domingo, septiembre 19, 2021

¿Qué se entiende por corrupción?

Por: Barbara Galindo Ramos

Se entiende que es la práctica inconsistente en la utilización de funciones y medios para obtener un provecho normalmente económico, sin perjuicio de que pueda ser de otra índole o característica; o cómo cualquier actividad a través del cual se altera y trastoca la forma y objeto de una cosa, de un procedimiento o de una relación, a cambio de una promesa u obtención de beneficios.

Las causas se pueden dividir en dos tipos:  

I. Sociales (relacionadas con cuestiones culturales y sociológicas) como:  

– Falta de condena social: los individuos son permisivos hacia los actos de corrupción, justificando su mala actuación y fomentando mayores niveles de corrupción. 

– Falta de liderazgo: los ciudadanos y los servidores públicos perciben que las autoridades se conducen honestamente sin enfrentar las consecuencias. 

– Libertad de expresión restringida: la falta de libre expresión o prensa es una de las causas principales al evitar que los ciudadanos se formen un criterio y ejerzan presión en el actuar gubernamental. 

– Escasa participación ciudadana: la falta de una ciudadanía fuerte y organizada que sea consiente de los problemas públicos, así como la imposibilidad de acceder a mecanismos de denuncia sin temor a represalias es un obstáculo al combate a la corrupción. 

II. Institucionales (Provenientes del diseño de las instancias gubernamentales, así como de los distintos incentivos y sanciones ligados al actuar de los funcionarios) como:  

– Marco legal: existencia de un sistema legal y judicial ineficiente, de tal manera que quienes incurren en actos de corrupción ponderan las ganancias que obtendrían contra las pérdidas en caso de ser descubiertos. Al contar con sistemas legales ineficientes, no habría eficiencia en la detección, persecución y sanción de los hechos de corrupción. 

– Baja calidad de regulación: cuando las regulaciones de actuación (emisión de licencias, permisos, autorizaciones, entre otros), son omisas, imprecisas o complejas, pueden actualizarse supuestos de corrupción al permitir el soborno para gestión rápida de trámites y “eficientar” los procedimientos administrativos. 

– Inexistencia de supervisión y reglas claras: los funcionarios que no cuenten con reglas explícitas y claras de actuación y que no estén sujetos a supervisión, tendrán mayor discrecionalidad en sus decisiones. 

– Ausencia de criterios meritocráticos: la corrupción prevalece cuando no se aplican criterios basados en el mérito profesional y la integridad para evaluar a aquellos que integrarán la función pública. 

– Ausencia de incentivos por desempeño: los bajos salarios y la falta de incentivos o beneficios ligados al desempeño pueden mermar la actuación de los servidores públicos con posibilidad de buscar ingresos o bienes adicionales a través de la corrupción. 

– Instancias anticorrupción débiles: la corrupción será fértil en gobiernos donde no existan instancias anticorrupción dedicadas a la investigación y sanción de hechos delictivos o de faltas administrativas que no sean imparciales e independientes en sus decisiones y funciones. 

– Opacidad: la falta de transparencia por parte de las instituciones públicas estará ligada a mayor corrupción. Igualmente, si la información transparentada no se presenta en formatos adecuados para rendición de cuentas. 

Barbara Galindo presenta su opinión sobre ¿Qué se entiende por corrupción?

Los efectos se clasifican en:  

I. Efectos políticos: 

– Afectan la credibilidad de los gobiernos en turno 

– Genera desprestigio de la clase política 

– Fomenta en la ciudadanía actitud de desconfianza y escepticismo frente a la clase política 

– La ciudadanía pierde el respeto y temor a violentar la ley 

II. Efectos económicos: 

– Desalienta la inversión en la economía 

– Aumenta la desigual distribución del ingreso, pues solo beneficia a quienes 

participan en la corrupción 

– Reduce tasas de crecimiento 

– Distorsiona la composición del gasto público 

III. Efectos sociales: 

– Trae desinformación deliberada y falta de transparencia en asuntos públicos 

– Apatía y abandono del ciudadano de su papel fiscalizador 

– Fomento de la visión y prácticas paternalistas y clientelares del Estado 

– Pérdida del respeto a la legalidad contaminando los ámbitos más privados 

de la vida de la población 

– Incentiva el clientelismo e interfiere en la toma de decisiones  

Te puede interesar:

Urge cerrar el paso a la corrupción en México: José Medina Mora

Abogados exigen alto a corrupción en el PJE

El Instituto Mexicano para la Competitividad destacó que nuestro país obtuvo 29 puntos en el Índice de Percepción de la Corrupción en el año 2017 de Transparencia Internacional, donde 100 implica una calificación perfecta y 0 la máxima percepción de corrupción. En dicho índice México se situó en el lugar 135 de 180 países evaluados.  

Se necesita reestructurar las políticas públicas para combatir de manera eficaz y eficiente uno de los mayores problemas en el país: la corrupción.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen. 

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Y también en Instagram: @ElDictamen
Más noticias AQUÍ.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado