fbpx
Síguenos en:
.

Buenos Días

En la opinión de Buenos Días!

Pude ver que esta cuestión de la “investidura” presidencial, sobre todo con la conducta prevaleciente en los últimos presidentes, sobre todo con Fox, Calderón, Peña Nieto y el actual, se perdió en mucho el concepto de lo que es la investidura presidencial.

Publicado

en

INVESTIR
Investir (se): Conferir (a alguien) una dignidad o un poder y revestir (se) de una determinada cualidad o carácter. Vergo irregular: se conjuga como “pedir”.
INVESTIDURA: 1.- Acción de investir “ceremonia de investidura”. 2.- Carácter que se adquiere con la toma de posesión de ciertos cargos o dignidades. Se deriva del latín “vestiré”: vestir o revestir.
La investidura era la entrega simbólica del bien concedido por el señor feudal a su vasallo. Se hacía entregando tierra, luego una espada y por último un documento de reconocimiento feudal.

NO SE TRATA DE ABUNDAR
Sino que ayer, por algunas comunicaciones que tuve, pude ver que esta cuestión de la “investidura” presidencial, sobre todo con la conducta prevaleciente en los últimos presidentes, sobre todo con Fox, Calderón, Peña Nieto y el actual, se perdió en mucho el concepto de lo que es la investidura presidencial.

TEMPLE Y PREPARACIÓN TOTAL PARA AGUANTAR UNA INVESTIDURA
En lo que respecta a México, la Presidencia siempre ha revestido mucho significado, en función a la influencia que tenemos los mexicanos, tanto por de la cultura indígena, como por la española. Tanto los líderes de los aztecas, como el “Huey Tlatonai” (“El que tiene la palabra” o sea la autoridad), como el rey o emperador por parte de los españoles, eran personas que poseían un enorme poder y obligaciones y por lo tanto debían representar un papel. Estaban sujetos a un estricto protocolo ¡No podían ni debían transgredirlo! En la actualidad podemos verlo con la reina Isabel II de Inglaterra, a sus 92 años se atrevió apenas a declarar que le habría gustado ser modelo. Cosa que ni de chiste lo habría hecho apenas hace escasos 4 años. De ahí vino el terrible problema de Ladi Di, que no obstante siendo ella noble, antes de casarse con el príncipe Carlos nunca estuvo sujeta a protocolo alguno y por eso, cuando estuvo en calidad de futura reina consorte ¡No aguantó toda esa presión!

EL SÍNDROME DOMECQ: ¡CADA VEZ NOS SALE PEOR EL PRESIDENTE!
En el caso de los Presidentes, estos están representando a un régimen republicano, pero no por eso están libres de hacer lo que les venga en gana ¡Mucho menos en público! Están también sujetos a un protocolo y la misma ciudadanía, de manera tácita se los exige. Pero, desde Echeverría la investidura presidencial ha derivado en un total menoscabo. Incluso, cuando la visita de la reina Isabel a Veracruz (del que ya les hablé), en las caminatas, Echeverría siempre insistía que el esposo de la reina Isabel viniera junto a él y a la reina y el Príncipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel (príncipe con suerte ¡Perdón!, consorte), por protocolo, en público siempre debe de ir tres pasos atrás de la reina y sufrió lo indecible con el esfuerzo que debía hacer por permanecer en su lugar, pues hasta gente hubo, claro, instruida por Echeverría que disimuladamente, como si por venir toda una muchedumbre detrás del grupo de principales, empujaran al príncipe en las marchas hacia donde estaba la reina.

EL PROTOCOLO AZTECA
Pues cuando se está entonces investido de alguna personalidad, dignidad, insignia o cargo, se debe de cumplir lo que marca el protocolo y las exigencias del cargo. Por ejemplo, cuentan que cuando Cortés, al llegar ante Moctezuma lo toca con la mano, un guerrero águila se encaminó para darle en la torre al hispano, pero, Moctezuma lo detuvo. Pues al Huey Tlatoani solo lo podían ver a la cara, sus familiares o los sumos sacerdotes (y claro, la gente muy cercana a él, como el guerrero águila en cuestión, que, valga el comparativo venía a ser la guardia pretoriana), pero TOCARLO ¡NADIE!, so pena de muerte. Y a Moctezuma Xocoyotzin se lo cargó la trompada, pues por no saber cumplir con la investidura (Cortés lo exhibió encadenado de los tobillos para que calmara a su pueblo), la ver eso el pueblo azteca, se enardeció más y de una pedrada alguien de la multitud se lo quebró (dicen fue Cuauhtémoc).

DESDE ECHEVERRÍA LA INVESTIDURA PRESIDENCIAL SE FUE A PIQUE
Con López Portillo ¡Fue la mera y pura chunga! No obstante JLP fue un intelectual en todo orden. El pobre de De la Madrid, cuando menos cumplió con lo que prometió, que el país no se le iba a deshacer entre las manos. Salinas de Gortari ¡Sin comentario! Solo hay que recordar como fuera destrozado desde el asesinato de Colosio. Zedillo, hizo lo que mejor pudo, pero devolvió algo de dignidad a la Presidencia. Fox, nada más hay que ver cómo arrancó la Presidencia y como la terminó (tanto la Presidencia, con su administración misma ¡Y con el PAN!). Calderón, desde la elección y la “toma de protesta”, pues tuvo entrar por la “cocina”, se dio entre mentadas de madre y sillazos por parte de los congresistas, con un Fox más allá de la decadencia; como también haber perdido hasta el modo de caminar su partido, el PAN; concluye la Presidencia en medio de escándalos, ridículos, raterías y repudio general. Enrique Peña Nieto, dijera Loló Navarro: “Es otra historia”, de escándalo y dislates sin igual. En el presente, sería más que redundante hablar a año y caso dos meses del actual régimen.

ASÍ FUE LA HISTORIA, GUSTE O NO
Gustavo Díaz Ordaz fue el último Presidente fuerte que hubo y que se le respetara. Pues en aquellos ayeres, lo más que se decía del Presidente era: “Viejo cabrón” o “…de la tiznada”, pero incluso esto se decía con respeto.
No hay paragón con el 68, ni con los muertos del Jueves de Corpus en 1971 ¡Y ni se diga con el cementerio clandestino en que está convertido el territorio nacional! Pues tal y como lo dijo don Gus en su última rueda de Prensa en 1977, los muertos del 68 no llegaron a cuarenta y no cientos como se decía y se dice. Cuando el 68 el mundo era otro y Don Gus efectivamente tomó una decisión de Estado. No las paparruchadas después de él. Hoy el mismo INEGI tiene registro de los ¡Miles de mexicanos desaparecidos y muertos violentamente desde Calderón a la fecha! Y ahí están las marchas multitudinarias ¡Y no se hace nada!
Mejor luego le sigo, porque ya me pasé de espacio.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.