fbpx
Síguenos en:

Opinión

Gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta Educación “apartheid” para los poblanos

Lo que separa a una persona de otra es el partido que consigue sacar de lo que tiene a su disposición, no de lo que obtiene sin esfuerzo, de ahí el fracaso absoluto de becar con dinero en efectivo y no en educación de calidad a los jóvenes mexicanos.

Publicado

en

Gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta Educación “apartheid” para los poblanos

Abogado Rodolfo Reus

Twitter: @RodolfoReus

 

Le educación es el gran motor del desarrollo personal y sólo a través de ella la hija de un campesino puede convertirse en médico, el hijo de mesero puede ser un gran contador público, la hija de un minero puede llegar a ser directora de la mina, o el de un granjero puede llegar a ser un banquero o abogado. Lo que separa a una persona de otra es el partido que consigue sacar de lo que tiene a su disposición, no de lo que obtiene sin esfuerzo, de ahí el fracaso absoluto de becar con dinero en efectivo y no en educación de calidad a los jóvenes mexicanos. Cito a Nelson Mandela: “Loa africanos debían agradecer su limitado acceso a la educación fundamentalmente a las iglesias y misiones extranjeras de potencias que creaban y patrocinaban escuelas de calidad no al estado afrikáner”. Ese estado fundado por Daniel Malan en 1948, en lo que hoy es Sudáfrica conocido como el régimen del “Apartheid”, ese régimen que encarcelo a Mandela, y que fue un régimen que otorgo todo el poder a los blancos y al estado de blancos. En el año de 1953 el Parlamento dominado por el National Party en Sudáfrica aprobó la ley de educación bantú, que pretendía la trascendencia del “apartheid” en la educación de los africanos. La Ley transfería el control de la educación de todos los negros del Departamento de Educación al detestable Departamento de Asuntos Nativos. Según aquella ley, todas las escuelas africanas gestionadas por las iglesias y las misiones europeas privadas tendían dos opciones: ceder sus escuelas al gobierno o dejar de recibir subsidios. La ley era clara: O el gobierno se hacía cargo de la educación de los africanos o ésta no existiría. A los maestros africanos no se les permitía criticar al gobierno ni a ninguna autoridad escolar. Era un golpe de estado intelectual, un modo de institucionalizar la educación y someterla a un régimen miserable como el apartheid.

Ese régimen condenado por la historia concluía que a los africanos había que prepararles para ser trabajadores humildes, que debían estar en una posición de perpetua subordinación al estado afrikáner del apartheid, logrando ese sometimiento controlando la educación, el estado lo que quería legalizar es que los africanos negros no tenían, ni tendrían nunca, oportunidad alguna y, por consiguiente de ¿Qué servía educarles? Para el Consejo Nacional Africano esa medida para controlar la educación era extraordinariamente siniestra, cuyo objetivo era retardar el progreso de la cultura africana en su conjunto y, en caso de ser implantada, estaba en juego la visión del mundo de todas las generaciones futuras de africanos negros, y con eso el apartheid lograría consolidarse en el poder. En pocas palabras, la educación en manos del estado está orientada a la ignorancia y la inferioridad comparada con la educación de instituciones privadas. La educación del apartheid fue peor que ninguna educación. Nelson Mandela se opuso y a la larga su voz congruente con la libertad lo llevo a la cárcel, con el tiempo está reforma logró someter al pueblo africano negro por más de 30 años, sumidos en la ignorancia y sin derechos, hasta que el régimen cayó por su propio peso. El 15 de mayo del 2020 el Congreso de Puebla dominado por Morena y aliados aprobó una nueva la ley de educación estatal, que pretende dejar marca de la 4T en la educación de los poblanos. La Ley transfiere el control de la educación al Gobierno del estado de Puebla. Según está ley, todas las escuelas poblanas gestionadas por los particulares tienen una opción: ceder sus escuelas, es decir sus inmuebles y activos al gobierno del estado, así como su autonomía y la libertad de cátedra. La ley es clara como está redactada: El gobierno se hace cargo de la educación de los poblanos, es un golpe de estado intelectual, un modo de institucionalizar la educación y someterla a un régimen con tintes absolutistas como la 4T. En su ignorancia y restricción de derechos está ley está condenada al fracaso, ya que dicta que los poblanos deben estar en una posición de perpetua subordinación a la educación mediocre del estado poblano. Esta medida absurda de Luis Miguel Barbosa Huerta para controlar la educación es extraordinariamente siniestra, cuyo objetivo es retardar el progreso de la cultura en su conjunto, el estado de Puebla es un experimento y, en caso de ser implantada, está en juego la visión del mundo de todas las generaciones futuras de los mexicanos, y con eso la 4T lograría consolidarse en el poder. En pocas palabras, la educación en manos absoluta del estado está orientada a la ignorancia comparada con la educación de calidad de las instituciones privadas, no de todas, hay muchas escuelas patito de baja calidad educativa. No podemos permitir que se lleve a México a 30 años de retroceso cultural por estás políticas autoritarias y absurdas. La 4T sabe lo que hace, ya que un pueblo sin educación, es un pueblo que no piensa por si mismo, y por lo tanto puede ser sometido y manipulado fácilmente. Las palabras responsabilidad y libertad con existen en el vocabulario de la 4T. Al tiempo.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.