fbpx
Síguenos en:

Opinión

FinTech en México 2020

Publicado

en

FinTech en México 2020

POR RAMÓN SANTOYO

 

Este será un año muy importante para las FinTech en México.

Muchas de estas empresas disruptivas que dan soluciones financieras novedosas y creativas, recibirán autorización para operar por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Desde hace algunas semanas la CNBV ha comenzado a enviar observaciones a las solicitudes presentadas a fin de que las complementen y el proceso continúe.

He escuchado un par de comentarios en el sentido de que muy probablemente no puedan cumplir con lo que se les pide, seguramente terminarán cerrando.  Comienza la decantación de las FinTech.

La razón es que el cumplimiento regulatorio de una entidad financiera no es un tema sencillo.

El estar regulados puede implicar la necesidad de modificar productos, cambiar su modelo operativo y financiero, mejorar sus sistemas, profesionalizar su equipo humano y su estructura de gobierno corporativo.

Por si fuera poco, todo esto cuesta.

Las FinTech comenzarán a darse cuenta porqué los bancos, tan señalados por ellas los pasados meses, son aparentemente tan complejos en su operación y cobran comisiones por todo.

Los bancos saben bien que el cumplimiento regulatorio pesa y cuesta.

La entrada al mundo regulado no encuentra a todas las FinTech en la misma posición, algunas tienen el volumen de negocios que les ayudará a soportar estos nuevos requerimientos.

Otras cuentan, además, con recientes inyecciones de capital que les permitirán continuar enfocados en sus procesos creativos y tener la infraestructura necesaria para cumplir.

Será un buen año para ellas y se posicionarán como jugadores regulados en el sistema financiero mexicano.

Pero para las que no cuentan con abundantes recursos tendrán que ser muy creativas, trabajar mucho y rápido. Afortunadamente la creatividad está en la esencia de las FinTech.

Dura lex, sed lex

Lo que si aplica para todos es que, guste o no, hay que cumplir la ley en beneficio de un sano desarrollo del sistema financiero y la protección de los intereses del público.

El cumplimiento regulatorio es una parte poco atractiva del mundo FinTech, pero las que lo hagan bien y encuentren el valor agregado que hay en hacerlo obtendrán para sus empresas, como dice aquel proverbio chino: felicidad y longevidad.

[email protected]

 

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Anuncio

También te puede gustar