fbpx
Síguenos en:
.

Buenos Días

En la opinión de Buenos Días!

Pero, regresando a mi viaje de lisura, por lo que a mí respecta ¡Me fue muy bien! Puebla estaba despejada, con un clima bastante agradable ¡26°promedio aproximadamente en el día y en la noche debimos estar como a 20°!

Publicado

en

En la opinión de Buenos Días!

¡¡¡YA REGRESÉ!!!!
¡Pero no lo que me llevé porque me lo gasté todo en estos días de fiaca!!! ¿No le abrieron a nadie, ninguna novedad en el frente; disfrutaron del carnaval como debía ser, fueron a tomar ceniza?  ¿Qué me cuentan de AMLO, ya se puso a trabajar o sigue tratando de gobernar a los mexicanos con puras jaladas y ocurrencias? Por cierto, no se midió cuando dijo que los delincuentes eran seres humanos que merecen nuestro respeto” ¡Arroz que estoy a dieta!

VOLVIENDO A MI PERIPLO
Pero, regresando a mi viaje de lisura, por lo que a mí respecta ¡Me fue muy bien! Puebla estaba despejada, con un clima bastante agradable ¡26°promedio aproximadamente en el día y en la noche debimos estar como a 20°! Para un jarocho esto es como la gloria, aunque los poblanos sí se quejaban del calor. Que dicho sea de paso, para ser Puebla, sí, se puede considerar caluros, en virtud de que en la Angelópolis siempre hacía frío ¡Y en serio! En años anteriores que fui ahí con motivo del trabajo, se sentía que el frío casi cortaba la cara. En los últimos años ya nada de esto existe; esto se puede constatar en que los volcanes, el Popo y el Iztaccíhuatl, cero nieve ¡Hasta La Malinche, que luego tiene barruntos, pura tierra! Incluso, hay mosquitos con chamarra. Cuando que en Puebla, precisamente por su clima frío nunca había tales insectos voladores, pero ahora ahí están; hasta en invierno.

ASÍ SERÁ EL TÓRRIDO VERANO QUE NOS ESPERA
Este clima en estos lares que en invierno la temperatura caía más, es una pequeña muestra de lo que nos espera apenas entrando la primavera ¡Y del verano mejor ni les cuento!

MERAS OBSERVACIONES DE UN PASEANTE
No, no regresé pesimista, este descanso me sirvió de bastante relax, pero, no está por demás platicarles de cómo anda la cosa en materia climatológica por aquello del no te entumas ¡Ah, además ya hay broncas en el abastecimiento de agua! Por lo qué, incuestionablemente es menester poner las barbas a remojar.

¡PUEBLA SIEMPRE BELLA!
Fuera de estas observaciones ¡Puebla tan hermosa como siempre! Sus portales, sus museos, sus calles del centro histórico, sus mercados ¡Y Cholula no se queda atrás! Eso sí, el tráfico vehicular no deja duda alguna de que de provincia ya no tienen nada estas dos ciudades, otrora calmas y tranquilas, sobre todo Cholula, que era apacible como un día de campo.

¡BRAVO POR LAS MUJERES!
Regresando a AMLO, le cayó como cubeta de agua helada lo del paro nacional de las mujeres para el día 9 de marzo ¡Muy bien muchachitas, ya era hora de que dijeran algo! Pues incuestionablemente que ni quien las pele en el Estado Mexicano para brindarles la protección que se merecen, sobre todo que la incidencia del feminicidio sube como la espuma y ya ven, AMLO hasta se disgustó en la mañanera cuando le preguntaron sobre los crímenes de mujeres. Ahí fue otra de las múltiples regazones del tabasqueño.

ELLAS Y SÓLO ELLAS EN SIEMPRE HAN MOVIDO AL MUNDO
Independientemente de hacer más comentarios al respecto, no debemos de olvidar que quienes realmente mueven y han movido al mundo son las mujeres. Ya les he platicado sobre mi opinar de que entre Isabel La Católica, Isabel I de Inglaterra y mi tía, Catalina II de Rusia, también conocida en la Historia Universal como Catalina la grande. Entre ellas tres modificaron la geografía política y la economía del mundo entero. Y las tres vinieron desde abajo, estuvieron siempre bajo la amenaza de muerte, supieron sobreponer mil y un peligros, no solo en contra ellas, sino de sus correspondientes naciones y jamás les tembló la mano para tomar decisiones. Quien ponga en duda esto último, puede echar mano de una médium y, en el caso de la española, primero que le pregunten a Boabdil, el último sultán de Granada y luego a Cristóbal Colón, si le arrastraban las enaguas a la reina de Castilla; en el caso de la inglesa, que le pregunten a Felipe II de España y luego a María Estuardo y en el caso de la alemana-rusa, que le pregunten al zar, Pedro III, quien fuera su marido.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.