lunes, diciembre 5, 2022
InicioOpiniónReglas de lectura del Zóhar

Reglas de lectura del Zóhar

Durante la lectura: 

El Zóhar es como una puerta a la verdadera realidad, que ahora está oculta para nuestros sentidos. Pero para lograr usar eficazmente la fuerza de revelación que se encuentra en su interior, debemos relacionarnos de forma correcta al estar dándole lectura.

Regla No.1:   No busquen comprensión mental                                                                                                          

El Libro del Zóhar no es un estudio intelectual, no se requiere ningún conocimiento previo. Busquemos un cambio interno y entrenarnos para descubrir y sentir la realidad espiritual 

Regla No. 2:   Interpreten correctamente las palabras                                                                                     

El Libro del Zóhar contiene muchos términos y descripciones que no hablan de este mundo, sino únicamente sobre lo que ocurre en nuestro interior.                                          Vean el texto como un puente que conduce hacia nuestros deseos y atributos más profundos.

Regla No. 3:   Busquen la Luz                                                                                                                                           

A diferencia de nuestro mundo, en el mundo espiritual sólo opera la intención de amar y dar.    Se nos ha dado un medio especial y su función en unir los mundos opuestos. Debemos desear que la fuerza que está en Él, obre sobre nosotros, durante la lectura.

Regla No. 4:  Todo depende del deseo                                                                                                                     

Todo el sistema requerido para el avance ya fue preparado de antemano para nosotros. Lo único que debemos dar de nuestra parte, es nuestro deseo de crecer.

Regla No. 5:   La unión es la llave                                                                                                                           

El Libro del Zóhar fue escrito por un grupo de diez cabalistas, los cuales constituyeron un “Kli” (vasija) completa, un deseo unificado para revelar la Fuerza Superior de la realidad-El Creador. El Zóhar nació desde el amor, por eso su reaparición en nuestros tiempos, solo será posible a través del amor. 

Continúa texto Zóhar

  1. Debido a todas aquellas naciones del mundo que se convirtieron, la Hei pequeña de Abraham cayó en el quinto milenio, lo cual es Hei (5 en Guematría). El quinto milenio es desolado y seco como está escrito: “Y el río estará seco y desolado”. “Desolado” significa la destrucción del primer Templo y “Seco” significa la destrucción del segundo Templo. 

La Maljut que está mitigada con Midat ha Rajamim, Biná, se llama “Hei pequeña”. Su raíz es Maljut de AK, las diez Sefirot desde el Tabur de AK hacia abajo. Estas diez Sefirot se expandían a través del punto de este mundo y entonces, para mitigarse en Midat ha Rajamim, Maljut de Maljut, el punto de este mundo que termina ascendió al lugar de Biná de Maljut y allí concluyó el Partzuf Maljut de AK, dejando en ella solo dos Sefirot KJ y la mitad de Biná. Un Parsá (división) se expandió debajo de ellas y este Parsá concluyó a Atzilut. Por lo tanto, debido a la mitigación de Maljut de AK en Biná, sus diez Sefirot disminuyeron en dos y medio Sefirot, y ella se volvió una Hei pequeña. Es debido a esto que en todo sitio en que ella se encuentra, Maljut que está mitigada con Biná, se llama “Hei pequeña”. Es la pequeña Hei de Abraham, la Hei que el Creador añadió al nombre, Abram. 

Esta es toda la diferencia entre las almas de Israel y las naciones del mundo. Las almas de Israel provienen de la pequeña Hei ya que las almas de Israel extienden desde ese lugar del cual está escrito: “Bendita sea la gloria del Señor desde Su lugar”. Pero las naciones del mundo extienden desde Maljut de Midat ha Din, que no fue mitigada en Midat ha Rajamim. 

Es debido a esto que se dijo que, en virtud de aquellos que se convirtieron de entre las naciones del mundo, la Hei de Abraham cae, ya que los prosélitos, que tienen su origen en Maljut de Midat ha Din, hacen caer a Maljut desde el lugar de Biná, la pequeña Hei de Abraham, ya que ellos evocan Midat ha Din en ella, y por esta razón los templos fueron destruidos. Es como aprendemos, “Los prosélitos son tan pesados para Israel como la psoriasis”. 

  1. Moisés quiso admitirlos bajo las alas de la Divinidad, y pensó que ellos también extendían desde la Maljut que fue mitigada con Midat ha Rajamim, la pequeña Hei, y les extendió los Mojin de la pequeña Hei de Abraham. Debido a esto, los prosélitos le provocaron un descenso, como está escrito: “Ve, desciende, porque tu pueblo…  se ha corrompido”. Ellos fueron la causa de que Israel pecara con el becerro, por lo cual el Creador le dijo a Moisés, “Ve, desciende”. Debido a que no recibieron los Mojin de la pequeña Hei por el temor a la Yud del nombre HaVaYáH, y por el amor a Hei del nombre, Moisés descendió de su grado que es Vav de HaVaYáH. 

