fbpx
martes, abril 13, 2021

Buenos días: La tercera ola de covid-19

Salí a dar la vuelta el día de hoy y veo mayor número de gente en la calle, entiéndase en el bulevar Ávila Camacho, al igual que los automóviles, día a día aumenta el aforo. Lo cual quiere decir que se sienten seguros porque ¡Ya se vacunaron! Lo que no es cierto, falta que nos apliquemos la segunda dosis y hasta después, como 20 días después que nos la inoculen estaremos protegidos al 95%.

Lo cual es probable que sí nos enfermemos, pero ya no será tan grave el asunto, existe la esperanza de sobrevivir ¡En tanto, debemos cuidarnos! Pero la gente no entiende. Por lo tanto la tercera ola de Covid-19 llegará “despuesito” de la Semana Santa.

¡Aquí no pasa nada!

Las playas estarán a reventar de gente, conviviendo como en los buenos tiempos. Si el pasado puente que acaba de pasar, el del 21 de marzo ¡Pasú mecha! Para haber gente en el bule.

Sí pero no

Indiscutiblemente que todos quieren salir, ser vistos y mirar. Ver la bola de forros vivientes que existen, pero, en estos tiempos, en ello se lleva mucho riesgo ¡No se debe andar en aglomeraciones! Entre más solo este uno mejor. No es hora de pasear, ni de visitar o convivir; es hora de guardarse, por seguridad de uno mismo.

Pero es por demás decirlo, la gente sale porque sale, total, ellos son invulnerables y el Covid-19 les hace los mandados ¡Hasta que les da! Pero por lo regular es tarde entonces.

Y el agente no era aéreo

Ya me imagino cómo debe de haber sido la peste negra en la Edad Media, que caían como moscas los seres humanos ¡Y eso que no eran el número de humanos que existimos ahora!, además, con los adelantos médicos que hoy nos facilitan tantas cosas.

Te puede interesar:

Grandes poetas de marzo, Jaime Sabines

El primer gran desafío de Joe Biden

Hablando de que si mi abuela hubiese tenido ruedas, hubiese sido bicicleta, de haberles caído el Covid-19 en aquellos ayeres creo se hubiese extinguido la humanidad, pues su transmisión era por medio del piquete de las pulgas que traían las ratas contagiadas. O sea, la transmisión no fue por aire, debía picarle el bicho para contagiarse. Por lo tanto, es mucho mayor el riesgo que hay hoy.

“¡De frente, compadre, aunque nos rompamos la…!”

Además, teniendo conocimiento de la causa y como es la enfermedad del covid-19, la gente no hace caso, ellos quieren la pachanga. Eso nada más les sucede a los vecinos. Triste el cuadro cuando se percata uno que es tan mortal como cualquiera. Y muchas veces no se sabe ni cómo llegó hasta uno la enfermedad ¡Pero que siga la mata dando!

“Abandone toda esperanza, quien aquí entráis”

Por lo tanto, si usted quiere mantenerse sano, debe de hacer caso y no andarse mezclando con Juan de las Pitas, pues seguramente va a caer enfermo y va usted a experimentar lo que se siente respirar con dificultad, en tanto, salvo que cuente usted con dinero suficiente para atenderse en forma particular, no obstante al principio todo sea igual, se puede ir recuperando si las condiciones en que fue hospitalizado no fueron graves, pues entonces se pasarán la de Caín. Pues si cae usted en un hospital del Estado en la Tercera Ola: “Abandone toda esperanza, quien aquí entráis”. Pues están rebasados en todo y el personal ya está agotado del exceso de trabajo y de la necedad por parte de los enfermos que no paran de llegar y que no les abastecen del suficiente medicamento e infraestructura.

Ustedes deciden, por lo tanto, que Dios los agarre confesados.

correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Y también en Instagram: @ElDictamen
Más noticias: AQUÍ.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado