fbpx
Síguenos en:

Opinión

PRESIDENTE BENITO JUAREZ GARCIA

Cuál es la visión de Benito Juárez que debemos tener los mexicanos de hoy?.

Publicado

en

21 de marzo 2020.

214 años de su nacimiento.

Abogado Rodolfo Reus Medina

Cuál es la visión de Benito Juárez que debemos tener los mexicanos de hoy? La respuesta en sencilla: la del primer gobernante verdaderamente modernizador de México. A más de dos siglos de su nacimiento, debemos despojarlo de mitos y fantasías, de elogios desmesurados como los que le rinde el actual presidente de México, y de vituperios satanizadores. Su figura no puede ser ya objeto de acaloradas discusiones ideológicas, ni tampoco fuente del pensamiento y de la acción política.

Debemos verlo en su justa dimensión: como hombre del pasado que tuvo en sus manos la oportunidad de conducir la historia patria; no lo hizo ni bien ni mal, simplemente lo hizo un poco mejor. Debemos alejarlo de las tentaciones de juzgarlo con los criterios de las ambiciones partidistas del partido que sean. Benito Juárez merece más que eso, pues fue el presidente que modernizo a México.

En cambio no podemos considerar su obra como la definición exacta del rumbo de México, el mismo lo rechazaría, liberal por convicción, el propio Juárez habría considerado que su actuación pública y las políticas que lo guiaron servirían sólo como el escalón en la senda del progreso, y nunca como el estado definitivo al que aspiraba en aquel tiempo quién ejercía el poder ejecutivo federal de México. Insistir en el legado de Juárez como la última expresión de la voluntad nacional, y como el proyecto único que garantiza la mexicanidad genuina, es tan absurdo como creer que él construyó la experiencia acumulada del pasado colonial en aras de intereses inconfesables producto de las conspiraciones antirreligiosas y masónicas.

Benito Juárez fue un gran presidente; sin duda, el presidente que México requería en aquel tiempo, nada más, pero tampoco nada menos, debemos verlo así, sin odio, rencores e idolatría, ni tampoco como fuente perpetua e inagotable de inspiración, su tiempo ya pasó, se perdió en el vendamal de una historia que ha transitado por más de siglo y medio. Juárez ya es biografía, examinarla y extraer de ella experiencias y lecciones que nos permitan entender el presente y prepararnos para el mañana es el mejor homenaje que podemos rendirle a su memoria este 2020. Su presencia en nuestra historia fue importante y así debe reconocérsele.

Como presidente, tuvo sombras también, ya que con su autorización, Melchor Ocampo firmó, a nombre del gobierno mexicano, los acuerdos suscritos con Robert Mac Lane. Ambos representantes acordaron que México concedería a perpetuidad el derecho de paso y administración sobre tres vías que irían, la primera de Matamoros a Mazatlán, la segunda de Nogales a Guaymas, y la tercera por el Istmo de Tehuantepec, de Puerto México (hoy Coatzacoalcos) a Salina Cruz. Además, en esas vías Estados Unidos de América podría establecer vigilancia (militares estadounidenses), cobrar impuestos de tránsito y desplazar por ellas efectos comerciales, personas y tropas, sin necesidad de obtener permiso del gobierno de México. Un acuerdo más, quizás el más importante para Juárez, fue por el que México y Estados Unidos de América se comprometieron a prestarse ayuda recíproca en caso de que una de las dos naciones fuera amenazada por el desorden y la inseguridad (hoy 2020 sería fabuloso ese acuerdo extra por la brutal inseguridad que vive México). Al buen entendedor, pocas palabras, reza el refrán popular. Estos acuerdos significaban para Estados Unidos de América que con el tratado Mac Lane Ocampo, habían conseguido un protectorado sobre México.

Haciendo a un lado cualquier escrúpulo de conciencia o patriotismo, Ocampo firmo el tratado y Juárez lo ratificó. Sin embargo los legisladores estadounidenses decidieron rechazarlo al considerar que eran un intento de los propietarios de esclavos del sur por conseguir más territorios para la expansión de la esclavitud, ahora si DIOS SALVE A AMÉRICA, y se salvó MÉXICO.

México y el estado de Veracruz no deben olvidar nunca que entre lo más importante de la obra de Juárez como gobernante está la culminación en 1868 del ferrocarril que unía a la ciudad de México con el puerto de Veracruz, es decir que si Juárez fuera presidente hoy, habría como modernizador consumado que era, culminado el nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de México en Texcoco, para este caso necesario, un aeropuerto de primer mundo, no se siguió el ejemplo del brillante presidente Benito Juárez.

Hoy día las Universidades Benito Juárez que pretende crear el Gobierno de la República en todo México son una deformación a la obra de Juárez, ya él fue un auténtico liberal, no un indigenista, no un defensor de los desprotegidos, mucho menos un enemigo de la globalidad, ni un promotor del estado benefactor. Lo digo claramente: Juárez no fue de izquierda, fue un liberal, y de derecha. ¿Por qué algunos usurpan su nombre y su prestigio?

Twitter: @RodolfoReus

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Anuncio

También te puede gustar