Moisés es el esposo de la reina, Vav de HaVaYáH. Él elevó la Hei de HaVaYáH, que es la pequeña Hei, al lugar de Biná, la primera Hei de HaVaYáH y la Vav ascendió al lugar de Jojmá, Yud de HaVaYáH. Entonces él extendió Mojin de Yud, el temor, y Mojin de Hei, el amor, a la última Hei de HaVaYáH, que establece y viste la primera Hei de HaVaYáH. Pero como los prosélitos tienen su origen en Maljut de Midat ha Din que no está mitigada en Biná, y no podían recibir los Mojin de la última Hei, ya que estaba en el lugar de la Yud-Hei de HaVaYáH, con temor y con amor, ella fue extendida abajo, apareció en ella Midat ha Din y todas las luces se apartaron de ella. 

Esto es así porque Maljut es apta para recibir las luces solo si ella viste el lugar de Biná, la primera Hei de HaVaYáH. Y las palabras, “Ve desciende”, fueron dichas a Moisés, quien es Vav, por la primera Hei, Biná. Durante el pecado, cuando ellos quisieron extender las luces hacia abajo, las letras Yud-Hei de HaVaYáH en seguida se fueron, para detener la abundancia de la última Hei. Entonces Biná, la primera Hei, hizo descender sus tres letras ELEH y permaneció en VAK sin un Rosh. Esto necesariamente provocó que Moisés, que es Vav de HaVaYáH, Tiferet, también se disminuyera en VAK sin un Rosh, haciendo bajar sus letras ELEH, ya que luego de que el superior se disminuye, todos los inferiores tienes que disminuirse con él. 

  1. La letra Vav de HaVaYáH descendió con Moisés para resguardarle, para que no se perdiera entre ellos, pues con respecto a la reencarnación, Moisés en el futuro se mezclaría con la multitud mezclada, cuyas almas son del lado de esos de quienes está escrito: “Porque los cielos se borrarán como humo”.  Estas son esas personas por las que Noé no pidió misericordia. Está escrito acerca de ellos, “Fueron borrados de la tierra”, ya que estuvieron entre aquellos de quienes está escrito: “Borrarás el recuerdo de Amalek”. Moisés no se cuidó de ellos e hizo caer la pequeña Hei entre ellos. Es debido a esto que no entró en la tierra de Israel hasta que retornó la Hei a su lugar, y es por esto que Moisés descendió de su grado, y la Vav de HaVataH descendió con él.   

Por este motivo la Hei cayó y la Vav la levantará, la Vav de Moisés, ya que el grado de Moisés es Vav de HaVaYáH y a través del pecado del becerro, las letras ELEH de Biná descendieron. Debido a ellos, las letras ELEH de Vav de HaVaYáH también descendieron a la última Hei y las letras ELEH de la última Hei descendieron a las Klipot. Por lo tanto, Moisés fue sentenciado a no entrar en la tierra hasta que la última Hei retorne a su lugar a Yud-Hei, como estaba antes del pecado del becerro. Es por esta razón que la Vav de HaVaYáH y Moisés descendieron de su grado, para que la Vav levantara a la Hei de la caída. Ya que las letras ELEH de Vav de HaVaYáH, ZA, descendieron y cayeron a la última Hei en el momento de la corrección, ZA, la Vav retornará sus letras ELEH a su grado y la última Hei que está atada a ellas retornará al grado de Vav. 

Asimismo, Biná, la primera Hei, retornará sus letras ELEH – que cayeron al lugar de la Vav – a su grado.  Entonces las letras Vav-Hei atadas a ellas ascenderán junto con ellas a Biná, a la primera Hei. Por lo tanto, Vav-Hei retornarán a Yud-Hei, como antes del pecado. Resulta que de no ser por el descenso de las letras ELEH de Vav al lugar de la última Hei, la Vav no podría elevar la última Hei. Debido al descenso de la Vav, la Vav puede más adelante elevar a la última Hei y hacerla volver a su lugar, a la primera Hei, al hacer volver las letras ELEH a su lugar. 

https://chat.whatsapp.com/H8Qsxh8sNeZ58plJv4ztQt
https://www.comunidadzohar.com/

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Y también en Instagram: @ElDictamen
Más noticias: AQUÍ

Ultimas noticias