fbpx
Síguenos en:
.

Ahora y Aquí

EL TREN BALA LLEGA A TEXAS

De la mano de la española AVE-RENFE

Publicado

en

EL TREN BALA LLEGA A TEXAS

Ningún lugar en el extenso territorio de los Estados Unidos es más propicio que Texas, para un tren bala, por sus extensas llanuras, de allí que parezca lógico que la empresa española Renfe aspire a firmar en el próximo verano un contrato para explotar la red hasta 2042, con beneficios mínimos garantizados, para construir una línea de alta velocidad. Se trata del segundo Estado más extenso del país, que contaría con un AVE (Alta Velocidad Española) Houston-Dallas entre 2026 y 2042. El preacuerdo fija las ganancias mínimas y máximas que obtendrá el operador ferroviario durante las tres fases del proyecto que van desde el diseño hasta la explotación y el mantenimiento. La fase de diseño y operación, de 2020 a 2026, contempla unos ingresos de 311 millones de cuales obtendría un beneficio sin riesgo de demanda de hasta 52 millones consistente en un 5% fijo de los costes de la fase y un 15% variables basado en una buena ejecución.

Así, el beneficio mínimo asegurado para Renfe es de 245 millones de dólares. De los casi 6.000 millones de dólares que Renfe ingresaría por su participación en el AVE Houston-Dallas, el 16,6% irá directamente a sus beneficios y el resto a los costes de operación. En la fase explotación y mantenimiento, de 2026 hasta 2042, Renfe invertiría 5.611 millones de dólares, de los cuales puede obtener un beneficio de más de 900 millones de dólares si cumple ciertos requisitos, sin tener que preocuparse por la demanda y la ocupación de los trenes. lo está generando problemas Arabia Saudí, donde Renfe explota el AVE a La Meca y estimó una demanda de 60 millones de pasajeros al año, muy lejos de la realidad. En Texas, Renfe operará y mantendrá todo el sistema, sin riesgo de demanda, que corre a cargo del cliente.

Los beneficios de 935 millones de dólares previstos para la fase 3 tienen una parte fija y otra variable. La fija es el 5% del coste de operar y mantener el sistema (personal, equipamiento, energía y suministros) y la variable de un 15% vinculado a la eficiencia del servicio y el ahorro de costes. Estiman los costes de operación en 4.676 millones de dólares en los 16 años de explotación, que implican 292 millones de dólares al año de media, una cifra similar a sus ingresos que logra por explotar el corredor del Sur (Madrid-Sevilla-Málaga). El operador ferroviario arrancaría la fase de contratación de 1200 trabajadores este año siempre y cuando el promotor del corredor haya cerrado la financiación del proyecto.

El AVE de Texas es la primera línea de alta velocidad impulsada por la iniciativa privada y Texas Central, que ahora necesita acuerdos con distintos fondos inversión para lograr los 20.000 millones de dólares que requiere el proyecto. La construcción de la vía cuesta 14.000 millones de dólares y el banco japonés JBIC se encargaría del “financial close” del proyecto, cuyos ingresos están garantizados por las 50.000 personas que viajan al menos una vez a la semana entre Houston y Dallas. Se dice que el grupo ha elegido la nueva versión del tren bala japonés N700S que empezará a circular en Tokio el próximo verano, coincidiendo con la celebración de los Juegos Olímpicos y que alcanza una velocidad máxima de 360 kilómetros por hora (km/h), con una velocidad media de 285 km/h tardaría 90 minutos en recorrer los 386 km de vía que conectará ambas ciudades. Texas Central estaría por desarrollar otra vía que conecte Houston con Austin y San Antonio.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.