fbpx
Síguenos en:
.

Ahora y Aquí

ESTRATEGIA EUROPEA PARA RECUPERAR EL LIDERAZGO INDUSTRIAL

G6, derechos digitales, IA e hidrógeno en sus planes

Publicado

en

Europa siempre se ha considerado el centro del mundo y que de sus fuentes se abrevó toda la sabiduría que disfruta el resto del mundo, formado en su mayoría de excolonias independizadas, de allí que no conciban que han dejado de ser el motor industrial que movía la economía mundial y que deben reinventarse para recuperar el sitial perdido.

Por eso la Unión Europea diseña su futura política industrial con el objetivo de recuperar un liderazgo tecnológico que ahora está en EEUU y Asia, y para ello apuesta al 6G, cuando la tecnología de banda ancha de 5G apenas acaba de salir al mercado. Un informe de Euractiv, sobre la estrategia de política industrial para los próximos años, esboza varias áreas clave para desarrollar las industrias de la UE de forma sostenible, protegiendo al mismo tiempo la competitividad y la innovación. En el caso del 6G, la Comisión Europea aboga por promover una asociación estratégica europea en materia de investigación e innovación en el campo de las redes y servicios inteligentes más allá de los 5G/hacia los 6G, que implica a los Estados miembros para reforzar su liderazgo europeo en tecnologías de redes.

También prevé introducir nuevos estándares en el Internet de las Cosas, la robótica, las nanotecnologías, la microelectrónica, 5G, la computación de alto rendimiento, la computación cuántica y la infraestructura crítica digital y de nubes de datos. La futura regulación de los servicios digitales destaca entre sus prioridades, para normalizar el ecosistema con las áreas sobre las que se puede actuar: la difusión de contenidos ilegales, la falta de transparencia en la publicidad online y el refuerzo de la supervisión regulatoria que favorezca el mercado único.

El informe enfatiza la creciente importancia de la economía de datos (incluyendo su propiedad), el establecimiento de un marco legal apropiado, que fomente y facilite el intercambio de datos no personales y el respeto de las normas de protección de datos. Asimismo, prevé supervisar la ética de los algoritmos, para lo que introducirá un marco regulatorio que incluya preguntas sobre responsabilidad, rendición de cuentas, transparencia y seguridad, de una manera flexible, que sea capaz de responder a las futuras tecnologías emergentes. Apostando al futuro, quiere impulsar dos alianzas para el hidrógeno y las infraestructuras digitales y ganar peso en el sector de las baterías, pues se espera que la demanda de baterías en Europa aumente a 800 GWh para 2030. Las baterías serán el tipo de almacenamiento de mayor crecimiento en los próximos años, alcanzando los 250.000 millones de euros en 2025.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.