martes, junio 15, 2021

Llevando la sostenibilidad al alcance de todos

Por: Andrés de Jesús Palacios Sarabia

¿Te has preguntado por qué en la actualidad las empresas de la industria cárnica están optando por nuevas líneas de negocio en la que ahora ofrecen productos veganos, es decir, sin carne? Podríamos pensar que este tipo de cambios solo se dan en grandes empresas multinacionales, pero la realidad es que los pequeños negocios también tienen esta posibilidad.

Javier Triana Valdivia siempre se cuestionó el porqué de las cosas, y para obtener una respuesta, se encaminó en el estudio de la Biología. Pero no solo se conformó con aprender sobre estas inquietudes, sino también enseñarlas y aportar su conocimiento como docente; labor que le ha permitido exponer su trabajo en el campo ambiental.

A raíz de su experiencia en la administración pública, Javier empieza a conocer más a detalle las evaluaciones de impacto ambiental. De algo importante que se dio cuenta es de que había una gran oportunidad para enlazar las prácticas ambientales con el desarrollo de proyectos. Así fue como comenzó su trayectoria en la gestión ambiental.

Te puede interesar:

UV: de Sábato a las hélices

Construyendo emprendedores sustentables

Después de varios años en la administración pública se embarcó en el ámbito privado, por lo que ya no debía atender trámites; sino hacerlos para obtener autorizaciones y desarrollar proyectos.

Recopilando todos los elementos y conocimientos suficientes durante 16 años, crea el Buró Ambiental de México en 2015, firma que busca atender temas de regulación ambiental; pero incorporando las mejores prácticas del entorno global en micro y pequeños proyectos.

“Las prácticas ambientales en grandes inversiones tienen menos dificultad por que cuentan con los recursos para operar sus proyectos y generar impacto”, nos comenta Javier, “pero en el Buró me doy a la tarea de llevar las prácticas de grandes corporativos a los pequeños proyectos”. Por este motivo es capaz de implementar prácticas internacionales y de gran escala hacia un esquema de menor tamaño; sin comprometer la rentabilidad de los pequeños negocios y emprendimientos.

La contribución del Buró Ambiental de México se vuelve más importante porque si se logran llevar este tipo de acciones a pequeña escala, pero a muchos proyectos, se puede lograr un impacto positivo del tamaño de las grandes empresas.

Iniciativa: Hablemos de Sostenibilidad Ambiental

La pasión de Javier por compartir sus conocimientos se trasladó a su emprendimiento como parte de su compromiso con la responsabilidad social; lo que originó la iniciativa Hablemos de Sostenibilidad Ambiental (HSA). Dentro del apartado de la regulación ambiental es necesario hablar de trámites, estudios, leyes, normas y reglamentos, por lo que se puede volver muy técnico y tedioso; pero necesario para consolidar proyectos. Lo que se busca a través de HSA es abordar esta parte técnica con un lenguaje más claro y cercano para que pueda ser de interés para más personas.

Como primer objetivo, la iniciativa se había planteado establecer un diálogo de 2 a 3 temas con universidades locales en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río; pero después comenzaron a recibir invitaciones fuera del estado solicitando pláticas sobre regulación ambiental de proyectos, cambio climático en las ciudades, banca sostenible y financiamiento verde.

Hablemos de Sostenibilidad Ambiental inició en 2018, pero a raíz de la pandemia tomó fuerza debido al incremento considerable de eventos en línea a causa del distanciamiento social. Desde su creación han logrado llegar a entre 2000 y 3000 personas en más de 16 universidades y otras organizaciones.

Para Javier, el verdadero reto es dejar de ver a la sostenibilidad como una meta; sino mejorar nuestros procesos en función de la tecnología, el gobierno y la cultura para convertirla en el estándar. La sostenibilidad no es estática, pues la sostenibilidad de la que se hablaba hace 30 años no es la misma de la que se habla hoy; por lo que puede ser que en unos años el punto central ya no sea el medioambiente, sino el componente social. Por ejemplo, antes no se pensaba que la basura podría ser un negocio como lo es hoy gracias a la economía circular.

La dimensión de la sostenibilidad debe observar que el componente cultural, tecnológico y económico cambia, y cada vez lo hará más rápido. Por este motivo las empresas necesitan estar a la vanguardia para no limitarse con cumplir las disposiciones de la ley; sino evolucionar y anticipar las nuevas exigencias del mercado.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Y también en Instagram: @ElDictamen
Más noticias: AQUÍ.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado