En la opinión de Buenos Días….

NO, ESA NO LA DIJO MAQUIAVELO
Van varias veces que algunas personas de liderazgo adjudican a Maquiavelo la frase de: “Divide y vencerás”. Hasta donde yo sé y si la memoria no me falla, esa frase viene de los inventores de la verdadera política, los romanos de la antigüedad, para ser más exactos los de la temporada de la República. Y ya en la etapa del Imperio, tomó mucho más fuerza. Ellos, los romanos de la antigüedad, que hablaban latín, decían: “Divide et impera”. Obvio, no puedo ni debo dejar fuera a la Santa Madre Iglesia, en función a que su organización administrativa, desde su creación misma fue adoptar el gobierno imperial romano, como tampoco olvidemos que el cristianismo (de donde viene la Iglesia Católica) lo organizó en todo sentido el emperador romano Constantino I, el Grande, que hasta el “Credo” que todavía se reza en las iglesias, fuera creado e impuesto por él (claro, alguien se lo debe de haber escrito). Incluso, la forma en cómo se lleva a cabo la misa, no cambia desde que la organiza éste emperador en el Concilio de Nicea, en el 325 de nuestra era, hasta el Papa Juan XXIII en el Concilio Vaticano II, anunciado en 1959 e iniciado el 11 de octubre de 1962. Concluido por Paulo VI en 1963. Hubo algunas reformas introducidas por algunos papas, pero, un cambio fundamental y radical en misa, se lleva a cabo hasta 1653 años después del creado por Constantino.

DEJARA DE SER ITALIANO EL MUY CANIJO
Pero, regresando a “Divide et impera”, se me hacía importante platicarlo con ustedes para que no se me vayan con ninguna finta. Pues luego, a la gente le gusta improvisar y como dijera Miguel de Cervantes en el “prólogo” de El Quijote, por no pasar por no saber ¡Nadie pregunta! Y lo dan por hecho. Claro, mi cuate Maquiavelo nació en Florencia, en la entonces república de Florencia; fue un florentino muy destacado, político por todos los costados, por ello calculador y frío en sus conclusiones. Y de ahí, como ya se los he contado, viene la palabra “maquiavélico” que la enorme mayoría la da por sinónimo de “malvado” y no es así, sino frío en sus cálculos para la toma de decisiones. Como se los he platicado infinidad de veces, él fue el autor de “El Príncipe”, realizado casi a principios del siglo XVI y de una obra sobre; la obra la dedica a Lorenzo de Medici, El Magnífico. También fue asesor del papa Alejandro VI, del hijo de éste, César Borgia y si la memoria no me falla, del papa Julio II. Fue mi cuate también una figura muy importante de El Renacimiento. Y por lo tanto, se le adjudican toda una serie de frases, que desafortunadamente muchos se van con la finta, como el adocenado de Fox, cuando queriendo pasar por “literato” se aventó la gracejada aquella de: “Escucha Sancho, los perros ladran, señal de que vamos cabalgando”. Lo cual no es cierto, esta cita no aparece en el quijote. Sostenido en su momento por personas que hasta doctorados poseen por haber disertado sobre “El Quijote”.

NADA DE IRSE CON LA FINTA
En fin, volví a recordar a este muy notable personaje, según esto, hasta Napoleón tuvo por libro de cabecera a “El Príncipe” y según esto hay una obra supuestamente de la obra, con citas criticas de Napoleón, pero, no hay nada confirmado de que el gran corso lo haya hecho, no obstante está editado como tal, aunque, se hace el comentario de que “dicen que lo hizo Napoleón”.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.