor de sus chocolates.

Pero Sello Índigo no solo se trata de sabores únicos, sino que también tienen una visión social. En la búsqueda de este impacto comunitario, se dieron cuenta de que comprando a los intermediaros no es la solución porque son ellos quienes se quedan con la mayor parte de los ingresos en lugar de las comunidades. Como consecuencia, las comunidades y cooperativas deben vender su cosecha a bajo costo o abandonar el campo.

Por esta razón, Sello índigo comenzó a comprar el cacao a pequeñas familias al mismo precio que en el mercado. Además, tienen como meta que estas comunidades no solamente cosechen el cacao; sino que también puedan producir el chocolate a través de su profesionalización.

Sello índigo tiene el objetivo de eliminar el estigma de que el chocolate es un producto dañino para que pueda verse como un elemento gastronómico en las dietas. Maracuyá, limón, nuez de macadamia, tamarindos, y más, son cosas que la gente no encuentra normalmente en un chocolate y son algunos de los ingredientes que caracterizan a la marca.

“Existen buenos cacaos en el mundo, pero queremos impulsar al mexicano”.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Y también en Instagram: @ElDictamen
Más noticias: AQUÍ

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado