fbpx
sábado, agosto 15, 2020

En la opinión de… Buenos Días!

JESSE OWENS: Verdades y mentiras de su hazaña

Durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, precisamente el 9 de agosto compitió el atleta estadounidense, Jesse Owens quién gana su cuarta medalla de oro rompiendo el récord mundial en la categoría de relevos 4 x 100 a pesar del apoyo ensordecedor que salía de los aficionados alemanes en las gradas del estadio.

En la opinión de Buenos Días…

Para el momento que lanzaron las bombas sobre las ciudades japonesas, Japón estaba ya en la lona, era cuestión de días en que cayera. Pero, ya tenían el “producto” y debían probarlo sobre piel humana, pues era una bomba de uranio y la otra de plutonio y debían ver los efectos de ambas sobre los japoneses que en esta ocasión sirvieron de “conejillo de indias”.

Nuestros pueblos indígenas, el gran legado

México cuenta con 69 lenguas nacionales, 68 indígenas y el español, por lo que se encuentra entre las primeras 10 naciones con más lenguas originarias y ocupa el segundo lugar con esta característica en América Latina, después de Brasil.

En la opinión de Buenos Días…

Jesús nunca se anduvo con cuentos, sanó a leprosos, el equivalente a los apestados del presente. Duran más vivos los leprosos que los aquejados del COVID-19. Y ahí andan de “asustados” los “representantes de Cristo en la tierra” ¡Prrrrttttt!

En la opinión de Buenos Días…

Hoy con la pandemia lo podemos constatar fehacientemente. Despertar cada día es un lujo, ver el sol, estar vivos ¡El un lujo!

¿Y LAS POSADAS?
Que conste no ha sido la crisis económica la que ha dado al traste con la bella tradición de las posadas decembrinas, pues ya desde hace algunos ayeres estas festividades han ido en caída libre. Pero lo que es en este año ¡Sí que han brillado por su ausencia!

ERAN MOTIVO HASTA DE GRANDES BAILES POPULARES
Claro, no estamos en los sesentas o setentas del siglo pasado, claro de que todo se transforma y evoluciona, pero, en el caso de las casi desaparecidas posadas yo le llamaría involución. A las décadas que me refiero, lo hago en función a que en esos ayeres era de lo más normal ver toda esa gama de posadas familiares casi de cuadra en cuadra en la casa de algún vecino. Y ni se diga las tremendas fiestas que se armaban en los salones de baile tradicionales de bello Veracruz, como la “Cueva”, “El círculo veracruzano”, “Rotarios”, etc. Era algo ya no tradicional, sino obligatorio. Estaban también los sitios populares, como el salón de “Villa del Mar”, el entonces parque deportivo Veracruzano. Y todos esos bailes contaban con  gran difusión comercial por lo que si ya de por si eran famosos y esperados, estaban todos literalmente a reventar. Hoy, nadie dice nada de “Las Posadas”. Pues no se atisba nada en el horizonte urbano que huela a este festejo.

COMO ESTAS FESTIVIDADES NO LE DEJAN LANA A LOS CURAS, YA NO LAS CELEBRAN
Me atrevería a decir que ni en las iglesias se hacen ya posadas. Me acuerdo cuando niño e iba al catecismo, precisamente con mi gran amigo, guía espiritual y confesor, el siempre muy bien recordado Padre Arturo López Islas, que él, año con año llevaba a cabo prácticamente las 8 noches de celebración, previo al día 24 de diciembre. Por lo pronto, a los niños que asistíamos al catecismo, nos hacía la posada, con piñatas, obvio, los ejercicios religiosos del caso y hasta nos obsequiaba no solo las clásicas bolsitas con colación, sino también algún juguete. Y que yo me acuerde, jamás de los jamases el Padre solicitó cooperación alguna, seguramente hacia algún guardado de las limosnas, Don José Guadalupe Lozano, el entonces obispo de Veracruz le daba algún óvolo para el festejo y los obsequios; las damas encargadas de llevar a cabo la administración o mantenimiento de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, hacían lo correspondiente para la festividad o quien sabe cómo, pero la cosa es que el Padre Arturo nunca dejó de hacer las posadas.

¡TODO ERA DE GRAPA!
El otro día, platicando con mi gran amiga, Lulú García López, la sobrina del Padre Arturo, que junto con su mamá, Doña Lupita, hermana del párroco y las damas del patronato auxiliaban, hacían hasta casi 600 bolsitas de colación para repartir a los asistentes.

POR ESO LA IGLESIA ANDA EN CRISIS DE FE
Y hablo en plural: “las posadas”, porque eran a diario. O sea, tal como se los he platicado, el Padre Arturo cumplía y a cabalidad con su apostolado, de llevar la palabra de Dios a su grey y aún más allá de la misma, pues a las posadas del Sagrado Corazón iba mucha, pero mucha gente. Yo me acuerdo de eso. En cambio ahora, en las iglesias, salvo el clásico pesebre, ahora no se ve movimiento alguno en esos inmuebles, pareciera que estos festejos no dejan nada de numerario a los señores curas y por lo tanto ya no las celebran, como por ejemplo, los 12 de diciembre, que ahí sí, se deja oír el cajón y la charola y hay desde “mañanitas” toda la noche, hasta misas cada hora el mero 12. Pero posadas ya no.

PUES MIRER QUE ES RECORDADO EL PADRE ¡Y MUCHO!
Pero, que conste que esto valga para recordar a mi gran amigo, el Padre Arturo, tan querido y jamás olvidado por todos sus seguidores, incluido yo mero.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Lo más reciente

Contenido relacionado

JESSE OWENS: Verdades y mentiras de su hazaña

Durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, precisamente el 9 de agosto compitió el atleta estadounidense, Jesse Owens quién gana su cuarta medalla de oro rompiendo el récord mundial en la categoría de relevos 4 x 100 a pesar del apoyo ensordecedor que salía de los aficionados alemanes en las gradas del estadio.

En la opinión de Buenos Días…

Para el momento que lanzaron las bombas sobre las ciudades japonesas, Japón estaba ya en la lona, era cuestión de días en que cayera. Pero, ya tenían el “producto” y debían probarlo sobre piel humana, pues era una bomba de uranio y la otra de plutonio y debían ver los efectos de ambas sobre los japoneses que en esta ocasión sirvieron de “conejillo de indias”.

Nuestros pueblos indígenas, el gran legado

México cuenta con 69 lenguas nacionales, 68 indígenas y el español, por lo que se encuentra entre las primeras 10 naciones con más lenguas originarias y ocupa el segundo lugar con esta característica en América Latina, después de Brasil.