fbpx
viernes, abril 23, 2021

¡Esta si es Mala Noticia!

Imagino los mexicanos que el día de ayer nos enteramos de tan terrible noticia, aún no salimos del técnico estado catatónico en que nos dejó tal información ¡¡¡¿Qué Luis Videgaray se retira de la política apenas termine el actual sexenio?!!! ¡Pa’la maye! Eso sí que está para llorar.

¿ACASO EN MÉXICO HAY POLÍTICA?

Jamás se les podría considerar político a este cuate, pues ¡Eso sí!, subió por la cuatitud, compadrazgo, intereses de grupo, etc., con la que se lleva a cabo el asunto público en el país, pero, por sí mismo, él no habría llegado ni a detentar un puesto en la Central de Abasto de la Ciudad de México.

MUY BIEN PODRÍA SER UN PORRO DE LA POLÍTICA

El desaseo con el que llevó a cabo sus tareas propias de las carteras en las que ha estado, comenzando por la de Hacienda, con esa cosa llamada “Reforma Fiscal”, que no es otra cosa que una pistola puesta en la sien de los contribuyentes, no es “política” ni la lleva a cabo un “político”, sino un matón, un golpeador o el integrante de una mafia. En este mamotreto, que él encabezara, hasta las “Marías” deben detentar una computadora para pagar impuestos por los productos que venden en las banquetas de las ciudades del país o incluso lo debe hacer el limosnero a la entrada de la iglesia o el menor que por la crisis económica agravada por Videgaray, debe andar limpiando parabrisas en los cruceros de cualquier ciudad del país.

TODO UN “CUATE MARAVILLA”

Lo más patético es que se le haya permitido convertirse en un factótum en el presente sexenio, al haber intervenido en la presencia del actual Presidente de los EUA en nuestro país, cuando apenas si era un mero candidato. Lo cual no debió haber sido ni hecho, pero, incluso se permitió, tal vez pensando de que era un “riesgo calculado”, pero, ni por más pensado que haya sido, les salió el tiro por la culata a Videgaray, pues el Trumpas llegó a México en calidad de encomendero, tratando al país y a los mexicanos peor que en la Colonia, cuando las encomiendas se instituyen. Y para acabarla de rematar, por haber hecho el cochinero que hizo, lo premian con la Secretaría de Relaciones Exteriores, habiendo el declarado a su llegada a tal cartera, que: “Vengo a aprender”. ¿Eso es un político? Cuando que si algo se le ha reconocido a México a nivel mundial es haber desarrollado una política exterior de gran espectro, como para haberse escogido a un oportunista llegar a tan estratégica secretaría.

SERÁ REFERENTE SOBRESALIENTE DEL GRAN FIASCO

Eso sí, para cuando se quiera reafirmar el enorme fracaso que ha sido el actual sexenio, uno de los referentes más destacados, será la devastadora e enciclopédica ignorancia, así como inconmensurable adocenamiento del aún Secretario de Relaciones Exteriores. Que dicho sea de paso, no se puede retirar de la política, pues nadie se puede retirar de un sitio al que jamás llegó ni ha llegado.

JAMÁS EXPLICÓ CÓMO OBTUVO SU “CASITA”

Quien además, cuando Secretario de Hacienda, jamás pudo probar fehacientemente los fondos con los que había comprado su “casita” en Malinalco, salvo decir que el origen de la misma era lícito, por lo que cabe preguntar (la adquirió del grupo Higa, constructora de la “Casa Blanca”, cuyo reportaje le valiera a Carmen Aristegui ser suspendida de su trabajo): ¿En qué ley se sustentó dicho funcionario para prácticamente haber establecido jurisprudencia aplicable favorablemente a él? Eso no es política, eso es prepotencia e impunidad. Y eso, en lo absoluto es política, son… fregaderas. Pero, lo que sin cuestionamiento alguno es él, es un gran megalómano (valga la “rebuznancia”) con cargo al erario nacional.

 Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Artículo anteriorFinal feliz
Artículo siguienteEl camino al infierno

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado