fbpx
Síguenos en:
.

Buenos Días

En la opinión de Buenos Días!

¡Juar, juar, juar! El día de ayer fue mi cumple menos y resulta que me la pasé muy capulinamente.

Publicado

en

¡DRÁCULA AUN SE MUEVE EN SU ATAUD!
¡Juar, juar, juar! El día de ayer fue mi cumple menos y resulta que me la pasé muy capulinamente. Veo con bastante agrado que todavía tengo vigencia. No porque me hayan regalado el “Mercedes”, pero, desde el domingo comenzó el festejo con una muy buena comilona con mis amigas de toda la vida (ya les conté nos conocemos desde que yo tenía tres años de edad), las Lorenzo Licona, a quienes con mucho cariño llamo “Las Liverpool”: porque forman parte de mi vida. Y ayer, me fui de nuevo de uva con un muy buen grato grupo de amigos y nos la pasamos muy, pero muy bien. Una buena cauda del resto de mis cuadernos de doble raya llamó o enviaron WhatsApp y ni se diga la familia. En síntesis ¡No he perdido vigencia!

REITERO LO DE SIEMPRE ¡NUNCA CREÍ LLEGAR A TAL EDAD!
Cumplí 66 leperísimos años, de lo cual no me quejo, porque lo peor podría ser ya no cumplirlos, pero entonces eso significaría haber entregado la zalea. Y como en otras ocasiones se los he dicho: “Más vale perro vivo que león muerto” (Eclesiastés 9: 4).

LOS PASTELES DE MI MAMÁ Y DE DOÑA JUANITA
En lo personal, y no obstante con cada cumpleaños está uno más “viernes”, a mí en lo personal me ha gustado siempre cumplir años ¡En serio! Creo a esto nos acostumbró mi madre, porque ese día a cada hijo que cumplía años, nos hacía sentir muy importante y siempre nos horneaba un pastel (en aquel entonces las mamás siempre horneaban ¡Pasú mecha, cómo recuerdo más que bien los que horneaba Doña Juanita Licona de Lorenzo! –QEPD-).

TODA LA RAZÓN A MI CUATE AMADO NERVO
Tal vez sea redundante, pero creo puedo recitar con mucha razón el poema: “En Paz”, de Amado Nervo. Porque efectivamente no la he pasado nada mal en este gran misterio llamado vida, por lo que no obstante (parafraseando a Nervo) “a mis lozanías le está ya llegando el invierno” ¡No me doy por mal servido, porque yo muy bien sabía y sé: “que mayo no era eterno”!

TAMBIÉN A VÍCTOR HUGO
Y como dice también mi cuate Víctor Hugo en su poema “Te deseo” (que en una ocasión se los transcribí completito a ustedes), que incuestionablemente “cada edad tiene su placer y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros”. E inequívocamente así es este asunto del negocio del abarrotes.

ANTE TODO: ¡LA SOBREVIVENCIA!
Por lo tanto, ni me aflijo ni me aflojo, simplemente hago lo que se debe de hacer cumpliendo el fin primordial de todo ser vivo en el universo: ¡La sobrevivencia!
Este último decir es de mi inolvidable profesorazo Alfonso Valencia Ríos ¡De tan grata memoria!  Que sin duda alguna se trata de un argumento más que válido ¡Uno debe de sobrevivir todo el tiempo! Pues se trata de una función vital para la sobrevivencia, ya no tan solo de uno como individuo en determinado lapso ¡Sino para la trascendencia de toda especie en el tiempo y el espacio! ¿A poco no?
Luego entonces ¡Salud, salud y siempre salud! Que hemos entrado con la parafernalia debida a comenzar a recorrer el año 67.

http://losbuenosdias.blogspot.com             correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.