martes, octubre 19, 2021
InicioOpiniónLos retos de la educación ambiental: interés y sensibilidad ante el cambio...

Los retos de la educación ambiental: interés y sensibilidad ante el cambio climático

Por: Alejandra Contreras Casso López

Tener voluntad y alejarnos de la indiferencia significan un gran paso para conseguir un medio ambiente mejor, en ese contexto, de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la educación ambiental es definida como el proceso de reconocer valores y clarificar conceptos en el orden de desarrollar actitudes necesarias para comprender y apreciar las interrelaciones entre el hombre, su cultura y su entorno biofísico.

El día de ayer, 26 de enero, se conmemoró el Día Mundial de la Educación Ambiental cuyo origen data en el Seminario Internacional sobre dicha temática celebrado en Yugoslavia, 1975.

Participaron más de 79 naciones que plasmaron sus objetivos básicos en la Carta de Belgrado para contemplar la educación como uno de los elementos fundamentales a fin de enfrentar seriamente la crisis ambiental del mundo, cabe señala que estas acciones fueron antecedidas por la Declaración de Estocolmo sobre Medio Ambiente Humano realizado por la ONU.

Esta declaración se considera como el documento fundacional de la educación ambiental; por lo que tomando en cuenta los puntos antes señalados, es necesario no actuar en la indiferencia y tomar el tema como una cooperación social.

Para la Asociación Civil Somos + Decididos esta tarea constituye el compromiso y dedicación de cada uno de sus integrantes, convencidos que, si bien es cierto, es un tema aún pendiente, es prioritario no caer en la insensibilidad y, sobre todo, tomarlo como esa necesidad de generar rutas de acción que permitan plantear soluciones con un enfoque de equidad y respeto.

Como organización comprendimos que era necesario acercar los problemas ambientales en proyectos educativos para lograr empoderar y activar a la población y además de visualizar en éstos, las políticas públicas para combatirlos y, por ende, generar escenarios esperanzadores donde todos podemos contribuir desde nuestra trinchera.

Te puede interesar:

Historias de conservación: Serpientes

Elías Ibarra: La naturaleza no nos necesita

A lo largo de los casi 11 años de la organización, se han realizado, en escuelas de diferentes niveles educativos, actividades que tienen relación con la concientización ambiental y la cultura forestal porque una sociedad informada, puede fomentar hábitos y actitudes responsables con su entorno que permitan desarrollar estilos de vida más sostenibles con el ambiente.

Por lo que, durante estos procesos de toma de conciencia, tanto los niños y jóvenes estudiantes, maestros, padres de familia y autoridades desarrollan formas de aprendizaje social innovadoras; las cuales están centradas en la reflexión de la experiencia que éstos han adquirido en sus contextos de vida (culturales, económicos, sociales).

El mayor reto es contribuir a la construcción de una sociedad informada y comprometida que actúe como agentes de cambio socioambientales, tarea que tenemos todos los sectores; desde el educativo, el gubernamental, la sociedad civil organizada, la iniciativa privada e inclusive la cooperación internacional desde una visión socialmente responsable.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen. 

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Y también en Instagram: @ElDictamen
Más noticias AQUÍ.

Ultimas noticias

Contenido relacionado