viernes, enero 21, 2022
InicioOpiniónMuchas realidades, muchas navidades

Muchas realidades, muchas navidades

Amira Ibrahim Ruano presenta su opinión en la columna “Muchas realidades, muchas navidades” 

Llevo ya un par de semanas o meses escuchando sobre los problemas graves en México pero quisiera centrarme en esta frase “los casos perdidos” que en esta época escuchamos tanto en México no existen casos perdidos existen problemas graves que no se han atendido pero jamás etiquetemos a seres humanos con este término por eso por sí mismo ya es la consecuencia de lo mal que estamos , esta época del año  se vuelve todavía más notoria, lo mismo qué pasa con la desigualdad, la cual se puede apreciar visitando distintos hogares, podemos observar en redes sociales pero apreciarlo con nuestros propios ojos nos crea una imagen más vívida de la situación, familias que se gastan en decoración  lo que muchos no generan en un año laboral . 

Si quieres conocer mejor a tu país este es el mes indicado, para muchos la navidad es su temporada favorita del año, para muchos y cuando digo muchos son decenas de millones, pero así como puede ser una de las mejores temporadas para algunos, también es la peor temporada del año para muchos más, donde muchas familias ven a sus hijos sufrir por no recibir lo que esperaban y preguntarse ¿por qué? Si ellos también fueron buenos niños, si también se portaron bien siendo el tema que más resalta es el materialismo que envuelve la navidad y el precio que muchos pagan por eso, el precio emocional que contrae por qué se nos olvida que esos números, esas estadísticas, “esos casos perdidos” de la economía mexicana son personas.   

No estoy diciendo que todos salgan a repartir comida y juguetes en esta temporada, solo digo que yo decidí hacerlo, que mis diciembres serían para repartir comidas en hospitales y otros lugares, y hasta que no empecé a llevarlo a cabo no pude darme cuenta que existen lugares donde no existe la navidad, donde jamás han tenido nada ni cercano a lo que es una cena de navidad.  

Y si nos acercamos a los hospitales, el tiempo está congelado, puede ser navidad o septiembre y da lo mismo, por eso debemos valorar nuestra navidad por el simple hecho de que en tu  casa existe , porque en los países con desigualdad tan marcada como México son los meses que nos sirven como referencia para saber qué tan mal estamos,  y seré sincera, espero no volver a vivir la navidad y fin de año del 2020 , por qué hasta entregar comida representaba un riesgo de contagio y aun así tuve a mis amigas y amigos que bajo pandemia vieron cómo ingeniárselas y que todo llegara a donde tenía que llegar.  

Tengo la esperanza puesta en algunos empresarios que el año pasado me facilitaron todo para poder llegar a los hospitales, pero este párrafo lo quiero dedicar a uno en especial, en los siguientes artículos ya hablaré a profundidad de estos personajes que no andan gritando lo que hacen simplemente lo hacen, Andres Chacon Hernández es uno de ellos, yo no escribo de personas que no conozca a profundidad y él es la prueba de que el sector privado tiene o debe participar más.  

“La gente normal” o el sector privado hace mucha falta en el público, en el tengo puesta la esperanza ya que, siendo un empresario con éxito a nivel nacional, se sigue preocupando por su Estado, y por La mixtequilla de donde es originario y como el puedo mencionar a muchos que el año pasado marcaron una diferencia abismal, pero ciertamente como Andrés muy pocos.  

La historia completa de la fundación que creamos de manera más formal en pandemia mis amigas y yo saldrá en un reportaje, pero Díana Capetillo , Yolanda Arano , Daphne Arrechea, Alejandra  Cano , ninguna de ellas ocupa o sustentó un cargo público ni cercano a eso , son cien por ciento sector privado,  les estoy hablando de personas que no pasaron su navidad de manera común, si no repartiendo comidas,  la lista de todas las personas que nos ayudaron es muy larga, personas que incluso escribían notitas de ánimo en sus comidas , les  comparto todo esto para los que piensen que este país es un caso perdido, NO es caso perdido pero la trampa de las redes sociales es pensar que dar nuestra opinión hace que todo cambie son tus acciones y tus opiniones en la misma dirección lo que si sirve son las personas que empujen la realidad actual al borde del cambio  pero repito con acciones y opiniones y no tenemos que opinar todos igual ni siquiera nos tenemos que caer todos bien , pero si mostráramos más respeto y empatía por el otro estaríamos en un punto muy distinto y creo que todos lo sabemos  , pero el país ya está tan dividido que ya ese es el mayor problema ya a nadie le interesan “las otras navidades” y las otras realidades. 

Por: Amira Ibrahim Ruano

Síguenos en Twitter @ElDictamen.

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Y también en Instagram: @ElDictamen

Más noticias AQUÍ.

Ultimas noticias

Contenido relacionado